Niños y niñas migrantes en Canarias: “cualquier cosa es mejor que vivir en mi país”

Huir de la pobreza, la violencia y de la falta de acceso a educación para encontrar una vida mejor.

Niños y niñas migrantes en Canarias.

22/08/2021

Hace mucho viento y mal tiempo cuando llegamos a Canarias y me sorprende, en pleno junio. En la costa escarpada a la que me asomo, eso te recuerda que el mar es traicionero. Por contraste, el agua clara del muelle de Arguineguín revela sin pudor los secretos que ocultan sus fondos, como algunos cayucos hundidos, metáfora de los que no llegaron nunca a puerto. Otros secretos están a simple vista, una patera y un cayuco con los restos y enseres personales que dejaron atrás sus ocupantes. Las mangas de una chaqueta tocan el agua colgando desde las tablas, hay bidones de agua, restos de envases, un cepillo de dientes, pañales…, y te preguntas qué suerte corrieron sus dueños.

Algunos nos lo han contado en primera persona, como aquel chico marroquí de 16 años que se aferraba a sus viejas jeringuillas de insulina, casi en coma, al fondo de la patera, ya sin fuerzas para pincharse él mismo. Los voluntarios de Cruz Roja intuyeron su hipoglucemia y le salvaron la vida. Ahora le atienden en un centro de salud, cercano al centro de protección en el que vive, y controlan su insulina “en mi país te medicas solo si tienes dinero para comprar las medicinas, mi esperanza de vida no era mucha”. Otro chico senegalés de 17 años me cuenta que no llevaba ropa de abrigo y casi mueren de hipotermia arrastrados por las corrientes y mojados noche y día, se le entrecorta la voz: “hubo peleas cuando escaseó la comida porque llevábamos 6 días a la deriva cuando nos encontró Salvamento”. Otros no querían, si quiera, hablar de la travesía.  

Una de las rutas más peligrosas del mundo

No en vano, la ruta por mar hacia las Islas Canarias ha sido calificada como una de las más peligrosas del mundo y entraña una dureza particular para los niños y niñas migrantes. Es una vivencia que les afectará, a muchos de ellos, durante largo tiempo, mermando su bienestar físico y emocional y su salud mental. También es el caso de las niñas que llegan solas y cuyo número está aumentado en el último año y medio. Deberíamos ser capaces de ofrecerles una atención personalizada e individualizada que les ayude a superar estos traumas. Son evidentes cuando hablas con ellos, aunque lo camuflen entre planes de futuro y sonrisas.

Bouchra Saidi, subdirectora de un centro de protección cercano a Las Palmas, nos cuenta que salir de tu casa, sin saber si volverás a abrazar a tus seres queridos, tiene detrás poderosas causas. “Los niños y niñas que llegan a Canarias huyen de la pobreza, el maltrato, la violencia, el trabajo infantil. Son niños de entre 15 y 17 años y tienen la mentalidad de jóvenes de 30 y 40 años. No han vivido una infancia y llegan con un montón de sueños que no podrán lograr en sus países”.   

"Cualquier cosa es mejor que lo que viví en mi país"

"Cualquier cosa es mejor que lo que viví en mi país”, nos cuenta una chica marroquí de 17 años. Ahora afrontan el reto de empezar desde cero, aprender el idioma e intentar tener acceso a una educación o formación profesional que les permita labrarse un futuro. Estudiar, es una de las demandas más comunes que nos han hecho los niños y, sin embargo, aún son pocos los que están escolarizados. Pese a los esfuerzos que está realizando el Gobierno de Canarias, la saturación del sistema y la falta de recursos, así como de mecanismos que garanticen la corresponsabilidad en todo el territorio, hacen que esa respuesta no sea la más adecuada. 

Los centros deberían ser un lugar de protección, formación y preparación para una vida adulta independiente. Estefanía Delgado, trabajadora social de un centro insular me cuenta la desazón e incertidumbre que sufren los niños que van a cumplir la mayoría de edad. “A ellos les causa bastante nerviosismo y preocupación, se preguntan todos los días qué va a pasar con ellos, a dónde van a ir. Tenemos muchas limitaciones para obtener su documentación, algo esencial a la hora de buscar un trabajo y que se puedan emancipar. Hay recursos limitados para atender a los extutelados y la pandemia los ha colapsado”.

La solidaridad del pueblo canario  

Allí donde los recursos no llegan, la solidaridad de la sociedad canaria está respondiendo con generosidad y oportunidades. Un ejemplo lo encontramos en José Manuel Ramírez presidente del CD Tablero, club local de futbol con equipo en preferente, que ha habilitado las instalaciones del club para ofrecer actividades deportivas a 150 niños de centros de protección de la zona. “Me quedaré con lo que me dijo uno de los chicos el primer día que vino, este es el primer momento de libertad que he tenido en 4 meses. Este tipo de cosas son las que te permiten saber que estás haciendo algo positivo para ellos”.

Ramírez, también ha creado la Asociación benéfica Canoa Solidaria que trata de dar una oportunidad a extutelados. “Yo no puedo permitir que chicos que tienen una integración, que se ha hecho un trabajo con ellos a través del centro y del deporte, se vayan a quedar tirados en la calle. Somos una continuación a ese trabajo hasta que el chico pueda conseguir su autonomía personal, tener independencia y conseguir lo que tanto anhelan, que es tener un futuro mejor para ellos y su familia aquí en nuestro país.”

La integración de estos chicos es posible con recursos, educación, oportunidades formativas y deportivas. Nos lo cuenta la presidenta del Club de Atletismo EVECAN Sport y atleta internacional Sara Santiago. Primero nos deja para abrazar a uno de sus alumnos, un chico marroquí que ayer cumplió la mayoría de edad y ha pasado su primera noche en un centro de adultos. “Estos niños han aportado muchas cualidades, muchas cosas positivas al grupo. Han sido un ejemplo, para los diferentes atletas que tenemos, de la importancia de mejorar, de aprender a no tirar la toalla nunca y a luchar por un sueño, por un objetivo claro y a mejorar cada día tanto como persona, como atleta”.

Dejaron atrás a sus seres queridos, sobrevivieron a una travesía traumática con el único sueño de vivir una vida mejor, encontrar un trabajo y ayudar a sus familias a vivir dignamente. Ahora deberán empezar de cero. Es nuestro deber protegerlos, y garantizar el cumplimiento de sus derechos porque, antes que nada, ante todo, solo son niños.

Mercedes García Ayuso 

Responsable de comunicación. UNICEF Comité Andalucía

¿Te gustaría hacer algo extraordinario hoy?

Hazte socio. Elige ahora tu aportación mensual.

Desgravación fiscal

Deducción y desgravación de donaciones a UNICEF

Si has decidido hacerte socio o realizar un donativo puntual a UNICEF te informamos que puedes desgravarte estas donaciones de tu declaración de la renta. Desde enero de 2020 se han incrementado los tipos de deducción aplicables a las donaciones que se realicen en favor de UNICEF España, como entidad acogida al régimen fiscal especial de la Ley 49/2002, de 23 de diciembre:

Personas Físicas (IRPF)Porcentaje de deducción
Primeros 150€80%
Resto35%
Donaciones plurianuales (a la misma entidad durante al menos 3 años) > 150€ *40%
Límite deducción base liquidable10%

*Por importe igual o superior, en cada uno de ellos, al del ejercicio anterior.

Personas Jurídicas (IS)Porcentaje de deducción
Donaciones en general35%
Donaciones plurianuales (a la misma entidad durante al menos 3 años)*40%
Límite deducción base liquidable10%

*Por importe igual o superior, en cada uno de ellos, al del ejercicio anterior.

  • Si eres persona física, en el IRPF correspondiente a este año podrás deducirte el 80% del importe de tus cuotas y/o donativos íntegros por aportaciones de hasta 150€ al año. A partir de esa cantidad la deducción será del 35% o del 40% si llevas colaborando con nosotros al menos 3 años seguidos, con un límite del 10% de la base liquidable.
  • Si eres persona jurídica, en el impuesto de sociedades podrás deducirte el 35% de tus cuotas y/o donativos íntegros. Si llevas colaborando con nosotros al menos 3 años seguidos la deducción será del 40%, con un límite del 10% de la base liquidable.
  • Si eres persona física o jurídica no residente en España y obtienes rentas en nuestro país, tienes también un beneficio fiscal por el importe de tus donativos. Puedes consultarlo en www.aeat.es
  • Si resides en una comunidad autónoma sujeta a un régimen foral particular o que ha establecido deducciones adicionales por donaciones a ONG, las deducciones aplicables pueden ser diferentes.

Recuerda que para que podamos informar a la Agencia Tributaria del importe de tus cuotas y donativos es imprescindible que nos hayas facilitado tu DNI o NIF y domicilio.

Por favor, si aún no lo has hecho, llámanos al 900 907 500 o escríbenos a socios@unicef.es o facilítanos estos datos a través de tu área del colaborador en nuestra web: www.unicef.es/acceso
Si quieres ampliar la información sobre estos beneficios fiscales, por favor, consulta la web de la Agencia Tributaria: www.aeat.es

Si prefieres, contacta con nosotros en el 900 907 074 de lunes a viernes de 9:00h a 21:00h y sábados de 11:00h a 17:00h | socios@unicef.es