Sudán del Sur: el conflicto se agrava

Redacción UNICEF

Redacción UNICEF


Durante la útima semana varios niños han sido asesinados en Sudán del Sur

Los niños son el colectivo más vulnerable en cualquier conflicto o enfrentamiento. 

Algunos han muerto como consecuencia de un ataque contra la población desplazada y otros por haber quedadoatrapados en el fuego cruzado o por haber sido reclutados por grupos armados.

Aún no se conoce el número exacto de niños  que se encuentran entre las decenas de personas que fueronasesinadas durante el ataque del pasado jueves a desplazados internos, pero todos ellos se encontraban en uncentro de la ONU para la Protección de Civiles ubicado en la ciudad de Bor, en el centro de Sudán del Sur.

"Niños completamente indefensos fueron atacados en un lugar donde deberían haber estado a salvo", ha dicho Jonathan Veitch, Representante de UNICEF en Sudán del Sur. "El trauma que sufren los niños que viven en estas circunstancias es indescriptible", agregó.

Durante los intensos combates que tuvieron lugar a principios de esta semana en el centro petrolero de Bentiu, cientos de niños huyeron a la base de la ONU buscando protección.

De forma paralela, otros fueron observados llevando armas, vestidos de uniforme en unidades militares, y también realizando entrenamiento militar.

Sudán del Sur: los niños viven una situación desesperada

Un joven de 16 años, que había sido reclutado hacía tres meses por un grupo armado, resultó herido durante los combates. Su familia lo llevó al centro de la ONU para laProtección de Civiles, donde recibió tratamiento médico.

Por otro lado, una niña de siete años que presenció el asesinato de su familia en un hospital y un niño de 14 años que resultó herido durante un tiroteo, lograron sobrevivir en el centro de Naciones Unidas.

"Este es un feroz y brutal combate de infantería, por lo que los niños no deben ser usados como instrumentos en este conflicto", aseguró el representante de UNICEF, Jonathan Veitch. "Hablamos del daño que sufrirán a largo plazo los niños que son reclutados, pero en este momento, el principal temor es por sus vidas. Aquellos que están en posiciones de mando y de liderazgo tienen el deber de mantener a los niños fuera de peligro y tomar todas las medidas necesarias paraevitar que los niños formen parte de grupos y fuerzas armadas".

Debido a la inseguridad que sufre Sudán del Sur es imposible saber el número exacto de niños reclutados en el país aunque hay informes que indican que la cifra es muy alta.

Tanto la legislación nacional sur sudanesa como la internacionalprohíbe el reclutamiento forzado o voluntario, así como el secuestro de personas menores de 18 años, para formar parte de un ejército regular o de una milicia informal.