Unos 2,8 millones de niños menores de cinco años mueren al año por causas relacionadas con la desnutrición

En el Día Mundial de la Alimentación, UNICEF Comité Español recuerda que no se está garantizando el derecho a una alimentación adecuada para todos los niños y niñas. En Sudán del Sur, 50.000 niños pueden morir este año si no reciben tratamiento urgente contra la desnutrición.

En las últimas décadas, el mundo ha logrado importantes avances en la reducción de la mortalidad infantil. Sin embargo, todavía mueren unos 2,8 millones de niños al año por causas que tienen que ver con la desnutrición. Por este motivo, UNICEF Comité Español, coincidiendo con el Día Mundial de la Alimentación, recuerda que hay que seguir trabajando para salvar las vidas de estos niños, cuya muerte se puede evitar garantizado una nutrición adecuada y suficiente y tratamiento contra la desnutrición cuando sea necesario.

El acceso a la nutrición es una de las prioridades de UNICEF, tanto en sus programas a largo plazo como en la acción en emergencias. Sus programas en este ámbito ponen el foco de atención en el embarazo y los primeros dos años de vida, fomentando medidas como la lactancia materna, ya que los niños alimentados de esta forma en sus seis primeros meses tienen hasta catorce veces más probabilidades de sobrevivir. Además, se realizan actividades de educación nutricional dirigidas a familias y comunidades, así como de apoyo a los gobiernos en la elaboración de políticas, estrategias y alianzas que aseguren una nutrición adecuada para los niños y, por tanto, su supervivencia, crecimiento y desarrollo.

En 2013, UNICEF proporcionó alimento terapéutico contra la desnutrición aguda grave a 2,4 millones de niños en situaciones de emergencia. Una de las más graves crisis nutricionales en las que UNICEF trabaja en estos momentos es la de Sudán del Sur, donde 50.000 niños están riesgo de morir este año si no reciben tratamiento terapéutico urgente. El país más joven del mundo ya contaba con elevadas tasas de desnutrición y unas infraestructuras extremadamente pobres antes de que estallase el conflicto en diciembre del pasado año. La situación actual ha empeorado considerablemente las prácticas de alimentación de las familias desplazadas y 1 de cada 3 niños no sabe cuándo será su próxima comida.

Por otro lado, la falta de agua potable y un saneamiento adecuado, junto con las recientes inundaciones en el país, han contribuido a que aumenten las enfermedades transmisibles por el agua. La diarrea reduce la absorción de micronutrientes, lo que hace que los niños sean aún más vulnerables a la desnutrición. A esto se une que en las zonas más afectadas por el conflicto el acceso a los servicios de salud está siendo limitado.

Por este motivo, UNICEF trabaja en esta emergencia para identificar y tratar la desnutrición aguda antes de que sea tarde. Desde abril pasado, UNICEF ha llegado a más de 57.000 niños menores de cinco años con tratamiento para la desnutrición aguda grave y pronostica que, con la continua ampliación de sus acciones, podrá alcanzar a 120.000 niños a finales de este año. En total, más de 340.000 niños han sido inscritos en programas de alimentación suplementaria. Además, UNICEF ha distribuido 10,5 millones de sobres de alimento terapéutico para el tratamiento de la desnutrición aguda grave.

En Sudán del Sur y en otros países, la desnutrición crónica frena el desarrollo de la infancia. La desnutrición crónica afecta en estos momentos a 162 millones de niños en todo el mundo, que sufrirán importantes consecuencias si no se actúa rápido. Sin una determinada cantidad y calidad de nutrientes no se pueden asegurar las condiciones de vida necesarias para que los niños se desarrollen de forma saludable. Un niño que no recibe la alimentación adecuada, tendrá más dificultades en su proceso formativo, lo que dificultará su desarrollo futuro.

Campaña ‘Ahora no podemos parar’

Para seguir avanzando en la lucha por la supervivencia infantil en todo momento y en todas las situaciones, UNICEF Comité Español ha puesto en marcha su campaña Ahora no podemos parar que, hasta principios de 2015, pretende trasladar a nuestra sociedad los avances realizados y los grandes retos pendientes para seguir salvando vidas.

Los índices de supervivencia infantil han mejorado radicalmente: en 1990, 12,7 millones de niños menores de cinco años murieron por causas que podemos evitar; en 2013 esta cifra fue de 6,3 millones. Es una reducción de casi la mitad, pero a pesar de los avances, más de 17.000 niños menores de cinco años mueren cada día por causas que se pueden evitar con medidas tan sencillas como tener vacunas, agua o una nutrición adecuada.

Spot de la campaña Ahora no podemos parar http://youtu.be/T1700NBGnls

Para contribuir al trabajo de UNICEF contra la mortalidad infantil:

Envío de SMS con la palabra UNICEF al 28028*: 1,20 euros íntegros para UNICEF. Con esta cantidad se puede vacunar a un niño contra varias enfermedades mortales, o costear el tratamiento contra la desnutrición para un niño durante un día.

Webwww.unicef.es/ahoranopodemosparar/

Teléfono: 902 31 41 31

*IMPORTE DEL SERVICIO DE SMS 1,20€ ÍNTEGRO PARA UNICEF. Válido para Movistar, Vodafone, Orange, Yoigo y Euskaltel. Número sin fines comerciales. Operado por UNICEF. N.atn.clte: 902228028, sms@unicef.es. Información legal y protección de datos: www.unicef.es

Material audiovisual sobre la emergencia nutricional en Sudán del Sur:

http://bit.ly/1sLvRUi

Acerca de UNICEF

UNICEF promueve los derechos y el bienestar de todos los niños y niñas en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas, centrando especialmente nuestros esfuerzos en llegar a los niños más vulnerables y excluidos para el beneficio de todos los niños, en todas partes.

Más información:

Raquel Fernández

UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55

E-mail: comunicacion@unicef.es