UNICEF redobla esfuerzos para proteger a los niños ante la llegada de la primera tormenta de frío a Líbano

UNICEF ha acelerado la distribución de ayuda para los niños ante la llegada de la primera tormenta de frío que golpea Líbano. Más de 110.000 niños refugiados y sus familias se enfrentan a condiciones extremas, siendo la situación especialmente grave en los asentamientos informales construidos con tiendas de campaña y refugios colectivos. Las familias se están quedando sin combustible para mantener calientes a los niños y algunas tiendas de campaña se están rompiendo porque no aguantan el peso de la nieve.

"UNICEF está trabajando con sus aliados para proteger al mayor número posible de familias libanesas o refugiados sirios", dijo Annamaria Laurini, Representante de UNICEF en Líbano. "Esta tormenta marca el comienzo de un invierno difícil, sobre todo para los que viven en refugios inadecuados y expuestos al frío y la humedad."

La exposición al frío perjudica la salud de los niños que ya están luchando por sobrevivir y mantenerse sanos, por lo que exponerse a infecciones respiratorias agudas puede suponer una verdadera amenaza para su supervivencia.

Meses antes de que llegara la tormenta Alexa, UNICEF y sus aliados comenzaron la distribución de suministros esenciales y kits de invierno en las regiones en las que van a ser necesarios. El fin de semana pasado se entregaron 5.000 kits con ropa de abrigo para los niños que viven en áreas remotas como Aarsal, al este de Líbano.

Hasta el momento se han distribuido 74.603 kits de invierno. El próximo mes, más de 153.000 niños recibirán ropa de invierno.

UNICEF también está apoyando al Ministerio de Salud Pública con suministros médicos esenciales para el tratamiento de infecciones respiratorias y enfermedades diarreicas. Estos suministros cubren las necesidades de 10.000 refugiados que se encuentran en los lugares más vulnerables.

El personal y los socios de UNICEF han estado informando acerca de la creciente preocupación de los padres que se encuentran en los asentamientos informales construidos con tiendas de campaña y refugios colectivos en Bekaa, una de las zonas más afectadas. Con la caída de las temperaturas por debajo de los cero grados, las madres están pidiendo que sus hijos sean protegidos del frío hasta que pase la tormenta.

La tormenta Alexa provocó la primera nevada de este invierno, pero las condiciones climatológicas seguirán siendo complicadas en los próximos meses.

UNICEF también está proporcionando combustible a más de 350 escuelas de las zonas más frías de Líbano para calentar las aulas durante el frío invierno, con lo que el número de niños protegidos del frío asciende a 241.750 en todo Líbano.

Más información sobre la crisis de Siria:

http://www.unicef.es/infancia/emergencias-ayuda-humanitaria/crisis-en-siria

Más información:

Dailo Allí

Jefe de Prensa de UNICEF Comité Español

Tel: 609 160 051

 comunicacion@unicef.es