UNICEF urge a escuchar completamente a los niños refugiados y migrantes bloqueados en Grecia

Con la puesta en marcha del proceso de retorno de las personas refugiadas y migrantes de las islas griegas a Turquía -como parte del acuerdo UE-Turquía-, UNICEF recuerda a los Estados su obligación de cuidar y proteger a todos los niños y escucharles justa y completamente antes de decidir sobre su futuro.

UNICEF da la bienvenida a una nueva ley griega, que entró en vigor el 4 de abril, y que exime a algunos grupos vulnerables -incluidos los niños víctimas de la angustia y el trauma, aquellos no acompañados y separados, los niños con discapacidad, las mujeres embarazadas y aquellas que han dado a luz recientemente-, de los "procedimientos fronterizos excepcionales" o devoluciones. Sin embargo aún queda mucho por hacer.

Actualmente, más de 22.000 niños refugiados y migrantes están bloqueados en Grecia frente a un futuro incierto e incluso, desde que el acuerdo entró en vigor el mes pasado, a formas de detención.

UNICEF demanda un proceso bien gestionado para determinar el interés superior de cada niño y satisfacer las necesidades básicas de todos los niños de acuerdo con las leyes internacionales y europeas -incluyendo un alojamiento adecuado, atención sanitaria y la protección contra la trata y la explotación.

Los niños tienen motivos específicos para pedir protección internacional, por ejemplo, si se enfrentan a la amenaza de reclutamiento por parte de fuerzas armadas o de matrimonio forzado. La Comisión Europea ha estipulado que los retornos deben ser realizados de conformidad con el derecho internacional y europeo.

"Cualquier decisión acerca de cualquier niño, ya sea un niño o un adolescente, ya esté acompañado por su familia o no, debe estar guiada por el interés superior de ese niño", dijo Marie-Pierre Poirier, coordinadora especial para la crisis de personas refugiadas y migrantes en Europa.

"Los niños necesitan ser escuchados. Una decisión tomada con demasiada rapidez puede conducir de nuevo a un resultado no duradero que termine situando a los niños en un lugar lleno de riesgos y violencia. Los niños, sin importar de dónde vienen, deben tener acceso a los servicios básicos en todo momento ", agregó.

En Grecia los dispositivos de atención y apoyo a niños no acompañados y separados se han visto desbordados. Al no haber alojamientos suficientes, muchos han terminado pasando períodos cada vez más largos en detención preventiva, en dependencias policiales o en las instalaciones de recepción, que han terminado convirtiéndose en centros de detención con régimen cerrado.

"UNICEF está preocupado por los informes que apuntan a que algunos niños están siendo detenidos debido a su estatus migratorio. Escapar de la guerra y buscar la supervivencia no es un delito ", dijo Poirier.

Los niños no acompañados y separados de sus padres se encuentran entre los más vulnerables y representan alrededor del 10% de todos los niños refugiados y migrantes en Grecia, aproximadamente unos 2.000, pero no todos están registrados. Entre enero y mediados de marzo de 2016, 1.156 niños no acompañados y separados de sus padres se habían registrado en Grecia (un aumento de más del 300% comparado con el mismo periodo de 2015).

Organizaciones cercanas a UNICEF han supervisado durante esta semana los primeros retornos a Turquía desde las islas griegas, en el puerto de Dikili, en la provincia de Izmir.  UNICEF seguirá trabajando en estrecha colaboración con las autoridades gubernamentales turcas para proporcionar asistencia humanitaria. Turquía acoge actualmente a más de 2,7 millones de refugiados sirios.

UNICEF ha estado ayudando a los niños sirios refugiados y a las familias desde el año 2012. El año pasado, UNICEF, en colaboración con el gobierno y sus aliados de la sociedad civil, brindó apoyo a más de 400.000 niños sirios con educación, protección y servicios básicos.

Más información:

Belén de Vicente, UNICEF Comité Español, bvicente@unicef.es, 609 160 051 / 91 378 95 55