Niños en Irak

La paz no llega para los niños en Irak

Casi 9 millones de personas en Irak necesitan ayuda humanitaria, entre ellos 4 millones de niños en una situación muy vulnerable.

Casi 5 años después del inicio del conflicto en Irak, la infancia es el colectivo más afectado por la violencia: más de 1.000 niños han sido asesinados; hay unos 1.300 secuestrados; 1 de cada 5 sufre retraso en el crecimiento; 1,2 millones están fuera del sistema educativo; 800.000 se han quedado huérfanos; unos 4.650 se han visto separados de sus familias;500.000 están involucrados en trabajo infantil. Cerca de 2 millones de personas, la mitad de ellos niños, permanecen desplazadas

Dona ahora

Aunque el conflicto armado ha bajado de intensidad desde finales de 2017, en lo que va de 2018 se mantiene una fuerte preocupación por la protección de los niños y sus familias, y existe una necesidad permanente de ayuda humanitaria (agua, escuelas, vacunas y espacios seguros para el juego y aprendizaje) en los campamentos, comunidades de acogida y zonas a las que están regresando.

Los niños de Mosul echan de menos su vida

Niños en Irak

"Mi padre ya no está. Nadie puede ocupar su lugar y llevarme al mercado".

"Estoy cansada de esta escuela prefabricada. Quiero ir a un colegio de verdad". 

Los niños de Mosul no pueden más y echan de menos su vida. La guerra de Irak ha dejado a millones de niños en una situación desesperada. Muchos lo han perdido todo: a sus padres, sus casas, sus amigos... UNICEF les proporciona ayuda de emergencia, agua, una escuela temporal y apoyo psicológico.

Los niños de Irak se enfrentan a muchos desafíos:

  • Mosul: Después de tres años de violencia y destrucción indescriptibles, la batalla por esta ciudad ha dejado profundas cicatrices físicas y psíquicas en más de 650.000 niños y niñas.
  • Acceso a agua potable: Las débiles redes de abastecimiento de agua y saneamiento y los sobrecargados servicios de salud pública están al límite de su capacidad. Atender al gran número de niños y familias desplazados en condiciones tan precarias puede suponer un aumento de la incidencia de enfermedades prevenibles.
  • Educación interrumpida: Unos 3 millones de niños no asisten a la escuela de manera regular y la mitad de los centros educativos precisan una reparación urgente.
  • Una lucha por sobrevivir: Faltan fondos para dar cobertura sanitaria y nutricional a toda la población debido a la recesión económica en el país. Y sigue siendo un desafío la alta rotación del personal de salud debido a la inseguridad en algunas zonas.

¿Qué hacemos desde UNICEF?

Ayúdanos a salvar la vida de miles de niños en emergencias

¡Dona ahora!

Si prefieres, contacta con nosotros en el 900 907 500 de lunes a viernes de 9:00h a 21:00h y sábados de 11:00h a 17:00h | socios@unicef.es

Donar por transferencia bancaria:

Caixabank: ES88 2100 5731 7602 0025 7674