UNICEF y sus aliados trabajan con celeridad para apoyar la vuelta a la escuela de los niños sirios

Se necesitan urgentemente fondos para educación

En Siria los niños vuelven a la escuela esta semana por el inicio del nuevo año escolar, pero lo hacen en un estado de incertidumbre a causa de la violencia.

Según el Ministerio de Educación, aproximadamente 2.072 escuelas han sido dañadas por el conflicto, mientras que otras 800 se han convertido en refugios para las familias desplazadas por el conflicto. Casi 90 personas del ámbito de la educación han sido asesinadas. Antes de de la reanudación de las clases el domingo pasado, el Gobierno trasladó a las familias desplazadas desde algunas escuelas a lugares alternativos, incluidos centros deportivos.  

En una primera fase de su intervención, UNICEF tiene como objetivo que  75.000 niños reciban ayuda de educación en emergencias. Esto incluye la rehabilitación de más de 150 escuelas dañadas, la provisión de 30.000 bolsas con materiales escolares para los niños desplazados y el apoyo continuo a más de 100 clubs escolares que proporcionan apoyo psicológico, educación compensatoria y actividades recreativas.                                                         

"Es vital que los niños afectados por la crisis vuelvan a la escuela tan pronto como sea posible: esto les ayudará a restablecer un sentido de normalidad en sus vidas”, dijo Dina Craissati, Asesora Regional de Educación de UNICEF para Oriente Medio y África del Norte.

Mientras tanto, UNICEF está trabajando con urgencia con los gobiernos y otros aliados para apoyar a unos  66.900 niños sirios refugiados registrados que están en edad escolar en Jordania, Líbano, Turquía e Irak, donde o bien ha empezado el colegio o lo va a hacer pronto.  El número real de niños en edad escolar, incluyendo los que están esperando a ser registrados y los niños que no están registrados aún, hace que esta cifra sea más alta.

En Jordania, donde el nuevo curso escolar comenzó el 4 de septiembre, cerca de 17.000 niños sirios refugiados están asistiendo a escuelas en las comunidades de acogida, y se espera que esta cifra aumente. El apoyo de UNICEF y sus aliados incluye los gastos de matrícula y libros de texto, la provisión de aulas adicionales y el equipamiento de los niños y las escuelas para el próximo invierno.

Sin embargo, aún no hay escuela para un número aproximado de 6.000 niños en edad escolar en el campamento de Za´atari, en la frontera de Jordania con Siria. UNICEF y el Ministerio de Educación de Jordania han registrado a más de 1.150 niños para un campamento escolar que se espera que abra a finales de septiembre. Pero hay una necesidad desesperada de fondos adicionales para cubrir los costes de mobiliario, los salarios de los profesores, e instalaciones de agua y saneamiento.

Las iniciativas escolares también están llegando a niños refugiados en Líbano, Turquía e Irak. En Líbano, UNICEF está trabajando para garantizar que 32.000 niños en edad escolar de las poblaciones afectadas estén matriculados en la escuela. UNICEF está también rehabilitando 45 escuelas y concienciando sobre la importancia de la escolarización. En Irak, se están  rehabilitando 11 escuelas utilizadas hasta la fecha como refugio, se ha proporcionado espacio adicional para aulas y la campaña de matriculación escolar se extiende a los niños de dos campamentos de refugiados.

La Directora Regional de UNICEF para Oriente Medio y Norte de África, María Calivis, afirmó que se necesitan urgentemente fondos adicionales para apoyar la respuesta de educación en emergencias. “La falta de fondos está minando el impacto del trabajo de UNICEF en la vuelta al colegio. Necesitamos el apoyo de la comunidad internacional y lo necesitamos ahora ", dijo Calivis.

UNICEF todavía requiere 30,9 millones de euros para su respuesta de emergencia en Siria, Líbano, Jordania, Turquía e Irak. Con el deterioro de la situación, esa cifra se espera que aumente.

Más información:

Dailo Allí

Jefe de Prensa de UNICEF España, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55

E-mail: dailo.alli@unicef.es