UNICEF: La sentencia contra Charles Taylor es una advertencia a otros líderes de conflictos armados

La sentencia contra el ex presidente liberiano Charles Taylor, dictada por el Tribunal Especial de la ONU para Sierra Leona, es una victoria para los niños que fueron reclutados y utilizados en la guerra, además de una advertencia para otros líderes y señores de la guerra, ha dicho hoy UNICEF.

Taylor fue declarado culpable de apoyar y ser cómplice de crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra y otras graves violaciones del derecho internacional, cometidas por las fuerzas rebeldes en Sierra Leona. En el juicio, celebrado en La Haya, se le imputaron 11 cargos que incluyen el alistamiento, reclutamiento y  utilización de  niños menores de 15 años.

La fiscalía argumentó que se trataba de uno de los máximos responsables de los crímenes cometidos por las fuerzas rebeldes entre 1996 y 2002.

"Para los miles de niños que fueron brutalmente agredidos, explotados y usados como armas de guerra, el veredicto de hoy contra Charles Taylor puede que los ayude a curar sus heridas, aunque no borre las atrocidades que sufrieron", ha dicho Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF. "Esta es la primera condena contra un ex Jefe de Estado por ayudar e instigar tales crímenes. Este es un año en el que los niños están siendo los claros ganadores, y también un momento contra la impunidad, incluso de los poderosos."

El veredicto contra Taylor se produce tras la sentencia dictada por la Corte Penal Internacional el 14 de marzo contra el ex comandante congolés Thomas Lubanga, acusado de crímenes de guerra por reclutar niños menores de 15 años en su movimiento armado en la República Democrática del Congo en 2002 y 2003.

El reclutamiento y la utilización de niños en conflictos está prohibido por el derecho internacional, y constituye un crímen de guerra cuando los niños son menores de 15 años. A menudo son los niños más vulnerables los que corren el riesgo de ser reclutados por fuerzas o grupos armados, ya sea mediante el reclutamiento forzado o impulsado por factores como la pobreza, la violencia o por razones ideológicas.

Durante la guerra civil en Sierra Leona, UNICEF trabajó directamente con todas las partes para rescatar a los niños que habían sido reclutados. En algunos casos, los niños que habían sido marcados y estigmatizados por las fuerzas rebeldes fueron sometidos a cirugía plástica para ayudarlos a ser aceptados en sus comunidades. UNICEF también lideró los esfuerzos realizados por liberar y reunir a los niños con sus familias y reintegrarlos en sus comunidades proporcionando educación y apoyo psicosocial.

Los niños también fueron utilizados como escudos humanos, esclavos sexuales y como obreros en las minas de diamantes. Después del fin de la guerra, 7.000 niños fueron liberados y reintegrados a la sociedad. El 98% de los niños fueron reunidos con sus familias. Otros 7.000 niños que habían sido separados contaron con el apoyo de UNICEF para su reintegración, entre ellos niñas que habían sido agredidas por los rebeldes.

"Los que explotan a los niños para conseguir objetivos militares violan sus derechos y les roban su infancia", dijo Lake. "Todos debemos estar contentos al ver que que las violaciones graves cometidas contra los niños están siendo juzgadas y los responsables son llevados ante la justicia."

Más información:

 

Dailo Allí, Jefe de Prensa de UNICEF España, 609 160 051 / 91 378 95 55/ dailo.alli@unicef.es