Yemen: cerca de seis niños son heridos o mueren cada día

Niños de tan solo diez años son reclutados para combatir en un país en riesgo de convertirse en estado fallido

El brutal conflicto y una situación humanitaria que se deteriora rápidamente están devastando las vidas de los niños de Yemen y han llevado al país al borde del colapso. El informe que ha lanzado hoy UNICEF, El impacto de la violencia y el conflicto en Yemen y sus niños, destaca que la violencia tiene graves consecuencias para los niños, así como el empeoramiento de una situación humanitaria que ya antes era precaria.

UNICEF verificó más de 1.560 incidentes de violaciones graves contra los niños en Yemen. Como resultado de éstas, más de 900 niños murieron y más de 1.300 fueron heridos solo el año pasado, lo que supone una media de seis niños muertos o heridos cada día. Estas cifras son casi siete veces más altas que las de 2014. Con más de 50 ataques a escuelas confirmados, los niños fueron también asesinados cuando estaban en el colegio o en su camino hacia o desde la escuela. Estas cifras son solo la punta del iceberg, ya que únicamente muestran los casos que UNICEF pudo confirmar.

“Los niños están pagando el precio más alto por un conflicto que no han provocado. Han sido asesinados o mutilados en todo el país, y ya no están seguros en ningún lugar de Yemen. Incluso jugar o dormir se ha vuelto peligroso”, dijo Julien Harneis, representante de UNICEF en Yemen.

A medida que la guerra se intensifica, el reclutamiento y uso de niños en los combates sigue aumentando. Los niños están adoptando papeles mucho más activos, como operar en puestos de control y llevar armas. El año pasado UNICEF confirmó 848 casos de niños reclutados para el combate, algunos de solo diez años.

Según los últimos datos 63 instalaciones sanitarias han sido atacadas o dañadas; la mayoría de centros de salud sufren una grave escasez de equipamiento médico, suministros y personal, y disponen de electricidad esporádicamente.

En todo el país los servicios básicos se han paralizado debido a que la entrada de combustible, agua y alimentos se ha interrumpido a causa del conflicto.

Además de las muertes producidas por el impacto directo de la guerra, UNICEF estima que cerca de 10.000 niños menores de 5 años murieron el año pasado por enfermedades prevenibles, ya que servicios sanitarios básicos como la vacunación o los tratamientos contra la diarrea y la neumonía, entre otros, han disminuido. En Yemen ya morían cerca de 40.000 niños anualmente antes de llegar a su quinto cumpleaños.

Yemen, el país más pobre de la región y ya uno de los más pobres del mundo, está al límite debido a la devastación del último año. Cerca de 10 millones de niños, el 80% de toda la población infantil del país, necesitan asistencia humanitaria urgente. Más de 2 millones de niños se enfrentan a la amenaza de enfermedades diarreicas, y 320.000 están en riesgo de sufrir desnutrición severa aguda.

A pesar de la violencia, las restricciones de acceso y la escasez de fondos, UNICEF y sus aliados han podido proporcionar un examen nutricional y vacunas a millones de niños y mujeres afectados por la violencia.

“Necesitamos agilizar la distribución de ayuda humanitaria y continuar salvando vidas y los sueños de los niños de crecer, tener una educación y formar sus propias familias”, dijo Harneis. “Es una carrera contrarreloj”.

UNICEF reitera su llamamiento a todas las partes del conflicto para que pongan fin a la lucha en Yemen y alcancen una solución política. Mientras continúa la búsqueda de la paz, se necesitan medidas urgentes:

·         Todas las partes del conflicto deben atenerse a las leyes de la guerra, y parar inmediatamente los ataques contra civiles y contra infraestructura civil como escuelas e instalaciones sanitarias y de agua.

·         Todas las partes deben detener el reclutamiento y uso de niños en los combates. Los niños reclutados tanto para luchar como para otras labores, deben ser liberados.

·         Todas las partes deben proporcionar acceso humanitario ilimitado e incondicional para llegar a todos los niños, independientemente de en qué partes del país estén (incluso en zonas aisladas por el conflicto).

·         UNICEF y sus aliados precisan garantizar urgentemente su financiación. Hasta ahora UNICEF solo ha recibido el 18% de los 180 millones de dólares (160,5 millones de euros) que necesita para 2016.

“Yemen ya era un estado frágil debido a los conflictos intermitentes y a la falta de desarrollo. Desgraciadamente, los niños siempre son los que más sufren. Si la guerra no termina el país corre el riesgo de convertirse en un estado fallido con consecuencias de gran alcance para los niños y sus familias”, dijo Peter Salama, director regional de UNICEF para Oriente Medio y África del Norte.

Podéis descargar el informe (en inglés) aquí.

Para descargar fotos y vídeos:

ftp://video.unicef.es/yemen/

Usuario: Refcom

Contraseña: uce442087

Más información:

Belén de Vicente, UNICEF Comité Español, 609 160 051 / 91 378 95 55, bvicente@unicef.es