Orlando Bloom, Embajador de Buena Voluntad de UNICEF, pide mayor protección para los niños refugiados y migrantes en Europa

El Embajador de Buena Voluntad de UNICEF, Orlando Bloom, ha pedido una mayor protección para las decenas de miles de niños refugiados y migrantes a medida que continúan sus viajes en busca de seguridad en Europa.

Bloom ha conocido hoy a varios niños durante una visita a un centro de acogida de refugiados y migrantes cerca de Gevgelija en la antigua República Yugoslava de Macedonia, en la frontera con Grecia. Allí ha escuchado historias sobre sus peligrosos viajes, y sus preocupaciones y esperanzas para el futuro. Muchos de ellos han escapado de la violencia en Siria, Afganistán e Irak.

"Estos niños han viajado a través de una de las rutas más mortales del mundo para los migrantes y refugiados. He hablado con niños que han resistido viajes terroríficos, a menudo en condiciones climáticas extremas y muchos de ellos caminando con los únicos zapatos y ropa que tienen. Están siendo llevados de una autoridad a otra, cruzando numerosas fronteras, enfrentando riesgos inciertos. Si llegan de forma segura a su destino final, todavía temen un futuro incierto. Tenemos que protegerles y apoyarles", concluyó Bloom.

Tarek, 17 años, de Siria fue uno de los muchos niños y jóvenes con quienes Orlando Bloom conversó. Le habló sobre el terror que vivió durante el viaje en barco desde Turquía a Grecia y del dolor de dejar a toda su familia en Damasco. Al igual que muchos menores no acompañados en movimiento por Europa, está viajando con otra familia siria a la que conoció tras salvar a Yaraman, de 10 años e hija de la familia, de ahogarse durante la peligrosa travesía. En su conversación Tarek elogió la humanidad del personal de apoyo en el espacio amigo de la infancia y expresó a Bloom, su profunda angustia y desesperación por no saber lo que le deparará el futuro.

"Europa se enfrenta a una de sus mayores crisis en los últimos tiempos. Estas personas están huyendo de zonas en las que hay conflictos que han quedado sin resolver. Tanto en aquellos países por los que están viajando los niños, como en sus países de origen y destino, debemos proveerles de aquello necesario para su juego, salud y protección. Debemos situar el interés superior del niño en el centro de nuestras acciones y garantizar que las familias se mantengan juntas durante todo el viaje. No podemos fallar a estos niños", dijo Rajae Msefer Berrada, representante adjunto de UNICEF en la antigua República Yugoslava de Macedonia.

La situación de caos vivida los días pasados en la frontera, ha mejorado considerablemente. Sin embargo, un gran número de personas, incluyendo niños y mujeres, no se está registrando en la frontera. Esto supone una preocupación pues quienes necesitan ayuda, pueden no tener acceso a los servicios que requieren. En el centro de acogida cerca de Gevgelija, los niños tienen ahora acceso a un lugar seguro para descansar, jugar, recibir comida y agua, ropa de abrigo, así como saneamiento e higiene y la protección que necesitan mediante servicios apoyados por UNICEF.

Cerca de 100.000 personas – un tercio de ellos mujeres y niños - se han registrado en la frontera en Gevgelija desde junio de este año. A medida que la crisis sigue creciendo, UNICEF estima que hasta 320.000 mujeres y niños que huyen a Europa podrían necesitar asistencia en los próximos seis meses.

Más información:

Belén de Vicente, UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 913789555, comunicacion@unicef.es