UNICEF intensifica su trabajo ante el aumento del número de refugiados sirios que llegan a Jordania

Debido al aumento del número de niños y familias sirias que llegan a Jordania, UNICEF intensifica su trabajo para atender a los refugiados afectados por esta emergencia en áreas como la sanidad, la protección, así como el acceso a agua potable y saneamiento.

Unas 17.000 personas - la mitad de ellos niños – son acogidos en el campamento de refugiados de Za'atari, en el norte de Jordania, pero el número aumenta debido a la llegada de cientos de personas cada día desde Siria.

Este fin de semana se ha producido un aumento significativo en el número de personas que ha llegado al campamento, ya que en una sola noche más de 2.000 personas cruzaron la frontera. Esta cifra es casi un 80 por ciento más alta que el número de refugiados sirios que habían cruzado a Jordania en todo el día anterior.

"Creemos que el campamento Za'atari albergará a 70.000 personas a finales de este año", ha dicho Dominique Hyde, representante de UNICEF en Jordania. "Debemos actuar ahora, porque son los niños los que más sufren. Necesitamos más fondos con urgencia para aumentar progresivamente nuestras actividades y responder a esta emergencia".

Las condiciones en el campamento Za'atari son duras, con temperaturas abrasadoras, sin sombra y en medio de frecuentes tormentas de arena que arrasan el campamento.

UNICEF lidera la respuesta para mejorar el acceso a agua y saneamiento  en esta emergencia, transportando por carretera el agua suficiente para proporcionar 50 litros diarios por persona. Debido a la llegada de más familias que aumentan la población del campamento, UNICEF está construyendo un nuevo pozo, para que puedan contar con una fuente segura de agua. También está en marcha la instalación de nuevos inodoros, duchas y grifos en el campamento.

A medida que aumenta el número de niños refugiados, también lo hace el riesgo de brotes de enfermedades. Esta semana, UNICEF está colaborando con el Ministerio de Sanidad y la Organización Mundial de la Salud para vacunar a los niños menores de cinco años, muchos de los cuales no han podido obtener sus vacunas rutinarias debido a la violencia que azota Siria. UNICEF está trabajando con sus aliados para establecer un programa regular de vacunación en el campamento.

UNICEF apoya también a los niños con dificultades que necesitan atención especial después de experimentar niveles extremos de violencia en Siria. UNICEF les brinda apoyo a través de 10 centros instalados por la región donde los niños pueden jugar, aprender, recuperar sus rutinas y recibir apoyo psicosocial. UNICEF también identifica y cuida a los niños que huyeron de Siria sin sus padres ni familiares.

"Los niños que huyen de la violencia en Siria se encuentran en riesgo de sufrir problemas psicológicos a largo plazo sin la atención adecuada", dice Hyde. "Ahora mismo, los espacios habilitados para niños en Za'atari tienen capacidad para unos 2.500. En sólo unos meses, se espera que alrededor de 35.000 niños estén en el campo, por lo que es urgente proporcionar más lugares seguros y otro tipo de servicios para proteger a estos niños que ya han sido expuestos a mucho sufrimiento".

UNICEF ha lanzado un llamamiento para captar  54 millones de dólares (43,15 millones de euros) que cubran las necesidades de emergencia de los refugiados sirios que están en el campamento de Za’atari y las comunidades aledañas en Jordania.

Para conocer mejor el trabajo de UNICEF ante la crisis en Siria:

http://www.unicef.es/infancia/emergencias-ayuda-humanitaria/crisis-en-siria

Más información:

Dailo Allí

Jefe de Prensa de UNICEF España, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55

E-mail: dailo.alli@unicef.es