UNICEF España propone a la Oficina de Naciones Unidas para Niños en Conflictos Armados al Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2011

La ONU estima que hay cientos de miles de niños soldado en 22 conflictos en el mundo

UNICEF España ha presentado la candidatura de la Oficina de la Representante Especial del Secretario General de la ONU para niños en conflictos armados al Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2011, por su trabajo para la protección de todos los niños afectados por conflictos bélicos y para la promoción de sus derechos.

En una carta dirigida al jurado de los premios, Consuelo Crespo, Presidente de UNICEF España, destaca el trabajo que realiza la Oficina y su Representante, Radhika Coomaraswamy, quien ha promovido la aprobación de resoluciones clave del Consejo de Seguridad de la ONU para la protección de los niños en conflictos armados.

“La Oficina es una voz moral e independiente que tiene como Misión la protección de estos niños y trabaja para conseguir que cese la violación de sus derechos, dejen de sufrir y puedan reconducir sus vidas, mediante la promoción de valores de reconciliación y la concordia” destaca Crespo en la misiva.

Además, la Oficina desarrolla ideas y métodos para proteger mejor a la infancia afectada por los conflictos armados. Las estimaciones de Naciones Unidas indican que cientos de miles de niños se ven obligados a ejercer como soldados en 22 conflictos armados. Son utilizados como combatientes, porteadores, cocineros o esclavos sexuales. Muchos son reclutados por la fuerza o secuestrados, otros se alistan en un intento de huir de la pobreza, el maltrato o la discriminación, o con el fin de vengar la violencia infligida contra ellos o sus familias.

En las zonas en conflicto, millones de niños sufren la guerra, como objetivos  y cada vez más como instrumentos. “Los conflictos les privan de educación, atención sanitaria y protección en ellos, son secuestrados, asesinados o mutilados, quedan huérfanos y sufren un impacto emocional que condiciona su desarrollo y su vida para siempre” señala Consuelo Crespo.

UNICEF trabaja con la oficina especial de Naciones Unidas, con gobiernos y con otras organizaciones para conseguir que los niños abandonen los grupos armados y para la integración de estos niños en la vida civil. “Conocemos muy de cerca su sufrimiento y sus dificultades primero, para conseguir dejar el grupo armado, y después, para recuperar su estabilidad emocional, familiar y social” asegura la representante de UNICEF España.

Además de un gran impacto emocional y psíquico por presenciar la muerte violenta de alguno de sus progenitores o de un pariente cercano, o por ser separados de sus familias, los niños sufren las consecuencias derivadas de la interrupción de la rutina escolar y la vida familiar y comunitaria, con la perspectiva de un futuro incierto.

La Oficina ha jugado un papel clave en la aprobación de varias resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU para la protección de la infancia en los conflictos armados, y para llevar ante la justicia a aquellos que hieren o explotan a los niños.

En 2010, UNICEF prestó ayuda para la reintegración de 28.000 niños afectados por conflictos armados en 14 países de África, Oriente Medio y América Latina. Además, ha suministrado vacunas, material escolar y recursos relacionados con agua y saneamiento, en colaboración con los gobiernos y ONG locales, para que los niños puedan hacer frente a las crisis humanitarias derivadas de los conflictos bélicos.

-----------------------------------

Página web de la Oficina del Representante Especial del Secretario General de la ONU para la cuestión de los niños y los conflictos armados:

http://www.un.org/children/conflict/spanish/index.html

Más información:

 

Dailo Allí

Jefe de Prensa de UNICEF España, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55

E-mail: dailo.alli@unicef.es