Volver a la escuela resulta vital para los niños afectados por la crisis de Siria

Se necesitan fondos urgentes para que los niños puedan regresar a las aulas

Desde el pasado curso académico, casi dos millones de niños sirios han abandonado las aulas, lo que representa casi el 40 por ciento de los alumnos matriculados desde primer grado hasta noveno. Un millón de niños sirios son ahora refugiados y está resultando muy difícil apoyarles para que vuelvan a las escuelas.

 

"Para un país que antes de que comenzara el conflicto estaba a punto de lograr la educación primaria universal, las cifras son alarmantes", ha dicho Maria Calivis, Directora Regional de UNICEF en Oriente Medio y el Norte de África.

"El desplazamiento forzado, la violencia, el miedo y la inestabilidad están robando a cientos de miles de niños la ilusión por aprender. Los padres nos dicen que quieren que sus hijos continúen sus estudios” añadió Calivis.

Aunque está previsto que empiecen a reabrir las escuelas en Siria y en los países vecinos en las próximas semanas, la tarea de hacer que los niños regresen a las aulas es enorme.

En Líbano, el gobierno estima que a finales de este año habrá cerca de 550.000 niños sirios en edad escolar en el país, además de los 300.000 niños libaneses matriculados en el sistema educativo público. En 2013, sólo el 15 por ciento de los niños sirios refugiados están inscritos en los sistemas formales o informales.

En Jordania, cerca de tres cuartas partes de los niños sirios en edad escolar no van a la escuela. De los 30.000 niños en edad escolar que viven en el campamento de refugiados de Za'atari, sólo 15.000 están matriculados en la escuela.

En Irak, nueve de cada 10 niños refugiados que viven en comunidades de acogida no van a la escuela. En las últimas tres semanas han llegado más de 50.000 nuevos refugiados a la región del Kurdistán, la mitad de ellos son niños que necesitan apoyo para seguir estudiando.

Los niños se enfrentan a desafíos importantes para ir a la escuela por varias razones: el aumento de la violencia en Siria, problemas con el idioma, dificultades en los accesos, la seguridad, la pobreza y la tensión constante.

Ante todos estos retos, y en medio de las crecientes necesidades, UNICEF está duplicando sus esfuerzos para que los niños regresen a las aulas de manera segura.

En Siria, se ha puesto en marcha un programa de autoaprendizaje en los hogares afectados por el conflicto.

En Líbano, se han instalado aulas en autobuses que llegan tanto a niños libaneses como a los refugiados sirios.

En Jordania, los imanes y líderes comunitarios están ayudando a promover el regreso a las escuelas. Además, se están creando aulas, contratando profesores y distribuyendo materiales de construcción y mobiliario escolar.

En Irak, se están instalando con rapidez aulas temporales en tiendas de campaña para dar cabida al alto número de refugiados que siguen llegando.

Se necesitan más fondos para proporcionar acceso a la educación a los niños sirios. De los 470 millones de dólares (356,69 millones de euros) solicitados por UNICEF para dar respuesta a la crisis de Siria, la educación sigue siendo el sector menos financiado. Sólo se han recibido 51 millones de dólares (38,73 millones de euros) de los 161 millones de dólares solicitados (122,28 millones de euros).

Cualquier persona puede colaborar enviando un mensaje de texto** con la palabra UNICEF al 28028, o realizando su contribución a través de la web:www.unicef.es/siria

Más información sobre la crisis de Siria:

http://www.unicef.es/infancia/emergencias-ayuda-humanitaria/crisis-en-siria

Más información:

Dailo Allí, Jefe de Prensa de UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55

comunicacion@unicef.es