30 años de derechos del niño: progresos históricos y retos

Hace 30 años que se aprobó la Convención sobre los Derechos del Niño. Desde entonces hasta ahora se han logrado progresos históricos e innegables, pero los avances en favor de los niños más pobres del mundo aún son escasos.

18/11/2019

Muchos de los niños más pobres aún no han notado los efectos de la Convención sobre los Derechos del Niño, por eso es necesario adoptar medidas urgentes y renovar el compromiso con los derechos de la infancia para hacer frente a las amenazas antiguas y nuevas. 

Eso es lo que destacamos en el informe que presentamos hoy y que forma parte de las conmemoraciones del 30 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño. En este trabajo examinamos, también, los innegables logros que se han producido en los últimos tres decenios, que demuestran que la voluntad y la determinación políticas tienen el poder de mejorar las vidas de los niños.  

“En las tres últimas décadas se han logrado avances impresionantes en favor de la infancia, ya que cada vez hay más niños que viven más tiempo, mejor y más sanos. Sin embargo, los niños más pobres y vulnerables siguen estando en una situación de desventaja”, explica nuestra Directora Ejecutiva Henrietta Fore.

“Además de los desafíos persistentes que confrontan en materia de salud, nutrición y educación, los niños de hoy en día tienen que hacer frente a nuevas amenazas como el cambio climático y el ciberacoso. Sólo con la innovación, las nuevas tecnologías, la voluntad política y el aumento de los recursos ayudaremos a hacer realidad la visión de la Convención sobre los Derechos del Niño para todos los niños del mundo", añade Fore.

Algunos de los progresos de los últimos 30 años:

•    La tasa mundial de mortalidad de menores de cinco años ha disminuido en un 60%.

•    La proporción de niños en edad escolar primaria que no asiste a la escuela disminuyó del 18% al 8%.

•    Los principios rectores de la CDN –la no discriminación; el interés superior del niño; el derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo; y el derecho a la protección– han influido en numerosas constituciones, leyes, políticas y prácticas en todo el mundo. 

El progreso no ha sido uniforme:

•    En los países de bajos y medianos ingresos, los niños de los hogares más pobres tienen el doble de probabilidades de morir por causas prevenibles antes de cumplir cinco años que los niños de los hogares más ricos.
 
•    Según los últimos datos disponibles, sólo la mitad de los niños de los hogares más pobres de África subsahariana están vacunados contra el sarampión, en comparación con el 85% de los niños de los hogares más ricos.

•    A pesar de la disminución de las tasas de matrimonio infantil en todo el mundo, las niñas más pobres de algunos países se encuentran hoy en día en una situación de mayor riesgo que en 1989. 

Amenazas antiguas y nuevas:

•    La pobreza, la discriminación y la marginación siguen dejando en situación de riesgo a millones de niños desfavorecidos: los conflictos armados, la creciente xenofobia y la crisis mundial de la migración y los refugiados tienen un impacto devastador sobre el progreso mundial. 

•    Los niños son los que más riesgo corren de sufrir los efectos de la crisis climática desde el punto de vista físico, fisiológico y epidemiológico: los rápidos cambios en el clima están propagando enfermedades, agravando la intensidad y frecuencia de los fenómenos meteorológicos extremos y aumentando la inseguridad en los alimentos y el agua. A menos que se tomen medidas urgentes, lo peor para muchos niños está por venir. 

•    Aunque se inmuniza a más niños que nunca, la desaceleración de las tasas de cobertura de la vacunación en la última década amenaza con revertir los logros en la salud infantil que tanto ha costado conseguir: La cobertura de la vacunación contra el sarampión se ha estancado desde 2010, lo que ha contribuido al resurgimiento de la enfermedad mortal en muchos países. En 2018 se registraron casi 350.000 casos de sarampión, más del doble del total en 2017.

•    El número de niños sin escolarizar se ha estancado y los resultados del aprendizaje de los que asisten a la escuela siguen siendo deficientes: A nivel mundial, el número de niños que no cursan la enseñanza primaria ha permanecido estático desde 2007. Muchos de los que acuden a la escuela no están aprendiendo las nociones más básicas, por no hablar de los conocimientos que necesitan para prosperar en la economía actual.

12 meses de diálogo mundial:

Para acelerar el progreso en la promoción de los derechos de la infancia, y para abordar el estancamiento y el retroceso de algunos de estos derechos, en el informe también destacamos la necesidad de producir más datos y pruebas; ampliar las soluciones e intervenciones de eficacia demostrada; aumentar los recursos; promover la participación de los jóvenes en la elaboración conjunta de soluciones; y aplicar los principios de equidad e igualdad de género en la programación.

Para lograr estos objetivos, tenemos previsto entablar durante los próximos 12 meses un diálogo mundial sobre las medidas que es necesario tomar para que la promesa de la Convención se convierta en una realidad para todos los niños. Este diálogo será inclusivo e involucrará a los niños y los jóvenes, las familias y los cuidadores, los educadores y los trabajadores sociales, las comunidades y los gobiernos, la sociedad civil, las instituciones académicas, el sector privado y los medios de comunicación. 

“La Convención se encuentra en una encrucijada entre su ilustre pasado y su futuro. Nos corresponde a nosotros volver a comprometernos, a tomar medidas decisivas y a hacernos responsables”, señala Fore. “Debemos asumir el liderazgo de los jóvenes que hablan y defienden sus derechos como nunca antes había ocurrido. Debemos actuar ahora, con audacia y creatividad”.

Solo nos faltas tú para seguir salvando la vida de muchos niños

Elige ahora tu aportación mensual

Si prefieres, contacta con nosotros en el 900 907 066 de lunes a viernes de 9h a 21h y sábados de 11h a 17h | socios@unicef.es