Los niños están siendo tratados con crueldad en República Centroafricana

Los ataques contra niños se han radicalizado en la capital de la República Centroafricana, llegando a provocar incluso la decapitación de al menos dos niños, como consecuencia de la violencia que se está produciendo desde principios de diciembre. 

“Estamos siendo testigos de niveles de violencia contra los niños sin precedentes. Cada vez más niños están siendo reclutados por grupos armados, y también son el objetivo directo de atroces ataques de venganza”, afirmó Souleymane Diabate, representante de UNICEF en República Centroafricana.  “Los ataques dirigidos contra los niños son una violación del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos, y deben parar inmediatamente. Es necesario adoptar medidas concretas para prevenir la violencia contra los niños”, dijo Diabate.  UNICEF y sus aliados han confirmado que al menos 16 niños han muerto y 60 han resultado heridos desde el estallido de la violencia en Bangui el pasado 5 de diciembre. 

Diabate dijo que las partes armadas son responsables de tomar medidas específicas para proteger a los niños. Esto incluye:

  • Dar órdenes claras por parte de aquellos que tengan responsabilidades dentro de las fuerzas y grupos armados para detener las graves violaciones contra los niños. Las órdenes deben dejar claro que los niños no deben ser reclutados para luchar ni ser objetivo de la violencia.
  • La liberación inmediata de los niños reclutados por fuerzas y grupos armados y su protección frente a represalias. Los centros de tránsito instalados para la liberación y reinserción de los niños también deben ser protegidos de ataques.
  • Prohibir los ataques contra el personal sanitario y educativo, y el uso de espacios civiles como escuelas y hospitales para propósitos militares.
  • Permitir el acceso seguro y sin obstáculos de la ayuda humanitaria. 

Unas 370.000 personas, casi la mitad de la población de Bangui, han sido desplazadas a docenas de asentamientos instalados en la capital durante las tres últimas semanas. Alrededor de 785.000 personas están desplazadas internamente en el país desde el comienzo del conflicto hace más de un año.  UNICEF está aumentado sus esfuerzos de asistencia a las comunidades de desplazados, incluyendo el abastecimiento de agua potable, instalaciones de saneamiento, la distribución de suministros médicos y la instalación de espacios seguros para los niños.

Más información:

 

Dailo Allí, Jefe de Prensa de UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55

dailo.alli@unicef.es