UNICEF y la OMS piden que se levante el asedio a las comunidades en Siria

Declaración conjunta de Alan Alwan, director regional de la OMS, y Peter Salama, director regional de UNICEF

La distribución esta semana de ayuda humanitaria[i], que se necesita urgentemente en las comunidades sitiadas de Madaya, Foua y Kafraya, es un paso positivo para la población desesperada.

Durante la misión a Madaya, nuestros equipos se encontraron con niños angustiados y hambrientos, algunos de ellos gravemente desnutridos, junto con adultos en condiciones similares. La ciudad, con una población de 40.000 habitantes, cuenta solo con dos médicos, cuya capacidad para salvar las vidas de civiles es muy limitada. Los servicios médicos y sanitarios, como la vacunación, están desapareciendo. Los niños pequeños de Madaya llevan cerca de diez meses sin recibir sus vacunas contra la polio, el sarampión y otras enfermedades.

Esta situación no es exclusiva de Madaya. En el resto de Siria hay zonas civiles sitiadas por las distintas partes en conflicto en quince lugares[ii]. Unas 400.000 personas están atrapadas en estas áreas, algunos durante años, con un acceso muy limitado a alimentos, agua potable, sanidad y otros servicios básicos. El resultado es la pérdida de muchas vidas, sobre todo de personas mayores y niños.

En otras partes del país más de 4 millones de personas viven en zonas inaccesibles, con un acceso muy puntual a suministros humanitarios. El estado de sitio y no permitir el acceso humanitario a los civiles siguen siendo tácticas de guerra que violan el Derecho Internacional Humanitario.

La desnutrición es especialmente una amenaza para los niños y las personas con enfermedades crónicas atrapadas en estas áreas, y les hace más vulnerables a la enfermedad y a un retraso en su desarrollo a largo plazo. Mientras tanto, las madres que sufren desnutrición son más propensas a tener niños desnutridos.

Si la ayuda humanitaria no empieza a llegar inmediatamente y de manera regular a todas las zonas sitiadas y de difícil acceso, las tasas de desnutrición en Siria seguirán aumentando y se perderán más vidas.

Permitir el acceso a distribuciones limitadas de suministros humanitarios no es suficiente. Se necesita el inmediato levantamiento del asedio en Siria, seguido de la evaluación del estado de salud y de las necesidades de la población, la provisión in situ de atención sanitaria y terapéutica nutricional, y la evacuación de los heridos y los enfermos para ser tratados.

UNICEF y la OMS piden a todas las partes en conflicto que respeten el Derecho Internacional Humanitario y permitan y faciliten un acceso humanitario inmediato e ininterrumpido a todas las zonas del país.


[i] El lunes 11 de enero UNICEF y la OMS participaron en dos convoyes de varias agencias para distribuir en Madaya, Foua y Kafraya los suministros que tanto se necesitan.

UNICEF distribuyó suministros terapéuticos y nutricionales como micronutrientes, galletas energéticas y alimento terapéutico, así como medicinas para tratar la desnutrición severa y moderada.

La OMS proporcionó en Madaya 7,8 toneladas de medicinas, artículos médicos y quirúrgicos; y en Foua y Kafraya 3,9 toneladas de ayuda como alimento terapéutico, antibióticos y medicinas para tratar enfermedades nocontagiosas. 

[ii] Informe del Secretario General sobre la implementación de la resolución del Consejo de Seguridad 2139 (2014), 2165 (2014) and 2191 (2014), diciembre 2015. 

Más información:

Juliette Touma, Oficina Regional de UNICEF, jtouma@unicef.org, +962-79-867-4628

Rana Sidani, Oficina Regional de la OMS, sidanir@who.int, +20 1099756506

Diana Valcárcel, UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55, comunicacion@unicef.es