La crisis vista por los niños, niñas y adolescentes

Post de Gregorio Aranda, coordinador del programa Ciudades Amigas de la Infancia de UNICEF Comité Español.

 
Un total de 62 niños y niñas de entre 9 y 17 años de 11 municipios de Asturias, y 4 niños del municipio zaragozano de La Puebla de Alfindén, todos ellos miembros de consejos de participación infantil y adolescente, trabajaron con dedicación y competencia su derecho a ser escuchados y a que sus opiniones sean tenidas en cuenta (artículo 12 de la Convención sobre los Derechos del Niño, CDN)
 
Fue en el III Encuentro asturiano de grupos de participación infantil, que tuvo lugar en Avilésentre el 30 de abril y el 2 de mayo.
 
No se trató de una simulación o ensayo, pues trabajaron y discutieron muy seriamente sobre la crisis y sus consecuencias para ellos y sus familias. Lo hicieron recogiendo sus ideas, sus opiniones y sus visones cotidianas en sus pueblos, barrios y ciudades. Al final, en su “diario de la crisis”, expusieron sugerentes ideas
 
Hemos recibido una noticia de última hora que nos dice que los niños y las niñas están afectados y tristes.
 
Algunos derechos se violan, tenemos testimonios reales de que los niños ya no pueden tener cosas que tenían antes y aseguran que existe una gran desigualdad entre iguales.
 
Hemos visitado algunas escuelas y hay niños que no comen bien en el comedor, la comida es intragable y encima hay que pagar por ella. Además, se aprecian más signos de violencia y agresiones en las aulas.
 
Por otro lado, desde diferentes municipios nos llega la noticia de que cada vez viven más personas en la calle, hay poco trabajo y muchas familias se tienen que marchar a otros sitios, por eso, perdemos el contacto con amigos que se van lejos a vivir. Los niños y niñas confirman que cada vez pasan menos tiempo con la familia, porque los papás y mamás que trabajan, lo hacen durante muchas horas al día.
 
A nivel municipal, en los pueblos y ciudades se nota que cada vez hay más lugares en mal estado.
 
Los chicos y chicas se han preguntado qué pasaría si sus padres y madres se quedaran en el paro. Parte de los testimonios de algunos niños, niñas y adolescentes no pueden mostrarse en este post, pero en sus cartas expresan cómo sus vidas han cambiado desde hace unos años, pues ven la angustia de sus padres y madres por no poder responder a sus demandas.
 

LOS TESTIMONIOS DE LOS NIÑOS

Estos son algunos de sus testimonios:
 
Mi padre lleva prácticamente dos años en paro. Los ingresos han bajado bastante en mi casa y ha habido que apretarse el cinturón.
 
Las entradas de cine hoy en día están muy caras respeto a otros años y eso produce que por lo menos yo no vaya al cine a menudo.
 
Hay que esforzarse bastante más ahora en buscar ofertas, en no malgastar útiles o dinero, etc.
 
Frustra bastante pensar que estás viviendo todo esto tan complicado, cuando ya entiendes la situación y sabes lo duro que va a ser salir de ella.
 
Para empezar, tengo una prima menor, sus padres se quedaron sin trabajo y tuvieron que mudarse a la casa de su abuela. Ahora la ropa se la regalo cuando me queda pequeña, ya que se están manteniendo con la pensión de su abuela.
 
Los padres de una amiga se quedaron en paro. Están viviendo cinco personas con 400 euros al mes. Tienen el coche averiado y no tienen para pagarlo. Tengo otras amigas que en su casa entran todos los meses solamente 150 euros y el padre de una amiga de sus hijas les da todos los meses 300 euros.
 
Sin embargo, ellos y ellas quieren ser losprotagonistas del cambio y aportarsoluciones. Proponen hacer campañas para mejorar la vida de aquellos que están peor (recogida de libros y ropa); vigilar las infraestructuras deterioradas por falta de inversión pública; y, sobre todo, llaman a una alianza conpolíticos y ONG para debatir, compartir soluciones y ponerlas en marcha.
 
Culpan al dinero, a los políticos y a los banqueros de esta situación, pero sobre todo a una cultura y a un sistema basado en la insolidaridad y el egoísmo, y que frente a esto hay que oponer y crear un sistema y una cultura basados en la solidaridad, lacreatividad y lagenerosidad.
 

LOS NIÑOS SON LA SOLUCIÓN

Los 62 niños que participaron en este III Encuentro también jugaron, bailaron y se conocieron, pero fundamentalmente nos mostraron que no son unos pequeños ciudadanos, sinociudadanos de pleno derecho que quieren ser parte de la solución y que llaman a un acuerdo, un pactopara que todos y todas podamos vivir en unasociedad más justa e igualitaria.
 
Para ello, dicen, debemos alcanzar todos un compromiso para que sus derechos y su pleno desarrollo sea una realidad, para lo cual debemos escucharles, y que todos y todas seamos actores de un cambio. Basta la generosidad de una niña que pronunciaba las siguientes palabras para sentir que los niños y niñas, con su participación y con su voz, son parte de la solución: 
 
Al morir mi abuelo, como no teníamos dinero, no pudimos regalarle el entierro y la corona de flores que se merecía. Porque nos había ayudado mucho. Me pagaba los libros del instituto y nos daba cosas que necesitábamos.