Educar desde los derechos de infancia

Acabamos de lanzar la iniciativa de Centros Referentes en Educación en Derechos de Infancia y Ciudadanía Global. Se trata de un reconocimiento a los centros de educación formal que han iniciado su transformación desde una educación en valores basada en los derechos de la infancia. ¿Y esto qué quiere decir?
Educar desde los derechos de infancia

Comencemos con un recordatorio: la educación es un derecho de todo ser humano. También si este ser humano es menor de 18 años. Así está contemplado en la Declaración de Derechos Humanos (1948) y en la Convención sobre los Derechos del Niño (1989). Y conviene recordarlo porque, a pesar de ello, alrededor de 60 millones de niños y niñas siguen fuera de la escuela y unos 100 millones de jóvenes no han conseguido una mínima alfabetización, la mayoría mujeres, y esto es intolerable. La Agenda de Desarrollo Sostenible se ha marcado como límite el año 2030 para resolver esta situación (ODS 4).

Dicho lo anterior, el desafío que supone llevar a esos 60 millones de niños y niñas a la escuela nos pone ante otro debate: lo que ocurre en su interior. La escuela se enfrenta quizás a unos de sus momentos más críticos desde que se definió como estructura básica de transmisión educativa de los estados-nación en el siglo XIX.

En muchos aspectos sigue repitiendo patrones que datan de sus inicios y que han dejado de dar respuestas a una sociedad globalizada. Las estructuras estatales han encontrado límites que los conflictos económicos, bélicos, migratorios, tecnológicos o medioambientales han desbordado. La escuela se encuentra en ese mismo punto y sin una profunda transformación dejará de atender al noble propósito de hacer realidad el derecho a la educación.

Preparándonos para una ciudadanía global

Desde UNICEF Comité Español queremos hacer una contribución y conectar ambas realidades aplicando un enfoque de derechos de infancia al ámbito educativo. Los derechos de infancia son un increíble instrumento educativo al ser los que afectan a los niños y niñas de forma plena. Ofrecen un punto de consenso, de encuentro, desde el que seguir construyendo. Renovar el compromiso con ellos supone refrescar el deber moral de hacer llegar a cada niño o niña al máximo de sus capacidades.

Y cuando decimos "a cada niño o niña" precisamente nos referimos a eso, al que tenemos en nuestra aula y al que está en la otra punta del planeta o detrás de nuestra frontera. De eso se trata, de ejercer con conciencia los derechos y las responsabilidades, de resolver los conflictos de forma pacífica; en definitiva, de vivir una ciudadanía global.

La educación en derechos de infancia y ciudadanía global plantea como premisa que los derechos de infancia no son solo un contenido que debe formar parte del currículo, sino más bien una forma de articular la convivencia en el centro y con toda la comunidad educativa. Por supuesto deben conocerse, y de ahí que su presencia curricular deba ser explícita, pero hay otros ámbitos como son la protección (la escuela como un lugar seguro), la participación infantil (la escuela como un lugar de expresión y compromiso) y el clima escolar (la escuela como un entorno que favorece el desarrollo) que se ven muy positivamente influidos.

El pasado marzo celebramos en Valladolid, en colaboración con la Consejería de Educación de Castilla y León, el I Congreso de Educación en Derechos de Infancia y Ciudadanía Global. Allí se dieron cita un buen número de centros y docentes que están aplicando este enfoque, además de expertos y miembros comprometidos de la comunidad educativa. Aquí, un pequeño resumen:

Fredo Fox: educación en derechos

Del pacto educativo al pacto por la infancia

La sociedad demanda un pacto por la educación que promueva estos cambios en un contexto de altura de miras y responsabilidad con las próximas generaciones. El papel de las administraciones educativas es fundamental y, por ello, en UNICEF estamos estableciendo acuerdos de colaboración con la mayoría de Consejerías de Educación para impulsar este enfoque.

Llevamos tiempo manifestando nuestra preocupación por dos datos clave que reflejan una triste realidad. Uno de cada tres niños y niñas en España vive en riesgo de pobreza o exclusión social. Además, los niveles de fracaso y abandono escolar están por encima del 20%, entre los más altos de Europa.

Por ello, desde 2014 y junto con otras entidades, promovemos un Pacto de Estado por la Infancia que aborde con urgencia los aspectos de la política estatal que sean fundamentales para el bienestar, la equidad y el desarrollo de los niños y niñas. Uno de dichos pilares es, sin duda, el compromiso con una educación inclusiva y de calidad.

[Este trabajo es posible gracias al apoyo económico de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo con cargo al convenio "Promover el compromiso social con el desarrollo y los derechos de la infancia desde el sistema educativo español".]

Nacho Guadix

Responsable de Educación en Derechos de Infancia en UNICEF Comité Español

¿Te gustaría hacer algo extraordinario hoy?

Hazte socio y ayuda a cambiar la vida de millones de niños en todo el mundo

El compromiso de los socios nos permite cambiar la vida de miles de niños en todo el mundo. Nos permite llegar más lejos, donde otros no llegan, mediante programas sostenibles de supervivencia, educación, protección.

Hazte socio