Acción humanitaria 2015: "La lucha contra el ébola sigue más allá del último caso"

En la presentación de nuestro informe Acción Humanitaria para la Infancia 2015, hoy en Madrid, hemos recorrido algunas de las principales crisis humanitarias a las que se enfrentan los niños en el mundo.
 
Nuestro compañero Laurent Duvillier, responsable de Comunicación de UNICEF para la crisis del ébola, nos ha acercado, desde Senegal, la realidad de los niños en los países afectados por la epidemia.
 
Como Margareta, de 11 años, de Liberia. El virus se ha llevado a sus padres y se ha tenido que convertir en cabeza de familia y cuidar a sus dos hermanos pequeños de  5 y 9 años.
 
"Lo peor fue que cuando me contaba su historia ni siquiera podía abrazarla para darle consuelo. Estaba todavía en los 21 días del periodo de incubación", explica Laurent. En total, 16.700 niños y niñas se han quedado huérfanos a causa de la epidemia. 
 
"Es una triple tragedia. Perder a tus padres, que ningún familiar te recoja por rechazo a la enfermerdad, y que nadie te pueda abrazar para consolarte", señala Duvillier.
 
La buena noticia es que el número de casos de ébola está bajando en todos los países afectados. Y, por tanto, la meta de cero casos es alcanzable, algo que parecía imposible hace seis meses. "Eso no significa que podamos bajar la guardia. Es una trampa pensar que ya se acabó el ébola. Hay que seguir hasta el último caso, hasta la útlima comunidad", añade Laurent. 
 
El trabajo de UNICEF ahora es conseguir llegar al caso cero y luego reconstruir, con los gobiernos y las comunidades, lo que el ébola derribó: los sistemas de salud, educación y protección.
 

Ébola en África: cortar el grifo de la transmisión

El mayor envío de suministros de UNICEF se produjo en esta crisis: más de 4.000 toneladas de suministros a los países más afectados. "Esos suministros eran algo más kits de protección, eran kits de esperanza, en un momento en que muchas enfermeras atendían los casos de ébola sin siquiera guantes", recuerda nuestra compañera Yolanda Romero, que ha estado desde mayo de 2014 en Sierra Leona.
 
"Mientras el foco de atención se centraba en conseguir más camas y más medios para atender un número de casos que no dejaba de crecer, desde UNICEF tuvimos claro desde el principio que el principal objetivo era cortar el grifo de la transmisión. Por eso, nuestra gran área de trabajo ha sido informar a las comunidades sobre qué es el virus, cómo se transmite y cómo se puede evitar. Hasta 17.000 voluntarios formados por UNICEF recorrieron el país con esta información que ha salvado miles de vidas", añade.
 
Yolanda ha visto también cómo los supervivientes se han tenido que enfrentar al estigma.  Nos cuenta una excepción: "Conocimos a una abuela que tenía un puesto ambulante. Cuando recogió a sus dos nietos de 4 y 5 años, huérfanos por el ébola, sus vecinos dejaron de comprar en su puesto y perdió su medio de subsistencia. Pero no se rindió. Desde UNICEF trabajamos con ella y con la comunidad para acabar con falsos mitos y rumores sobre la enfermedad, para que entendieran que no tendrían ningún problema por seguir comprando sus productos y apoyando a su vecina".
 

CRISIS DE SIRIA: "LA SITUACIÓN DE LOS NIÑOS ES TERRIBLE POR EL FRÍO. ha nevado"

Berta Travieso, de la oficina de UNICEF en Zahle, Líbano, nos recuerda que hay aproximadamente 400.000 niños refugiados en Líbano. La mayoría de estos niños viven en pequeños campamentos a lo largo de la carretera y descampados. Estamos hablando de aproximadamente 840 campamentos.
 
"Las necesidades son terribles. Además, muchos niños llegan con traumas psicológicos bastante importantes por la guerra y la pérdida de familiares. Desde UNICEF nos centramos en proveer de acceso a agua potable para evitar enfermedades, gestionar clínicas móviles que visiten los campamentos y poner en marcha escuelas temporales, ya que no hay sitio en las escuelas públicas de Líbano", explica Berta. 
 
"Cada vez que visito un campamento nevado y veo a un niño con unas botas o un abrigo me acuerdo de todas las personas que con sus pequeños donativos han conseguido mejorar la vida de estos niños y evitar que se multiplique su sufrimiento", añade.
 
Unos 5,6 millones de niños sufren situaciones extremas dentro de Siria –pobreza, desplazamiento y estado de sitio— desde hace ya casi cuatro años.
 

REPÚBLICA CENTROAFRICANA: EL DRAMA DE LOS NIÑOS SOLDADO

Pablo Pascual, especialista en emergencias de UNICEF, nos acerca la terrible realidad de los niños asociados a grupos armados en República Centroafricana.
 
"Conocimos a dos niños de 12 y 14 años en Bangui, estaban solos en medio del caos y la violencia, y habían perdido todo referente con su vida anterior. Sólo se tenían el uno al otro. Uno de ellos cumplía la función de vigilar en una barrera cerca de la frontera con un rifle. La niña, víctima de la violencia de género, tenía que dedicarse a las labores domésticas", narra.
 
"Gracias al trabajo de negociación de UNICEF y sus aliados  con los comandantes se pudo conseguir su liberación y ahora se encuentran en un centro transitorio donde reciben apoyo psicosocial para superar el trauma. Todavía queda por delante el duro trabajo de la reunificación con los familiares", concluye.
 
"Estamos ante una nueva generación de crisis globales que ponen en riesgo el avance de la infancia, extremadamente vulnerable a los conflictos, catástrofes y epidemias", ha explicado Carmelo Angulo, presidente de UNICEF Comité Español. 
 
Tú también puedes ayudar a los niños atrapados en emergencias
 
La presentación tuvo lugar en Espacio Fundación Telefónica, cedido por la organización.