Amenaza de hambruna en Somalia: la desnutrición y las enfermedades aumentan entre los niños

MOGADISCIO/NAIROBI/GINEBRA/NUEVA YORK, 30 de marzo 2017- A medida que la amenaza de hambruna pende de nuevo sobre Somalia, los datos muestran un aumento del número de niños con desnutrición severa aguda y cólera o diarrea acuosa aguda, una combinación que causó la muerte a muchos niños en la hambruna de 2011.

Somalia: la amenaza de hambruna aumenta la desnutrición y las enfermedades entre los niños

Entre enero y febrero más de 35.400 niños con desnutrición severa aguda recibieron tratamiento con alimentos terapéuticos en cientos de centros de nutrición de todo el país, un 58% más que en el mismo periodo de 2016. Según datos actualizados el 28 de marzo, desde principios de año se han registrado más de 18.400 casos de cólera y diarrea acuosa aguda, la mayoría en niños pequeños. Esta cifra supera ya los 15.600 casos registrados en todo 2016.

“Estos datos son una llamada de atención”, explica Leila Pakkala, directora regional de UNICEF para África Oriental y Meridional, tras hablar con familias desplazadas y pacientes de un tratamiento contra el cólera en Baidoa (Somalia). “Los niños están muriendo por desnutrición, hambre, sed y enfermedades. Unos 130.000 niños murieron durante la hambruna de 2011, la mitad de ellos antes de que se declarara oficialmente. Estamos trabajando a contrarreloj con nuestros aliados para garantizar que esto no ocurra de nuevo”.

No se dispone del número exacto de niños que han muerto a causa del hambre o la desnutrición, en parte porque muchos sucumben a las enfermedades e infecciones. Pero los niños con desnutrición severa aguda tienen nueve veces más probabilidades de morir a causa de una enfermedad que los niños bien alimentados. Durante la hambruna de 2011 el sarampión y la diarrea fueron las principales causas de las muertes.

Seis años después de la declaración de hambruna en el sur y centro de Somalia, el país está nuevamente al borde de la catástrofe. Esta vez la sequía es más generalizada, y afecta a Somalilandia, Puntlandia y zonas de pastoreo de Somalia, así como al sur y centro del país (las áreas más golpeadas en 2011). El número de personas en riesgo inminente es superior, y los niños están entre los más afectados.

En febrero UNICEF advirtió de que 944.000 niños sufrirían desnutrición aguda en 2017, incluyendo a los 185.000 con desnutrición aguda grave que necesitan apoyo vital y urgente. Esta cifra podría dispararse, incluso aunque la temporada de lluvias de abril llegara a tiempo y fuera completa.

UNICEF y sus aliados han garantizado el suministro de ayuda hasta junio, y están llevando a cabo un gran plan ampliado. UNICEF está también trabajando para aumentar los servicios de nutrición, agua, saneamiento y salud (tanto los móviles como los que se llevan a cabo en instalaciones fijas); además, en las zonas más afectadas tiene equipos trabajando con las autoridades locales, las comunidades y otros aliados para tratar y prevenir la desnutrición, el cólera y la diarrea.

El llamamiento de fondos de UNICEF Somalia para 2017 ha aumentado de 66 millones de dólares (61,4 millones de euros) a 147 millones (136,8 millones de euros); el déficit de fondos era del 54% a mediados de marzo.

“En 2011, la financiación llegó tras la declaración oficial de hambruna en julio”, asegura Pakkala. “Este año muchos donantes se han adelantado. Pero lo peor podría estar por venir. Tenemos una pequeña oportunidad para evitar una pérdida masiva de vidas”.

Para conocer más sobre el trabajo de UNICEF en emergencias, pincha AQUÍ.

Acerca de UNICEF

UNICEF promueve los derechos y el bienestar de todos los niños y niñas en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas, centrando especialmente nuestros esfuerzos en llegar a los niños más vulnerables y excluidos para el beneficio de todos los niños, en todas partes. 

Belén de Vicente

UNICEF Comité Español
609 16 00 51/ 91 378 95 55
E-mail: comunicacion@unicef.es