Bangladesh intensifica la campaña de vacunación de refugiados rohingya por los casos de sarampión

Bangladesh intensifica la campaña de vacunación de refugiados rohingya por los casos de sarampión

Cox’s Bazar, Bangladesh, 10 de noviembre 2017 – El aumento en el número de casos sospechosos de sarampión entre los rohingyas llegados a Bangladesh y entre sus comunidades de acogida, ha llevado al gobierno y a sus aliados de Naciones Unidas a dar un paso más en los esfuerzos de inmunización que se están desarrollando en los campamentos improvisados y refugios cercanos a la frontera con Myanmar.

Cerca de 360.000 niños de entre 6 meses y 15 años, algunos llegados recientemente a Cox´s Bazar y otros ya instalados en comunidades de acogida, serán vacunados --independientemente de sus estatus de inmunización- contra el sarampión y la rubeola a través de instalaciones sanitarias fijas, equipos de vacunación y puntos de entrada a Bangladesh. 

El sarampión, una enfermedad mortal para los niños que puede ser particularmente peligrosa entre aquellos sin vacunar o desnutridos, es uno de los mayores riesgos para la salud de las más de 611.000 personas que han cruzado la frontera de Myanmar a Bangladesh desde el pasado agosto y que viven ahora en condiciones insalubres en el distrito de Cox’s Bazar.

Hasta el 4 de noviembre se había reportado un caso de muerte por sarampión y 412 sospechosos entre la población vulnerable que vive en los campamentos y en las comunidades de acogida de Cox’s Bazar. De ellos, 352 casos son de los subdistritos de Ukhia, 46 de Teknaf y 11 del hospital del distrito. La mayoría de los casos (398) se detectaron entre los recién llegados y 14 en las comunidades de acogida. Hasta un 82% de los casos se dan entre niños menores de cinco años.

Los niños están especialmente en riesgo por brotes de sarampión y otras enfermedades contagiosas como resultado de las condiciones en las que viven, la desnutrición aguda y la falta de agua y saneamiento  en los campamentos”, afirmó Edouard Beigbeder, representante de UNICEF en Bangladesh. “Para detener un brote peor, es fundamental que comiencen inmediatamente los esfuerzos para proteger a tantos niños como sea posible”.

Al ser el riesgo de sarampión tan elevado en estas emergencias, el Ministerio de Salud y Bienestar Familiar, con apoyo de la OMS, UNICEF y otros aliados locales, respondió rápidamente poniendo en marcha una campaña de vacunación contra el sarampión y la rubeola (MR por sus siglas en inglés) llevada a cabo entre el 16 de septiembre y el 4 de octubre, durante las semanas de tránsito creciente de rohingyas hacia Myanmar. Cerca de 136.000 niños de entre 6 meses y 15 años recibieron la vacuna contra la rubeola. Además, unos 72.000 niños de hasta cinco años recibieron la vacuna antipoliomielítica oral bivalente y una dosis de vitamina A para ayudar a prevenir las complicaciones relacionadas con el sarampión. Desde entonces, el número de llegadas ha aumentado, lo que supone un mayor desafío para llegar a todos los niños que se mueven entre campamentos y asentamientos.

“En este paso más que damos en la campaña de inmunización, suministraremos la vacuna oral contra el sarampión y la rubeola a los niños de entre 6 meses y 15 años y la vacuna TT a las mujeres embarazadas. Lo haremos en 43 instalaciones sanitarias fijas y también mediante 56 equipos de vacunación de alcance y en los principales puntos de la frontera. Estos esfuerzos tienen el objetivo de proteger y prevenir la expansión del sarampión entre la población más vulnerable”, dijo el representante en Bangladesh de la OMS, N. Paranietharan.

Se ha formado a más de 70 vacunadores de agencias del gobierno y aliados para llevar a cabo, desde mañana, vacunaciones rutinarias en instalaciones fijas y en equipos de alcance. Mientras, la vacunación en los puntos de entrada en Subrang, Teknaf, no ha cesado desde el pasado 1 de noviembre.

Las instalaciones sanitarias fijas y los equipos de alcance también llegarán a los menores de 2 años con vacunas como parte del calendario EPI de Bangladesh, como la BCG, la vacuna pentavalente, la vacuna oral contra la polio, la vacuna contra el neumococo y dos dosis de la vacuna contra la rubeola y el sarampión.

Como medida adicional para afrontar los casos de sarampión, se están distribuyendo suplementos de vitamina A, antibióticos para la neumonía y tabletas de sales de rehidratación oral para tratar la diarrea asociada al sarampión. Para mejorar las condiciones de higiene entre la población refugiada, se han distribuido 3,2 millones de tabletas de purificación de agua y un total de 18.418 kits de higiene de los que se han beneficiado 92.090 personas.

Esta es otra iniciativa de vacunación masiva para los llegados de Myanmar y  comunidades de acogida en Cox’s Bazar desde el pasado 25 de agosto. Después de llegar a 136.000 personas entre septiembre y octubre con la campaña de la rubeola y el sarampión, el Ministerio de Salud y Bienestar Familiar y otros aliados administraron 900.000 dosis de vacunas orales contra el cólera a estas poblaciones vulnerables en dos fases. La primera fase comenzó el 10 de octubre y alcanzó a más de 700.000 personas a partir de un año entre los recién llegados y comunidades de acogida. La segunda fase (llevada a cabo entre el 4 y el 9 de noviembre) proporcionó una dosis adicional de vacuna oral contra el cólera a 199.472 niños de entre 1 y 5 años y la vacuna oral bivalente contra la polio a 236.696 niños menores de 5 años.

Para más información:

Belén de Vicente, jefa de Prensa de UNICEF Comité Español, comunicacion@unicef.es, 609 160 051 / 91 378 95 55

Jean Jacques Simon, UNICEF Bangladesh, jsimon@unicef.org, +880 01713043478

AM Sakil Faizullah, UNICEF Bangladesh, asfaizullah@unicef.org +880 1713 049900

Faria Selim, UNICEF Bangladesh, fselim@unicef.org +880 1817 586 096

Michael Vurens van Es, WHO, in Cox’s Bazar, Bangladesh, vurensm@who.int +880 1730 032 329

Shamila Sharma, WHO South-East Asia Regional Office, sharmasha@who.int +91 9818287256