El aumento de la violencia en República Centroafricana provoca más muertes de niños

Cada vez hay más y más niños que están siendo asesinados o que resultan heridos en lugares como zonas de juego o iglesias, debido al aumento de la violencia en República Centroafricana. UNICEF hace un llamamiento a todos los grupos armados a detener las acciones que están poniendo en peligro las vidas de civiles tanto en enfrentamientos como impidiendo que la ayuda humanitaria llegue a aquellos que lo necesitan.

“Los niños están atrapados por el fuego cruzado en sus actividades diarias, cuando juegan al fútbol o van a la iglesia. Esto es excesivo” ha dicho Souleymane Diabate, Representante de UNICEF en República Centroafricana. “Hoy por hoy, quedan cada vez menos sitios seguros para los niños en República Centroafricana.”

Tres semanas después de que la alianza rebelde Seleka se hiciera con el poder mediante un golpe de estado ha aumentado la inseguridad y se registran más saqueos y violencia que han puesto las vidas de los niños centroafricanos en más riesgo que nunca. Desde el pasado viernes, los enfrentamientos que tienen lugar en la capital, Bangui, se han cobrado las vidas de al menos tres niños, provocando 25 heridos, encontrándose cuatro de ellos en condiciones críticas.

Desde que comenzaron los nuevos enfrentamientos a finales de marzo, muchos niños han sido víctimas de tiroteos, mientras otros han sido reclutados por grupos armados. También se ha confirmado que ha habido un aumento de casos de violencia sexual.

“Estamos viendo cómo el país se dirige rápidamente a una espiral de caos que amenaza las vidas de más niños” dijo Diabate. “La violencia contra los niños debe detenerse. Estos actos en los que personas inocentes son asesinadas o resultan heridas deben ser investigados inmediatamente por las autoridades que se encuentran en el poder”.

La semana pasada, UNICEF distribuyó kits quirúrgicos de obstetricia de emergencia, equipamiento sanitario y medicinas en 15 centros de salud, cuatro hospitales y una clínica materna en Bangui y alrededores. Los niños heridos la semana pasada han recibido atención médica de emergencia gracias a los suministros de UNICEF.

Aun así, hay una grave escasez de suministros quirúrgicos y de doctores y enfermeros cualificados en el país mientras la inseguridad continúa impidiendo el acceso humanitario a gran parte del país.

UNICEF hace un llamamiento a la comunidad internacional para aporte urgentemente los fondos humanitarios necesarios y se comprometa a promover los esfuerzos necesarios para resolver el conflicto y así detener inmediatamente la violencia antes de que el país se hunda en una total anarquía y borre cualquier esperanza de futuro para los niños de República Centroafricana.

El viernes 12 de abril, en un esfuerzo por encontrar algo de normalidad en medio de los continuos enfrentamientos y el terror, un grupo de más de 20 niños de entre cinco y doce años de edad estaban jugando en una zona de juego en Bangui cuando una granada propulsada por un cohete cayó al lado de ellos. Los 14 heridos fueron llevados inmediatamente al masificado Hospital Pediátrico de Bangui para ser atendidos, de hecho, dos niños necesitaron cirugía de emergencia.

El domingo 14 de abril durante una misa matutina en la iglesia en Bangui, un cohete atravesó el techo y explotó. Siete personas murieron inmediatamente, incluyendo tres bebés, mientras 11 niños de entre 5 y 8 años fueron transferidos al hospital pediátrico. 7 de estos niños recibieron cirugía de emergencia y a tres se les amputaron sus piernas.

El asesinato y la mutilación de niños es una grave violación de los derechos de los niños y constituyen crímenes de guerra punibles por la Corte Penal Internacional.

Más información:

Dailo Allí

Jefe de Prensa de UNICEF España

Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55

E-mail: dailo.alli@unicef.es