Tres años después del inicio del conflicto de Siria, se duplica el número de niños que sufren sus consecuencias

Entre los más afectados, 1 millón de niños que viven en estado de sitio y en zonas de difícil acceso

A medida que el conflicto en Siria se acerca a otro hito sombrío, más del doble de niños están afectados en comparación con hace 12 meses, dice un nuevo informe de UNICEF publicado hoy. El impacto mayor lo sufren un millón de niños que viven atrapados en las zonas de Siria que están en estado de sitio o a las que es difícil llegar con la ayuda humanitaria, debido a la continua violencia.

El informe Bajo estado de sitio - el impacto devastador para los niños que han vivido tres años de conflicto en Siria se centra en el enorme daño causado a los 5,5 millones de niños afectados por el conflicto y pide que se ponga fin de inmediato a la violencia y que aumente el apoyo a los afectados.

El informe incluye el recuento de los niños cuyas vidas han sido devastadas por los tres años de guerra, y pone de relieve los profundos traumas que muchos han experimentado. Niños como Adnan, de cuatro años de edad, que huyó con su familia a Líbano, sufrió cicatrices en la cara cuando su casa fue bombardeada y todavía padece angustia emocional. "Llora todas las noches", dice su madre. "Tiene miedo de todo y se asusta cuando lo dejamos solo, aunque sea por un segundo."

UNICEF calcula que hay 2 millones de niños como Adnan que necesitan apoyo psicológico o tratamiento.

"Para los niños de Siria, los últimos tres años han sido los más largos de su vida. ¿Deben aguantar otro año de sufrimiento?", dijo el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake.

El informe advierte que el futuro de los 5,5 millones de niños, que viven dentro de Siria o como refugiados en los países vecinos, está en peligro, mientras la violencia, el colapso de los servicios de salud y educación, los trastornos psicológicos graves y el empeoramiento del impacto económico en las familias se combinan para devastar a toda una generación de niños.

El informe llama la atención sobre el sufrimiento que experimentan los niños, y sus familias, que han quedado atrapados en zonas en estado de sitio durante muchos meses. Aislados de la ayuda, viviendo entre escombros y luchando por encontrar comida. Muchos niños sirios se han quedado sin protección, atención médica o apoyo psicológico, y tienen poco o ningún acceso a la educación. En los peores casos, los niños y las mujeres embarazadas han sido deliberadamente heridos o matados por francotiradores.

En los países de acogida, 1,2 millones de niños sirios son ahora refugiados que viven en campamentos y comunidades de acogida desbordadas, y tienen un acceso limitado a agua potable, a alimentos nutritivos o a oportunidades de aprendizaje.

 El informe dice que tres años después, los niños sirios se han visto obligados a crecer más rápido de lo que cualquier niño debería. UNICEF calcula que 1 de cada 10 niños refugiados está trabajando ahora, y 1 de cada 5 niñas sirias en Jordania se ve obligada a casarse a una edad temprana.

El informe hace un llamamiento a la comunidad internacional para emprender seis pasos críticos:

• Poner fin ahora a la espiral de violencia en Siria

• Conceder acceso inmediato a 1 millón de niños menores dentro de Siria a los que aún no se ha podido llegar

• Crear un ambiente donde los niños estén protegidos contra la explotación y el daño

• Invertir en la educación de los niños

• Ayudar a la curación interior de los niños a través de la atención psicológica y apoyo

• Brindar apoyo a las comunidades de acogida y a los gobiernos para mitigar el impacto social y económico del conflicto en las familias.

"Esta guerra tiene que terminar para qué los niños puedan regresar de manera segura a sus hogares con su familia y sus amigos. Este devastador tercer año para los niños sirios, debe ser el último", dijo Lake.

Más información:

Diana Valcárcel

dvalcarcel@unicef.es

tel. 91 378 86 03/636 62 09 13