UNICEF trabaja para que 30.000 niños sirios refugiados en Jordania vuelvan a clase

UNICEF y sus aliados en Jordania están ampliando los programas educativos para llegar a los niños que no van a clase porque se han tenido que quedar en casa y que -como se han retrasado tres o más cursos-, ya no pueden volver a matricularse en las escuelas formales.

UNICEF calcula que hay cerca de 60.000 niños sirios y jordanos vulnerables que no pueden regresar al sistema educativo público, por lo que necesitan ser reincorporados con urgencia a sistemas educativos informales.

Muchos de estos niños pasan la mayor parte del tiempo en sus casas. Reconocen estar aburridos y frustrados, con poca esperanza en un futuro que auguran poco prometedor.

Los niños sirios también están intentando convivir con el estrés emocional de vivir en medio de un conflicto o como desplazados, siendo vulnerables a la explotación y el abuso. Muchos padres prefieren dejar a sus niños en casa como medida de protección. Tras una evaluación psicológica de los jóvenes del campo de refugiados de Za’atari, se conoció que la forma más común que tienen los jóvenes de afrontar sus problemas – 71 por ciento – era ‘abandonar o esconderse’.

Este año, UNICEF y sus aliados tienen previsto llegar a unos 30.000 niños sirios vulnerables que están en sus hogares a través de programas de educación informal en todo el país.

Los programas ya existentes se ampliarán, como las clases informales que se imparten en el centro comunitario de Baga’a, en el este de Amman, donde más de 2.000 niños están en lista de espera. También abrirán otros 26 centros a lo largo del país.

Es esencial matricular a los niños que se quedan en sus casas para darles la oportunidad de volver a darle sentido a sus vidas, ganar en seguridad y recobrar la normalidad, así como motivar que interactúen con otros niños y sus comunidades. Las clases informales y de apoyo motivan a los niños a volver a las clases donde aprenderán habilidades vitales y una formación que garantice su futuro.

Más del 80% de los 595.000 refugiados sirios que viven en Jordania se encuentran en pueblos, y no en campamentos. UNICEF está estudiando ampliar aún más sus programas para llegar a todos los niños refugiados en Jordania y darles así la oportunidad de continuar con sus estudios.

Más información sobre la crisis de Siria:

http://www.unicef.es/infancia/emergencias-ayuda-humanitaria/crisis-en-siria

Más información:

Dailo Allí, Jefe de Prensa de UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55 dailo.alli@unicef.es