La crisis del ébola afecta al sistema sanitario de Liberia y otros servicios esenciales para los niños

Mientras se intensifican los esfuerzos para detener la expansión del virus del ébola, UNICEF advierte del impacto a largo plazo que esta enfermedad está teniendo en los niños. En Liberia, el ébola ha interrumpido los servicios sanitarios destinados a los niños, ha provocado el cierre de escuelas y ha dejado a miles de niños sin padres. Los niños están muriendo de sarampión y de otras enfermedades que se podrían evitar con vacunas, y las mujeres embarazadas tienen muy pocos lugares en los que dar a luz con seguridad.

“En la última década, Liberia ha pasado de ser un país atrapado en un conflicto devastador a un país que celebra ser el que más ha reducido la mortalidad infantil en toda África”, ha dicho Sheldon Yett, representante de UNICEF en Liberia. “Ahora, el Ébola amenaza con echar por tierra todos esos logros obtenidos con mucho esfuerzo a favor de los niños y de Liberia”.
 
Casi todas las instalaciones sanitarias están cerradas o funcionan parcialmente. Los niños no están recibiendo vacunas que les protejan o no están siendo tratados contra enfermedades comunes en la infancia que influyen en la mayoría de las muertes de niños menores de cinco años –como la malaria, la neumonía, la diarrea y la desnutrición aguda grave.
 
Hasta el momento, UNICEF, con el apoyo del Banco Mundial, ha enviado a Liberia cerca de 248 toneladas métricas de suministros, entre los que se incluyen materiales de protección, kits de higiene, cloro –ha sido el mayor envío de cloro que UNICEF ha hecho en toda su historia– láminas de plástico, sales de rehidratación oral para el tratamiento de la diarrea y otros suministros sanitarios de emergencia.
 
En la última semana, UNICEF, junto a sus aliados en Liberia, ha distribuido 9.000 kits de higiene a 45.000 personas en West Point, una empobrecida y masificada comunidad en Monrovia que se ha visto muy afectada por el brote de ébola y que registra con frecuencia altas tasas de graves enfermedades diarreicas acuosas. Cada kit incluye dos cubos de 10 litros de capacidad, pastillas potabilizadoras y jabón.
 
Un elemento esencial en el control de esta enfermedad altamente contagiosa es la prevención. UNICEF proporciona agua y saneamiento a los centros de tratamiento, y los informadores recorren varias veces a la semana pueblos y ciudades para promover mejores prácticas higiénicas. UNICEF da formación a trabajadores psicosociales y trabaja para restaurar servicios sanitarios esenciales para madres y niños, incluyendo aquellos que sufren desnutrición.
 
“Entre los verdaderos héroes de este país se encuentran los trabajadores sanitarios de Liberia, que luchan en la primera línea de esta batalla”, dice Yett. Este país tiene uno de los ratios de profesionales sanitarios per cápita más bajos. Aun así, aproximadamente el 15 por ciento de los contagiados son profesionales sanitarios, una pérdida devastadora para el país y para los niños y familias a los que ayudan”.
 
Los niños cuyos familiares han muerto a causa del ébola, se enfrentan a la estigmatización y al rechazo, ya que son vistos como una fuente de infecciones, mala suerte y problemas. Muchos están solos, vagando por las calles sin sus padres, sin refugio adecuado y sin cuidados médicos ni nutricionales. Aproximadamente el 20 por ciento de estos niños tienen menos de dos años y son particularmente vulnerables a las consecuencias del abandono.
 
UNICEF también ha desplegado especialistas de salud mental para dar apoyo psicosocial a todos los pacientes de los centros de tratamiento contra el ébola. UNICEF está proporcionando alojamiento seguro a los niños que deben estar 21 días en cuarentena por haber estado en contacto con el virus y que no tienen a nadie que cuide de ellos; y residencias temporales para los niños que se han quedado huérfanos a causa del ébola aunque no han tenido contacto con el virus. 
 
Debido a que las escuelas de primaria y secundaria permanecen cerradas, una situación que afecta a más de 1,5 millones de niños, UNICEF está trabajando con las autoridades educativas de Liberia y otros aliados para asegurar que todos los niños puedan continuar su educación formal aunque no puedan asistir físicamente al colegio.
 
Para descargar fotografías y videos: http://uni.cf/WPhktD
 

Más información:

Dailo Allí, Jefe de Prensa de UNICEF España, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55
dailo.alli@unicef.es