25 millones de niños en zonas en conflicto no van a la escuela

La activista refugiada siria Muzoon Almellehan ha sido testigo del impacto que tienen los conflictos en la educación de los niños, durante su visita a Chad

YAMENA, Chad/DAKAR/NUEVA YORK, 24 de abril 2017 – Más de 25 millones de niños de entre 6 y 15 años de edad, el 22% de los niños en esa franja de edad, no pueden ir a la escuela en zonas en conflicto, en 22 países, señala UNICEF.

“No hay otro momento en el que la educación sea tan vital como en los tiempos de guerra”, explica Josephine Bourne, jefa de Educación de UNICEF. “Sin educación, ¿cómo podrán los niños desarrollar todo su potencial y contribuir al futuro y la estabilidad de sus familias, de sus comunidades y sus economías?”

Sudán del Sur tiene la tasa más alta de abandono escolar en educación primaria con un 72% de los niños fuera del sistema escolar. Le sigue Chad (50%) y Afganistán (46%). Estos tres países además ostentan los mayores índices de niñas fuera de la escuela: 76% en Sudán del Sur, 55% en Afganistán, y 53% en Chad.

En los primeros años de educación secundaria, las tasas más altas de niños fuera de la escuela se encuentran en Níger (68%), Sudán del Sur (60%), y República Centroafricana (55%). El número de niñas en este grupo de edad que están fuera de la escuela se multiplica: tres cuartos de las niñas en Níger y 2 de cada 3 tanto en Afganistán como en República Centroafricana.

Con el objetivo de dar visibilidad a los desafíos a los que se enfrentan los niños afectados por conflictos a la hora de acceder a la escuela, la estudiante y activista refugiada siria Muzoon Almellehan (19), conocida como la ‘Malala siria’, viajó a Chad, un país donde, tres veces más niñas que niños en edad de recibir educación primaria no van a la escuela en las zonas de conflicto.

Muzoon conoció a una chica de 16 años que fue raptada cuando tenía 13, a la que drogaron, explotaron y de la que Boko Haram abusó durante tres años, hasta que consiguió escapar a Chad. Muzoon también conoció a niños que por primera vez iban a la escuela, y a otros miembros de la comunidad quienes, al igual que ella, arriesgan todo para que los niños puedan recibir una educación.

“Los conflictos pueden arrebatarte a tus amigos, tu familia, tu modo de vida y tu hogar. Pueden intentar despojarte de tu dignidad, de tu identidad, tu honor y tus esperanzas. Pero nunca pueden quitarte tus conocimientos,” dijo Muzoon. “Conocer a niños en Chad que han conseguido huir de Boko Haram me recordó a mis propias experiencias en Siria. La educación me ha dado la fuerza para seguir adelante. Yo no podría estar aquí si no fuera por ello”.

Cuando Muzoon tuvo que huir de una situación de violencia indescriptible en Siria hace cuatro años, sus libros de texto fueron la única cosa que se llevó consigo. Estuvo casi tres años en Jordania, incluyendo 18 meses en el campo de refugiados de Za’atari, donde hizo suya la misión de hacer que más niñas pudieran ir a la escuela. Se ocupó de ir de tienda en tienda, hablando con las familias para motivarles a que enviaran a sus hijas a la escuela y que pudieran seguir aprendiendo. Ahora Muzoon vive en Reino Unido.

Al igual que Muzoon, que huyó de la violencia en Siria hacia Jordania, 4.400 niños han escapado de la violencia de Boko Haram en el noreste de Nigeria y Chad. Pero al contrario que ella, muchos de esos niños siguen fuera de la escuela – y en riesgo de abuso, explotación y reclutamiento por parte de fuerzas y grupos armados. Cerca del 90% de los niños que llegan a Chad desde Nigeria no han ido nunca a la escuela.

En respuesta a la crisis de educación en Chad, UNICEF ha proporcionado material escolar para más de 58.000 estudiantes, distribuido materiales educativos a más de 760 profesores, y construido 151 aulas, 101 espacios temporales de enseñanza, 52 letrinas y 7 campos deportivos. UNICEF Chad también ha apoyado el salario de 327 profesores para el año escolar 2016-2017.

La adjudicación de 10 millones de dólares del fondo ‘La Educación No Puede Esperar’, creado durante la Cumbre Humanitaria Mundial que tuvo lugar en mayo de 2016, ofrecerá educación de calidad a niños desplazados y que están viviendo en comunidades de acogida en Chad. A pesar de estos esfuerzos, la falta de financiación está afectando el acceso a la educación de los niños en zonas afectadas por conflicto en Chad. Actualmente, solo se ha cubierto el 40% de los recursos solicitados por UNICEF para responder a las necesidades de educación en el país.

 

Nota para editores:

Desde 2010, menos del 2% de los fondos humanitarios se han destinado a la educación. Se necesitan 8,5 millones de dólares anualmente para cerrar este brecha. Los fondos disponibles muchas veces son impredecibles y de corta duración, y por consiguiente, altos niveles de interrupciones para los niños y su educación.

Más información sobre el fondo ‘La Educación No Puede Esperar’ disponible en:

www.educationcannotwait.org

Para descargar materiales audiovisuales pincha AQUÍ
 

Acerca de UNICEF

UNICEF promueve los derechos y el bienestar de todos los niños y niñas en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas, centrando especialmente nuestros esfuerzos en llegar a los niños más vulnerables y excluidos para el beneficio de todos los niños, en todas partes.  

Más información:

Belén de Vicente

UNICEF Comité Español
609 16 00 51/ 91 378 95 55
E-mail: comunicacion@unicef.es