Integración curricular de la participación

Cualquier niño, niña o adolescente puede tomar parte en procesos de participación infantil. No importa su edad, nivel de desarrollo, capacidades, personalidad, rendimiento académico…¡La participación es un derecho y es para todos!

 

Aprender a participar en cada etapa educativa -- Foto: © UNICEF/UN0152758/Dinulescu

 

"Enseñar es aprender dos veces"
Joseph Joubert

 

Participar no es “estar presente” o “asistir”; al participar planificamos, organizamos, coordinamos, debatimos, decidimos, ejecutamos, evaluamos… Es en este sentido en el que la participación infantil y adolescente tiene un verdadero valor educativo. Además, el resultado sí importa: un ejercicio de participación en el que los participantes no se comprometen con el resultado, lo evalúan y se responsabilizan en la búsqueda de mejoras no es un ejercicio de participación real. En la medida de las capacidades y grado de desarrollo de nuestro alumnado, podemos buscar fórmulas de participación auténtica.

Educación infantil: Conocer las preferencias

Una primera fase del desarrollo de las competencias de participación está en el desarrollo de la noción de “preferencia”. ¿Qué preferimos? ¿Qué prefieren otros?  Saber que las preferencias de cada persona son importantes y que tenemos libertad para expresarlas, aunque no siempre podamos conseguirlas, permite sentar las bases de conocimientos, actitudes y competencias clave para desarrollar la competencia ciudadana. 

Educación primaria: Aprender a convivir y a trabajar en equipo

En esta etapa educativa es crucial desarrollar competencias relacionadas con el trabajo en equipo: convivencia, respeto al otro, tolerancia al error y resolución de conflictos. A lo largo de toda la educación primaria, es posible desarrollar estas y otras competencias a través de la participación en proyectos de aula y de centro que favorezcan formas de participación infantil cada vez más complejas.

Educación secundaria: Preparación para la vida independiente

Esta etapa es clave en el desarrollo del sentido de la responsabilidad. La participación en distintas actividades del centro educativo y de la comunidad, incluido el asociacionismo, permite a los jóvenes avanzar en el fortalecimiento de su independencia, sentido crítico y en la asunción de las responsabilidades que les corresponden sobre el resultado, positivo o negativo, de los proyectos de las que toman parte.

Asignaturas

Existe una idea generalizada acerca de los conocimientos relacionados con la participación como algo propio de las ciencias sociales y las humanidades, ya que conceptos como "democracia", "derecho" o "responsabilidad" suelen tratarse en asignaturas como historia, filosofía o ética. Sin embargo, la participación entendida como competencia necesaria para la vida en comunidad la convierte en un aprendizaje clave para el desarrollo académico en todo tipo de materias, también en las científico-técnicas, artísticas o deportivas.

  A continuación, encontrarás un planteamiento curricular básico sobre el derecho a la participación, que contiene ideas generales para cada etapa, conceptos clave, conocimientos, actitudes y competencias. Puedes adaptarlo o desarrollarlo con más profundidad o concrección.

Planteamiento curricular del derecho a la participación por etapa

En función del grado de madurez, podemos hacer énfasis en distintas ideas relacionadas con el derecho a la participación:

InfantilPrimariaSecundaria
  • Cada persona prefiere cosas distintas: a veces coincidimos, a veces no.
  • Las preferencias de cada persona son importantes: las nuestras y las de otros.
  • Siempre podemos manifestar nuestras preferencias, pero no siempre podemos conseguirlas.
  • Las personas convivimos, no podemos vivir aisladas.
  • La convivencia requiere que sepamos respetarnos y respetar a otras personas.
  • A medida que los grupos sociales crecen en número y complejidad, es necesaria la existencia de normas comunes y de instituciones que regulen la convivencia.
  • Al participar nos hacemos responsables de nuestras decisiones.
  • Para aprender, a veces es necesario equivocarse.
  • Cuando nos equivocamos, es importante reconocer el error para poder mejorar.
  • Cada persona tiene una autonomía moral y una capacidad de autodeterminación que le permite hacerse responsable de sus acciones.
  • En ocasiones, pueden existir conflictos entre nuestras emociones, valores, propósitos y acciones y es nuestra responsabilidad llegar a soluciones que no nos dañen ni dañen a otros.
  • La existencia de leyes y normas no exime a las personas de su responsabilidad ética frente a situaciones que pueden no estar reguladas o para las que “no hay castigo”.
  • El respeto a la dignidad de cada persona incluye valores como la igualdad, la tolerancia, la comprensión y la cooperación.
  • Es necesario conocer diferentes visiones y formas de pensamiento para poder distinguir con criterio entre opiniones y hechos.

La clarificación de conceptos y la elaboración de mapas conceptuales puede ayudarnos a comprender mejor el derecho a la participación y a ponerlo en práctica. Amplía estos listados, según las necesidades de tu aula o grupo:

InfantilPrimariaSecundaria
  • Preferencia
  • Parecidos y diferencias
  • Autocontrol
  • Respeto
  • Confianza
  • Opinión
  • Creencias
  • Escucha activa
  • Empatía
  • Percepciones
  • Cooperación
  • Derechos y responsabilidades
  • Democracia
  • Sociedad
  • Gobierno
  • Ciudadanía
  • Justicia
  • Ética
  • Política
  • Legislación
  • Dignidad
  • Autodeterminación
  • Asertividad
  • Identidad
  • Libertad
  • Contrato social
  • Heteronomía y autonomía
  • Poder

Participando en su entorno próximo y en su comunidad, cada estudiante puede afianzar conocimientos esenciales para su desarrollo personal, social y ciudadano:

InfantilPrimariaSecundaria
  • Emociones positivas y negativas relacionadas con la convivencia: confianza, simpatía, ilusión, incertidumbre, celos, frustración…
  • Emociones positivas y negativas relacionadas con la soledad: tranquilidad, aburrimiento, curiosidad, pena, miedo…
  • Conocimiento de sí y autonomía personal.
  • Conocimiento de diferentes grupos sociales, a partir de los de su entorno cercano: familia, amigos, vecindario, centro educativo, municipio. Comprensión progresiva de las relaciones entre estos grupos.
  • Conocimiento de las normas que afectan a su entorno y a su relación con otros.
  • Diferencia entre percepciones, opiniones, creencias y hechos.
  • Comprensión de derechos y responsabilidades.
  • Conocimiento de la existencia de normas, así como comprensión de su origen, de su aplicación y de sus consecuencias.
  • Reconocimiento de diferentes formas de gobierno y sociedad, ya sean históricas o actuales y comprensión de las implicaciones que cada modelo tiene para las personas.
  • Concepto de democracia y capacidad para identificar las principales instituciones y actores: desde el ámbito internacional hasta el barrio o grupo comunitario.
  • Concepto de ciudadanía: diferencia entre “ciudadano” y “habitante”.
  • Concepto de derechos humanos, reconocimiento de los derechos de la infancia como derechos humanos.
  • Diferencia derechos naturales y derechos definidos por ley.
  • Identificación de la participación infantil como expresión de los derechos civiles de los niños, niñas y adolescentes.
  • Conocimiento de los cauces y herramientas de participación de los que dispone la ciudadanía.
  • Identificación de la influencia que distintas formas de poder (político, económico, mediático…) tienen sobre la sociedad, así como del poder que tiene cada ciudadano a través de la participación.

Participar refuerza estas actitudes, relacionadas con la convivencia pácífica y democrática:

InfantilPrimariaSecundaria
  • Interés por manifestar sus preferencias.
  • Aceptación de la frustración.
  • Respeto por las preferencias de los demás, desarrollo de la empatía.
  • Interés por adquirir autonomía personal de manera progresiva.
  • Motivación por seguir unas normas de conducta que favorecen la convivencia y para defender sus intereses cuando se vulneran en su contra.
  • Interés por la ideas, opiniones y sentimientos de otras personas.
  • Asertividad: capacidad de defender los propios intereses, ideas y convicciones sin herir los de los demás.
  • Motivación por participar y resolver pacíficamente los posibles conflictos.
  • Espíritu constructivo y colaborador en el trabajo en grupo y en la vida social.
  • Responsabilidad y respeto hacia las ideas, creencias y opiniones ajenas.
  • Valoración de la importancia de la convivencia pacífica.
  • Tolerancia, espíritu democrático e interés por la defensa de los derechos propios y de otras personas.
  • Reconocimiento de la democracia no sólo como una forma de gobierno, sino también como un estilo de vida ciudadana, en la que cada persona tiene derechos, deberes y responsabilidad sobre su participación en el avance de la sociedad.
  • Sentimiento de responsabilidad frente a la propia vida personal, la convivencia social y la situación política.
  • Interés por participar en la construcción de un entorno justo, equitativo y sostenible, tanto a nivel local como global.
  • Motivación para la participación en actividades con fines sociales.

Estas competencias son necesarias para participar pero también se adquieren y refuerzan participando:

InfantilPrimariaSecundaria
  • Capacidad para manifestar sus preferencias y valorar su importancia y para entender y valorar las preferencias de otros.
  • Adquisición de pautas de convivencia y de habilidades sociales.
  • Capacidad para expresar la propia frustración sin recurrir a la violencia.
  • Disposición a pedir ayuda en caso de conflicto, problemas o percepción de daño.
  • Habilidad para relacionarse con respeto a las diferencias.
  • Capacidad para poner en práctica las normas y regulaciones que le afectan en su vida diaria (por ejemplo: educación vial, reglamento del centro).
  • Autonomía en la realización de actividades de la vida cotidiana, en el ámbito doméstico, escolar y comunitario. Por ejemplo, tareas domésticas, control sobre la propia agenda y horario, pequeños trámites administrativos, capacidad de acción en situaciones de emergencia…
  • Autorregulación emocional frente a situaciones que suponen un conflicto de intereses, capacidad para aplicar soluciones dialogadas y que tengan en cuenta los derechos de todos los implicados, incluidos los propios.
  • Capacidad para reconocer la aplicación de los derechos de la infancia en situaciones cotidianas.
  • Capacidad de reflexión ética sobre distintos valores y filosofías relacionadas con los derechos.
  • Espíritu crítico respecto a la información: capacidad para buscar información en distintas fuentes, para contrastar su veracidad y para distinguir hechos de opiniones.
  • Trabajo en equipo, capacidad de organización y planificación de actividades de grupo.
  • Negociación, resolución de conflictos, capacidad de colaborar con personas con diferentes ideas y puntos de vista.
  • Motivación para la participación en actividades con fines sociales.
 

Participación infantil y adolescente

Ideas para que la participación en el aula y el centro educativo contribuya a desarrollar el máximo potencial de cada estudiante.

Descúbrelas

Descubre más sobre las posibilidades de la participación en la escuela

Conoce nuestros materiales sobre participación infantil y adolescente

¡Por mí y por todos mis compañeros!

Entre todos podemos desarrollar un plan para celebrar un Día de la infancia inolvidable.
20 de noviembre: ¡Cambiemos las reglas de juego!
Participa