Apoyo a las familias sirias ante la llegada del frío

Redacción UNICEF

Redacción UNICEF


La llegada del invierno es una gran preocupación para los refugiados sirios en Jordania, especialmente para las familias que tienen niños recién nacidos. Las temperaturas en los meses de invierno pueden descender por debajo de los 15 °C.

UNICEF acelera los planes destinados a la preparación de tiendas de campaña para el invierno y la instalación en el campamento de calentadores, cocinas cubiertas y duchas calientes.

También proporcionará mantas y ropa de abrigo para asegurarse de que los más jóvenes y los más vulnerables puedan hacer frente a las condiciones invernalesque se acercan rápidamente.

UNO DE LOS REFUGIADOS SIRIOS MÁS JOVEN DEL CAMPAMENTO

Fatma y su marido Moncef huyeron junto a sus seis hijos de la violencia en Siria y encontraron refugio en el campamento Za'atari, al norte de Jordania. Durante el duro viaje, Fatma estaba embarazada de nueve meses. A los pocos días de llegar al campamento dio a luz en una de sus clínicas. Ahora el bebé tiene 8 semanas y es uno de los refugiados sirios más jóvenes en el campamento.

“Pensé que si abandonaba Siria, por lo menos podría vivir sin pensar en el horror y el miedo que vivimos todos los días en casa, mañana, tarde y noche. No sabíamos cuando empezarían los bombardeos. Me dije que si huíamos podría vivir finalmente en paz”.

UNICEF apoya a los niños en el campamento de Za´atari

Como les ha ocurrido a muchas familias con niños pequeños, el fino polvo del desierto afecta a los bebés, que encuentran dificultades para respirar durante las tormentas de arena.

El recién nacido de Fatma y Moncef ya ha recibido las vacunas. En las próximas semanas, los equipos de UNICEF supervisarán el peso y el crecimiento del niño en busca de síntomas de desnutrición.

“Soy una madre, y no puedo imaginar lo que sería dar a luz en un lugar como éste”, dice Dominique Hyde, Representante de UNICEF en Jordania. “UNICEF hace todo lo posible para ayudar a estas familias, mediante el suministros de vacunas, alimentación y asistencia básica”.

3.000 niños van a la escuela en Za'atari

Cerca de 3.000 estudiantes están matriculados en la escuela de Za'atari, que funciona en dos turnos: las niñas asisten por la mañana y los niños por la tarde. UNICEF y sus aliados trabajan actualmente para ampliar la escuela con el fin de dar cabida a 5.000 niños.

Para los niños de la familia en edad escolar, regresar a clases en el nuevo campamento les ayuda a recuperar un cierto sentido de normalidad.

Mientras espera su turno para ir la escuela, Mohammed, 10 años, disfruta jugando con sus amigos en un Espacio Amigo de la Infancia de UNICEF, cerca de la tienda de campaña de la familia. Mohammed dice que cuando juega todo son risas.Sueña con el día en que pueda volver a casa y ver a sus amigos, pero sobre todo a sus dos abuelas.

“Cuando regrese a Siria, voy a ir a ver cómo está mi casa. Luego voy a ir a ver a mi abuela Sua'ad y a mi abuela Hamda, que quedó herida cuando dos misiles destruyeron su cocina”, afirma.