Las vidas de los niños en juego a medida que El Niño se intensifica

Unos 11 millones de niños están en riesgo de sufrir los efectos del hambre, enfermedades y falta de agua en África oriental y meridional debido a la intensificación de El Niño; este fenómeno está también causando sequías e inundaciones en zonas de Asia, el Pacífico y América Latina, advirtió hoy UNICEF.  

Las consecuencias podrían tener efecto incluso en generaciones futuras si las comunidades afectadas no reciben apoyo para afrontar las malas cosechas y la falta de acceso a agua potable, que están dejando a los niños desnutridos y en riesgo de sufrir enfermedades mortales, según dijo UNICEF en una nota informativa.

Además del riesgo inmediato de que el fenómeno cause daños y provoque la muerte, El Niño podría ocasionar un aumento significativo de enfermedades como la malaria, el dengue, la diarrea y el cólera, las principales causas de la mortalidad infantil. Cuando las condiciones meteorológicas extremas privan a las comunidades de sus medios de subsistencia, los niños pequeños suelen sufrir desnutrición; lo que agrava el riesgo de contraer enfermedades, retrasa el desarrollo mental y causa la muerte prematura.

“Los niños y sus comunidades necesitan nuestra ayuda para recuperarse de los efectos de El Niño y para prepararse ante las posibles consecuencias que podría provocar”, dijo el director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake. “Al mismo tiempo, su intensidad y potencial capacidad de destrucción debería ser una llamada de atención para los líderes mundiales que se van a reunir en París. Mientras debaten sobre el acuerdo para limitar el calentamiento global, deben recordar que está en juego el futuro de los niños de hoy y del planeta que van a heredar”.

Los líderes mundiales se reunirán en París durante la 21ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, conocida como COP21, entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre. El objetivo es alcanzar un acuerdo universal y vinculante para limitar el calentamiento global mediante la reducción de emisión de gases de efecto invernadero.

Los fenómenos de El Niño no están causados por el cambio climático, pero los científicos creen que son cada vez más intensos como resultado de éste. Muchos de los países que están sufriendo los efectos de El Niño se enfrentan también a las mayores amenazas del cambio climático. Además muchas de las zonas afectadas tienen altos niveles de pobreza.

El fenómeno meteorológico, uno de los más graves que se registran, podría causar más inundaciones y sequías, generar tifones y ciclones en el Pacífico y afectar a más zonas si, tal como se prevé, sigue intensificándose en los próximos meses.

Algunos de los países más afectados por El Niño son:

Somalia: más de 3 millones de personas necesitan apoyo debido a las malas cosechas y la escasez de alimentos. Se prevén graves inundaciones que podrían empeorar la situación.

Etiopía: el país sufre su peor sequía en 30 años, que ha causado que 8,2 millones de personas sufran inseguridad alimentaria y 350.000 niños necesiten apoyo nutricional.

Indonesia: El Niño también ha agravado el efecto de los incendios de los yacimientos de turba y de los bosques. Solo en agosto y septiembre, el humo causó infecciones respiratorias agudas a 272.000 personas, especialmente niños.

Naciones del Pacífico: El Niño amenaza con dejar a más de 4 millones de personas sin alimentos ni agua potable.

Centroamérica: la sequía causada por El Niño es una de las más graves registradas, con 3,5 millones de personas afectadas en Guatemala, Honduras y El Salvador.

Perú: unos 1,1 millones de personas, entre ellas 400.000 niños y adolescentes, podrían sufrir los efectos de El Niño, según el gobierno.

Ecuador: las autoridades creen que 1,5 millones de personas están en riesgo, cerca de la mitad niños.

El Niño es un fenómeno climático relacionado con el calentamiento de las aguas superficiales del Océano Pacífico, que puede tener un profundo efecto en las tendencias meteorológicas de todo el mundo. Los fenómenos relacionados con El Niño suele ocurrir cada dos a siete años. 

Más información:

Patrick Moser, UNICEF Nueva York, + 1 212 326 7120 pmoser@unicef.org

Belén de Vicente, UNICEF Comité Español, 609 160 051 / 91 378 95 55, bvicente@unicef.es