UNICEF: Sudán del Sur está sufriendo una terrible crisis humanitaria

Algunos niños han muerto por sarampión y otras enfermedades, por lo que UNICEF y sus aliados han comenzado una campaña de vacunación

Tras el alto el fuego firmado la semana pasada en Sudán del Sur, UNICEF advierte de que se está produciendo una crisis humanitaria en las afueras de la ciudad de Bor, en el estado de Jonglei, y otras ciudades del país. 

Tras la aparición de un brote de sarampión en niños que se encuentran en los centros de Protección Civil ubicados en el campamento de la Misión de la ONU en Sudán del Sur (UNMISS ) que ha provocado la muerte de al menos 30 niños, UNICEF ha distribuido suministros durante la noche para vacunar a 4.000 niños contra el sarampión y la poliomielitis, además de suministrar vitamina A para reforzar el sistema inmunológico de los niños. Pocas agencias humanitarias han podido acceder a la población de Bor que ha huido buscando protección de los enfrentamiento en el centro de Protección Civil de Bor. La grave inseguridad que sufre la zona sólo permite que un número limitado de trabajadores humanitarios pueda trabajar allí.

Un equipo compuesto por cinco funcionarios sanitarios del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF)  pasó la noche en el campamento de Bor para distribuir vacunas y formar a 10 equipos de vacunadores locales para que puedan inmunizar al menos a unos 4.000 niños que se encuentran en este pequeño y masificado campamento.

"Estos niños han sobrevivido a enfrentamientos violentos y ahora corren el riesgo de morir debido a las malas condiciones, y si no podemos llegar a ellos con ayuda humanitaria, este riesgo aumentará drásticamente", ha dicho el Subdirector Adjunto de Programas de Emergencia de UNICEF, Dermot Carty.

Bor se encuentra a sólo 140 kilómetros de Juba, pero su carretera ha servido de frente de batalla durante el conflicto de Sudán del Sur. Las infraestructuras sanitarias de Bor y de otras partes del país han sido destruidas, y algunos suministros han sido robados.

La campaña de vacunación comenzó después de que llegaran a Juba dos aviones fletados por UNICEF con 70 toneladas de suministros médicos de urgencia para los niños y las mujeres. Los aviones transportaron suministros médicos, equipos para mantener la cadena de frío, tratamientos contra la malaria, neumonía, diarrea y desnutrición, así como nutrientes, vitaminas, antibióticos y analgésicos para los niños. Entre los suministros también hay kits de cirugía obstétrica y equipos de agua y saneamiento,  tiendas de campaña, lonas y mantas.

Las campañas de vacunación también se están llevando a cabo en los campos de desplazados en Juba. En total, UNICEF y sus aliados tienen como objetivo vacunar a 180.000 niños menores de 15 años contra la poliomielitis y el sarampión.

UNICEF necesita 32 millones de dólares (23,39 millones de euros) para cubrir las necesidades inmediatas de la crisis de Sudán del Sur.

El número de desplazados aumenta rápidamente. Al menos medio millón de personas han huido de sus hogares, hay casi 70.000 desplazados dentro del país que se han refugiado en los centros de Protección Civil (PoC) de la Misión de la ONU en Sudán del Sur, y hay otras 86.000 personas que han huido a países vecinos. La mayoría son mujeres y niños.

Más información sobre el trabajo de UNICEF en Sudán del Sur:

http://www.unicef.es/infancia/emergencias-ayuda-humanitaria/crisis-humanitaria-en-sudan-del-sur

Más información:

Dailo Allí, Jefe de Prensa de UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55 dailo.alli@unicef.es