11 consejos para hablar con un hijo adolescente

 Cómo abordar vuestras conversaciones con empatía y comprensión.

11 consejos para hablar con tu hijo adolescente.

© UNICEF/UN0217190/Shennawi

17/10/2022

Establecer una conexión con nuestros hijos o hijas adolescentes es la base de su bienestar mental y su aprendizaje social y emocional. Cuando queremos a alguien, nos interesamos por esa persona, sus pensamientos y sentimientos. A medida que nuestros hijos van creciendo, la forma de comunicarnos con ellos es una manera de mostrarles cariño y respeto.

Construye la relación

1. Muestra interés en lo que es importante para tu hijo o hija, para demostrarle que también te interesa.

2. Comparte cosas sobre ti mismo y encuentra formas de establecer conexiones e identificar intereses compartidos.

3. Pregúntale su opinión, puntos de vista y perspectivas para que puedas entender sus sentimientos.

4. Aprovecha la comunicación que tenías con tu hijo o hija cuando era más pequeño: la comunicación es importante desde la infancia hasta la edad adulta, y si hubo una buena comunicación, compartieron sentimientos y pensamientos, es más probable que esto continúe a medida que avanzan en la adolescencia.

Se un oyente activo

La escucha activa es importante cuando se interactúa con un hijo o hija. Un oyente activo es quien se muestra comprometido, amable, sin prejuicios y empático, incluso cuando (y especialmente cuando) no está de acuerdo con los puntos de vista de los demás.

Si bien algunas de las creencias y opiniones de los adolescentes pueden diferir de las nuestras, debemos respetar y valorar sus puntos de vista. Esto también les ayudará a respetar nuestros puntos de vista y opiniones.

Ser un oyente activo ayuda a los niños a sentirse escuchados, comprendidos, menos solos y más tranquilos. Por el contrario, si no escuchamos adecuadamente, corremos el riesgo de hacerles sentir que estamos ignorando sus preocupaciones e invalidando sus sentimientos. Esto puede hacer que se pongan a la defensiva, se sientan frustrados, solos o heridos en sus sentimientos.

5. Procura que tu lenguaje corporal demuestre atención. Mantener el contacto visual, asentir afirmativamente, una mirada de preocupación o sonrisas alentadoras, son pequeños gestos que les hacen saber que estás atento. Utiliza un lenguaje corporal natural y señales que hagan que tu hijo o hija te sienta presente, interesado y que realmente te preocupa. Aún cuando no uses palabras, puedes transmitir que estás escuchando y que lo que tu hijo adolescente está diciendo es importante para ti.

6. Hazle preguntas abiertas y aclaratorias para comprender mejor cómo se siente. Estas preguntas no tienen una respuesta correcta o incorrecta, simplemente ayudan a obtener información sobre lo que piensa. Por ejemplo, "¿podrías explicar lo que quieres decir con...", "¿por qué crees que te entristece cuando...", o "¿cómo crees que te hubieras sentido si..." Utiliza frases naturales para mostrar empatía.

7. Refleja lo que tu hijo está diciendo, reafirmando y parafraseando lo que te transmitió. Por ejemplo, podrías decir: "lo que me estás diciendo es que..." o "¿estoy en lo correcto al entender que sientes..."

8. Responde con afirmaciones positivas. Esos elogios inmediatos pueden ayudar a desarrollar la confianza y la autoestima de los adolescentes y alentarlos a continuar con esos mismos comportamientos. Por ejemplo, si tu hijo o hija comparte que se ha sentido muy estresado, podrías responder diciendo: "gracias por ser valiente y compartir cómo te sientes en este momento" o "puede ser difícil decirle a alguien cuando nos sentimos estresados. Estoy muy contento de que hayas compartido eso conmigo".

9. Valida lo que está expresando. Esto puede ayudarles a aceptar sus emociones y sentirse seguros para hablar. Por ejemplo, podrías decir: "es comprensible que te sientas enfadado en este momento, yo sentiría lo mismo", "gracias por compartir esto conmigo. Puede ser difícil compartir con los demás cuando estamos tristes" o "lamento que te sientas estresado. Yo también me sentiría así si estuviera en tu lugar. Veamos juntos si hay algo que podamos hacer".

10. A veces no es fácil para un adolescente hablar sobre lo que le preocupa, y es posible que no sepa qué decir. Está bien explicarle que estás ahí, preparado para hablar y escuchar en cualquier momento. No fuerces la conversación si no puede describir lo que le está pasando.

11. La comunicación no va solo de compartir dificultades o sentimientos difíciles. Es importante compartir también cosas divertidas, lo que fue bien durante el día, y encontrar oportunidades para reír y ser cariñosos de una manera cómoda para el adolescente. ¡Divertirse juntos y reír mucho es maravilloso para sentirse bien y fortalecer la relación!

Este artículo está basado en la Guía para maestros de UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (en inglés).

¿Te gustaría hacer algo extraordinario hoy?

Hazte socio. Elige ahora tu aportación mensual.

¿Sabes que puedes recuperar hasta un 80% de tus aportaciones? Más info

Desgravación fiscal

Deducción y desgravación de donaciones a UNICEF

Si has decidido hacerte socio o realizar un donativo puntual a UNICEF te informamos que puedes desgravarte estas donaciones de tu declaración de la renta. Conocer las deducciones aplicables a las donaciones que se realicen en favor de UNICEF España, como entidad acogida al régimen fiscal especial de la Ley 49/2002, de 23 de diciembre:

Personas Físicas (IRPF)Porcentaje de deducción
Primeros 150€80%
Resto35%
Donaciones plurianuales (a la misma entidad durante al menos 3 años) > 150€ *40%
Límite deducción base liquidable10%

*Por importe igual o superior, en cada uno de ellos, al del ejercicio anterior.

Personas Jurídicas (IS)Porcentaje de deducción
Donaciones en general35%
Donaciones plurianuales (a la misma entidad durante al menos 3 años)*40%
Límite deducción base imponible10%

*Por importe igual o superior, en cada uno de ellos, al del ejercicio anterior.

  • Si eres persona física, en el IRPF correspondiente a este año podrás deducirte el 80% del importe de tus cuotas y/o donativos íntegros por aportaciones de hasta 150€ al año. A partir de esa cantidad la deducción será del 35% o del 40% si llevas colaborando con nosotros al menos 3 años seguidos, con un límite del 10% de la base liquidable.
  • Si eres persona jurídica, en el impuesto de sociedades podrás deducirte el 35% de tus cuotas y/o donativos íntegros. Si llevas colaborando con nosotros al menos 3 años seguidos la deducción será del 40%, con un límite del 10% de la base imponible.
  • Si eres persona física o jurídica no residente en España y obtienes rentas en nuestro país, tienes también un beneficio fiscal por el importe de tus donativos. Puedes consultarlo en https://sede.agenciatributaria.gob.es/
  • Si resides en una comunidad autónoma sujeta a un régimen foral particular o que ha establecido deducciones adicionales por donaciones a ONG, las deducciones aplicables pueden ser diferentes.

Recuerda que para que podamos informar a la Agencia Tributaria del importe de tus cuotas y donativos es imprescindible que nos hayas facilitado tu DNI o NIF y domicilio.

Por favor, si aún no lo has hecho, llámanos al 900 907 500 o escríbenos a [email protected] o facilítanos estos datos a través de tu área del colaborador en nuestra web: www.unicef.es/acceso
Si quieres ampliar la información sobre estos beneficios fiscales, por favor, consulta la web de la Agencia Tributaria: https://sede.agenciatributaria.gob.es/

Si prefieres, contacta con nosotros en el 900 907 074 de lunes a viernes de 9:00h a 21:30h y sábados de 11:00h a 17:00h | [email protected]

11 consejos para hablar con un hijo adolescente
Educación