Noreste de Nigeria: alarmante aumento de ataques suicidas que involucran a mujeres y niñas

Según informes recopilados por UNICEF, en el noreste de Nigeria ha aumentado el número de mujeres y niños utilizados como atacantes suicidas en los primeros cinco meses de este año, en comparación con el año pasado.

En 2014 se registraron 26 ataques suicidas en comparación con los 27 ataques de enero a mayo de 2015. En al menos tres cuartas partes de estos incidentes, las mujeres y los niños fueron utilizados, según los informes, para llevar a cabo los ataques.

"Los niños no están instigando los ataques suicidas; son utilizados intencionalmente por los adultos de la manera más horrible", dijo Jean Gough, representante de UNICEF en Nigeria. "Ellos son ante todo víctimas, no perpetradores".

La frecuencia y la intensidad de los ataques suicidas que involucran a mujeres y niñas han aumentado considerablemente este año. Las niñas y mujeres han sido utilizadas para detonar bombas o cinturones con explosivos en lugares concurridos como mercados y estaciones de autobuses.

Desde julio de 2014, se han producido nueve incidentes de suicidio que involucran a niños de entre 7 y 17 años aproximadamente, todas ellas niñas, según los informes. Su identidad y edades exactas no han sido verificadas ya que las estimaciones se basan principalmente en relatos de testigos.

Se estima que unos 743.000 niños han sido desplazados por el conflicto en los tres estados más afectados del país; el número de niños no acompañados y separados podría ascender a 10.000, según estimaciones de UNICEF.

"Muchos niños han sido separados de sus familias cuando huyeron de la violencia, sin nadie que cuide de ellos", dijo Gough. "Sin la protección de sus familias, estos niños tienen mayor riesgo de explotación por parte de los adultos, y esto puede dar lugar a su participación en actividades delictivas o con grupos armados."

UNICEF teme que la creciente utilización de niños como atacantes suicidas podría llevar a que los niños sean percibidos como una amenaza potencial, lo que pondría a todos los niños vinculados a grupos armados en riesgo de represalias e impediría su rehabilitación y reinserción en la comunidad.

UNICEF y sus aliados trabajan con las autoridades nacionales para reducir la vulnerabilidad de los niños, identificando a los niños que no tienen padres o familiares, y dándoles la atención adecuada. Además, más de 35.000 niños han recibido apoyo psicosocial para que puedan hacer frente al sufrimiento agudo que sufren como consecuencia del conflicto.

Como se espera que el próximo presidente de Nigeria preste juramento en esta semana, UNICEF hace un llamamiento a las autoridades nigerianas para que pongan en el centro de su agenda política la seguridad y el bienestar de todos los niños, especialmente los afectados por el conflicto en el noreste.

Más información:

Geoffrey Njoku, UNICEF Nigeria, M: +234 (0) 803 525 0288, gnjoku@unicef.org

Laurent Duvillier, UNICEF occidental y central Africa (actualmente en Nigeria), M: +234 (0) 803 659 0385, lduvillier@unicef.org  

Belén de Vicente, UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55, comunicacion@unicef.es