Día mundial de la Asistencia Humanitaria. Declaración de Anthony Lake

El Día Mundial de la Asistencia Humanitaria fue designado por la Asamblea General coincidiendo con el aniversario del ataque al cuartel general de la ONU en Bagdad en 2003. Este día reconoce a quienes afrontan el peligro y la adversidad para ayudar a los otros

“La naturaleza del trabajo humanitario es a menudo peligrosa. Los trabajadores humanitarios se enfrentan a condiciones duras y a peligrosos riesgos con tal de salvar vidas, reconstruir comunidades, y dar testimonio en los conflictos, las catástrofes y las crisis.

Estas emergencias han aumentado en frecuencia y complejidad. Así también, ha aumentado el peligro al que se enfrentan los trabajadores humanitarios y el número de muertos entre ellos.

Tomemos como muestra sólo el último mes:

En Sudán del Sur han sido asesinados trabajadores humanitarios por parte de  combatientes armados, mientras apoyaban la misión que pretende llegar a los niños con desnutrición antes de que sea demasiado tarde.

En Gaza, han perdido la vida cooperantes durante ataques con bomba mientras cuidaban a enfermos, heridos y personas que agonizaban, o mientras consolaban a las familias de los muertos.

En Sierra Leona, Liberia o Guinea, los trabajadores sanitarios que están tratando desesperadamente de salvar vidas ante la epidemia de ébola, han sucumbido al propio virus mortal. Otros han sido amenazados con daños corporales por tratar de detener la propagación de la enfermedad.

Esto en sólo un par de semanas, pero los 12 meses anteriores hemos vivido la pérdida de muchas más vidas. En el año 2013 se registró el mayor número de muertes de trabajadores humanitarios. A principios de este año, un ataque a un restaurante en Afganistán mató a cuatro trabajadores humanitarios, entre ellos dos compañeros de UNICEF de las áreas de nutrición y salud.

La muerte de estos héroes supone una pérdida para toda la comunidad humanitaria y para el mundo. En el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, lloramos sus muertes y honramos su sacrificio. También rendimos homenaje a la dedicación de todos los hombres y mujeres valientes que siguen haciendo su trabajo todos los días a pesar de los peligros a los que se enfrentan en acto de servicio por nuestra causa común: un mundo más seguro, justo y pacífico.

Pero hay que hacer algo más que rendir tributo a nuestros compañeros y amigos. Debemos exigir la protección -siempre que sea posible-, de aquellos que protegen las vidas de los demás, y de aquellos que más necesitan de esa protección: los niños. El incremento de las crisis humanitarias no debe permitir que disminuya nuestro sentido común de humanidad”.

 Más información sobre las crisis humanitarias más graves para los niños:

Sudán del Sur. UNICEF lanza hoy la campaña SouthSudanNOW ante la amenaza de hambruna

http://www.unicef.es/sudan-del-sur

 Irak. Miles de niños sufren la violencia

http://www.unicef.es/infancia/emergencias-ayuda-humanitaria/irak-la-crisis-provoca-un-gran-desplazamiento-de-ninos

 Gaza. Reconstruir la infancia

http://www.unicef.es/infancia/emergencias-ayuda-humanitaria/crisis-de-gaza-un-millon-de-ninos-palestinos-en-riesgo-por-la

 Ébola. El trabajo de prevención

http://www.unicef.es/infancia/emergencias-ayuda-humanitaria/brote-de-ebola-urgente-frenar-la-propagacion-en-africa

República Centroafricana. 2,3 millones de niños sufren las consecuencias del conflicto

http://www.unicef.es/infancia/emergencias-ayuda-humanitaria/conflicto-en-republica-centroafricana

 Siria. En el cuarto año de una guerra olvidada

http://www.unicef.es/infancia/emergencias-ayuda-humanitaria/crisis-en-siria

 

Más información:

Dailo Allí, Jefe de Prensa de UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 dailo.alli@unicef.es