7 claves para evaluar la huella digital de la educación durante el confinamiento

El período de confinamiento nos deja varias lecciones, unas aprendidas y otras por consolidar. También nos deja muchas preguntas y dudas sobre cómo vamos a retomar la nueva etapa.
7 claves para evaluar la huella digital de la educación durante el confinamiento

En el ámbito educativo, la educación a distancia y el uso de las tecnologías, han supuesto un gran reto.  Profesores, alumnos y familias, hemos tenido que adaptarnos a marchas forzadas a la nueva forma de comunicación entre familias y colegio, y a las distintas plataformas educativas disponibles. Todo con un objetivo común, sacar adelante el curso, y mantener los conocimientos hasta ahora adquiridos por los alumnos a espera de poder retomar la actividad presencial. 

La educación digital antes del confinamiento se desarrollaba a través de algunas asignaturas de tecnología, y en casa se usaba de manera puntual. A día de hoy, tras varias semanas de educación a distancia, la educación se ha digitalizado al 100% y como resultado niños y jóvenes han ido adquiriendo y desarrollado conocimientos y habilidades digitales. Han aprendiendo a usar programas informáticos y plataformas, muchas veces explorando ellos solos, para adaptarse así a la nueva forma de trabajo. 

Somos conscientes de que los riesgos online han aumentado durante el periodo de confinamiento, debido a que pasamos más tiempo frente a las pantallas. Promover un uso seguro y respetuoso de la tecnología, desde el centro educativo, contribuye directamente al ejercicio del derecho a la protección y privacidad de niños, niñas y adolescentes

Ahora que entramos en período de evaluación, nos parece importante reflexionar sobre la seguridad online, de manera que nos sirva de diagnóstico de cara a la planificación del nuevo curso, teniendo en cuenta el nuevo espacio que ocupa la tecnología en las prácticas de estudio. ¿Qué mecanismos y protocolos hemos puesto en marcha para garantizar que la educación a distancia sea una tarea segura? 

Aquí te proponemos algunas cuestiones para hacer este análisis: 

1. Plataformas educativas

Hemos pasado de la metodología presencial a la online de un día para otro. ¿Ante esta situación, hemos tenido tiempo para revisar detenidamente las políticas de seguridad y privacidad de las plataformas educativas que usamos para desarrollar las clases online? ¿O podemos avanzar en este sentido y desarrollar mecanismos efectivos de seguridad desde el centro educativo?

2. Información a familias y alumnado sobre ciberseguridad

¿Hemos informado y dado pautas a familias y alumnos sobre el uso adecuado de las plataformas educativas, como el uso de contraseñas seguras y el tipo de información que se va a pedir a los alumnos desde el centro educativo, para continuar con la educación a distancia? Para ello, ¿Tenemos un mecanismo de comunicación adecuado para el conjunto de las familias y alumnos, aportando pautas e información sobre la ciberseguridad de niños y jóvenes?

3. Códigos de conducta

En cuanto a la comunicación entre profesores y alumnos y entre compañeros, ¿Tenemos un código de conducta para la educación a distancia, al igual que lo tenemos en la educación presencial?  Para la comunicación entre alumnos y profesores, las videollamadas, contenidos de vídeo generados para presentar las tareas, entre otros; son cuestiones importantes que requieren total transparencia y garantía para poder desarrollarse con normalidad y seguridad. Desarrollar un mapa de gestión de potenciales riesgos puede ser un ejercicio muy útil para identificarlos y elaborar planes de actuación y mitigación de estos riesgos. 

4. Brecha digital

Durante el confinamiento se ha puesto más en evidencia la brecha digital ya existente entre los alumnos. El seguimiento y acompañamiento de la educación cuando esta se realiza a distancia, requiere poner en marcha mecanismos de detección de necesidades y de actuación distintos y particulares a la educación online. ¿Qué necesidades de formación hemos identificado en el equipo del centro, que pueda responder de manera eficaz al nuevo modelo de educación a distancia o semi-presencial?

5. Uso saludable de la tecnología

La actividad online durante estas semanas es más intensiva, por ello, tanto padres y madres como educadores, somos más conscientes de la necesidad de trabajar en equipo y de promover el uso saludable de las tecnologías, en el ámbito educativo y personal. Fomentar el uso seguro y responsable, así como desarrollar una actitud crítica ante la información y los contenidos que se van encontrando en la red, puede ser una buena herramienta para evitar problemas y mantenerles seguros. Esta educación se verá reforzada si se trasmite en casa y desde el colegio. ¿Qué competencias podemos reforzar en el alumnado y qué contenidos nos pueden ser útiles?

6. Sostenibilidad de la metodología on-line

¿Esta nueva forma de trabajar tiene sentido para todo el año? ¿Qué aspectos en el entorno digital nos gustaría cambiar o adaptar a las necesidades detectadas durante estos meses? 

7. Protección de la reputación on-line

Teniendo en cuenta la huella digital que hemos generado durante estos meses de educación a distancia ¿qué vamos a hacer con los trabajos que se han ido entregando online? ¿Cumplen los requisitos de protección de privacidad? ¿Quiénes son los responsables de garantizar la seguridad y manejo de este contenido? Conviene pensar en un sistema de recogida y manejo de información que se adapte a estas circunstancias y que sea sostenible y eficaz.

Invitamos a la comunidad educativa a plantearse estas cuestiones, que permitan pasar de una situación de respuesta emergente antes la crisis sanitaria, a un sistema sostenible que se ajuste a los cambios en la comunicación y a la relación entre el colegio, las familias y la comunidad. La seguridad online es un derecho de todos, y niñas, niños y jóvenes deben contar con las garantías y conocer las pautas del uso seguro de las tecnologías, para que sigamos garantizando el derecho a la educación. ¡La educación no se detiene!

 

Belén Andrade

Campañas de Sensibilización

 

Todo va a salir bien

#educaCOVID19

El COVID-19 está teniendo un impacto muy importante en derecho a la educación de millones de estudiantes, en los docentes y centros educativos y en las familias. Se requieren soluciones innovadoras, recursos y tiempo, pero también paciencia y buena voluntad. Juntos podemos superar este bache educativo y convertirlo en una oportunidad de aprendizaje. ¡Hagamos que todo salga bien!

Descubre más

Novedades sobre educación y coronavirus

Dona y contribuye a que todo salga bien.

Elige ahora tu aportación para ayudarnos a suministrar material sanitario contra el coronavirus.

Si prefieres, contacta con nosotros en el 900 907 500 de lunes a viernes de 9:00h a 21:00h y sábados de 11:00h a 17:00h | hola@unicef.es

Donar por transferencia bancaria:

Caixabank ES69 2100 5731 77 0200004894