Proteger a los niños tras las inundaciones en Brasil

Las inundaciones en Brasil han causado más de 600 víctimas mortales y han dejado sin hogar a 15.000 personas. Se trata del peor desastre natural en el país en las últimas décadas.

Las lluvias torrenciales han afectado a los estados brasileños de Espírito Santo, Minas Gerais, São Paulo, Goiás y Río de Janeiro, aunque es muy difícil hacer una estimación exacta de los daños, ya que la destrucción de muchas infraestructuras está dificultando el acceso a ciertas áreas.

"Normalmente, el ejército es el responsable de proporcionar refugios, pero normalmente no tienen condiciones especiales para los niños y adolescentes", dijo la Especialista de UNICEF en Brasil, Francisca Maria Andrade. "Queremos ayudar a humanizar los centros de acogida, a proporcionar mejores condiciones para los niños y los adolescentes".

UNICEF listo para ayudar

UNICEF está en contacto permanente con el Gobierno brasileño y está dispuesto a ayudar en el momento en el que se lo solicite.Su principal preocupación es la protección y el cuidado de los niños en los refugios temporales. Por ello, está examinando las formas de evaluación que se deberían utilizar para determinar las necesidades de los niños y sus familias en los refugios y está haciendo algunas recomendaciones.

El contacto con las autoridades, básico para el trabajo de UNICEF

La Presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, anunció la semana pasada que el estado de Río de Janeiro recibirá mil millones de dólares para prevenir futuras inundaciones. Asimismo, detalló los esfuerzos del gobierno para rescatar y ayudar a los damnificados por las inundaciones, incluyendo hospitales temporales establecidos por las fuerzas armadas en Río de Janeiro.

Mientras tanto, UNICEF se mantiene en contacto con las autoridades locales. "En este momento estamos esperando la petición del gobierno", dijo Andrade. "Queremos ayudar".