¿Este proyecto es realmente participativo?: Claves de una participación auténtica

Reflexiona sobre algunos aspectos clave antes de poner en marcha una iniciativa de participación infantil o adolescente, ya sea grande o pequeña, para poder mejorar su diseño.
Claves de una participación auténtica y efectiva en el centro educativo

 

"Sin duda, los niños y niñas son los más fotografiados y los menos escuchados de nuestra sociedad"
Roger A. Hart

 

Al iniciar un proyecto de participación infantil y juvenil en nuestro centro educativo es lógico que tengamos dudas. Este listado te permitirá valorar rápidamente si vais bien encaminados en tres áreas clave para definir una participación auténtica y eficaz: la definición del proyecto, los valores que los inspiran y la metodología. Cada item se valida rápidamente con un "sí" o un "no", de manera que un número alto de "noes" hace necesario replantear algunos aspectos del proyecto que tenemos en marcha.

El proyecto

El primer requisito es que el propio proyecto de participación sea relevante para el alumnado y que esté adaptado a sus posibilidades y expectativas:

  • El tema es de relevancia real para los participantes, es algo que preocupa a los niños, niñas y adolescentes implicados.
  • El proceso de participación busca cambios concretos que van a poder marcar una diferencia significativa: si es posible, mejoras a largo plazo o cambios institucionales.
  • La participación está ligada a la experiencia diaria del alumnado.
  • Se ponen a disposición recursos y tiempo suficiente.
  • Existen unas expectativas realistas, tanto en el alumnado como en los adultos participantes. Se gestiona la frustración.
  • Se acuerdan con los estudiantes objetivos y metas claros.
  • Se tiene en cuenta la promoción y protección de los derechos de la infancia.

 

Valores

Si los valores que subyacen a un proyecto de participación infantil y juvenil no están en sintonía con los derechos de la infancia corremos el riesgo de instrumentalizar el proceso:

  • Los adultos participantes son honestos sobre el proyecto y el proceso.
  • Existe inclusión y oportunidades de participación equitativas para todos los grupos de estudiantes interesados.
  • Se respeta por igual a todos los participantes, sea cual sea su edad, habilidades, origen…
  • Se comparte información con los niños, niñas y adolescentes para permitirles hacer elecciones reales.
  • Los puntos de vista de la infancia son tomados en serio.
  • Los participantes se han involucrado voluntariamente.
  • La toma de decisiones es compartida.
Metodología

Para el éxito de cualquier proyecto es fundamental establecer una metodología adecuada que, en el caso de proyectos que involucran a niños, niñas y jóvenes, debe de estar adaptada. Independientemente del método que elijáis para el desarrollo del proyecto, verificad que:

  • El propósito se ha establecido con claridad.
  • Los lugares de reunión, el lenguaje y la estructura del proceso están adaptados a la edad de los participantes.
  • Las niñas, niños y adolescentes se incorporan al proceso en las primeras etapas, a ser posible desde el principio (diseño y planificación).
  • Los participantes reciben formación para adquirir las habilidades necesarias.
  • Las metodologías de participación se desarrollan en colaboración con los niños.
  • Los adultos proporcionan apoyo cuando es necesario.
  • Se incorporan estrategias que favorecen la sostenibilidad y las posibilidades de replicar el proyecto en el tiempo.
  • Se evalúa el proceso, teniendo en cuenta cómo se han sentido los participantes y qué aspectos mejorar para futuras ocasiones.