UNICEF distribuye ayuda de emergencia a los afectados por el conflicto en República Centroafricana

Ayer llegó a Bangui, la capital de la República Centroafricana devastada por el conflicto, un vuelo especial fletado por UNICEF cargado con más de 23 toneladas de medicamentos esenciales, suministros de obstetricia y tanques de agua, cuando se cumplen dos semanas desde de que fuera tomada por un grupo armado.

Se trata de una de las primeras entregas importantes de suministros de ayuda humanitaria que llegan a la República Centroafricana tras los episodios de inseguridad y los saqueos de hospitales y centros de salud registrados en las últimas semanas, que han provocado la pérdida de materiales médicos, equipamiento y mobiliario.

 

Los equipos médicos de emergencia distribuidos se utilizarán para tratar a unas 200.000 personas afectadas por el conflicto durante los próximos tres meses. También en el vuelo iban doce tanques de agua con equipos de deistribución para garantizar el suministro de agua en los principales hospitales y centros de salud de la capital, Bangui, y otras áreas accesibles. Se han hecho gestiones para garantizar que se distribuyen y se almacenan con total seguridad.

 

"Esta entrega representa un paso vital para que los niños, y la población en general, recuperen el acceso a la atención médica básica", dijo Souleymane Diabate, Representante de UNICEF en Bangui. "Sin embargo, esto es sólo la punta del iceberg en términos de necesidades. Se ha perdido mucho en el saqueo producido a este país donde los niños se enfrentan a algunas de las condiciones de supervivencia más difíciles del mundo".

 

Desde el golpe de estado del 24 de marzo, UNICEF ha distribuido 81 toneladas de suministros de emergencia, especialmente medicamentos esenciales y equipos médicos para atender a más de 60.000 personas, a los aliados de UNICEF que operan en los hospitales y centros de salud.

 

Este es el segundo avión cargado con suministros de emergencia fletado por UNICEF en lo que va de año. El primer vuelo de UNICEF llevó más de 14 toneladas de medicamentos y suministros esenciales de emergencia a Bangui el 24 de enero.

 

Las oficinas, vehículos y almacenes de UNICEF, otras agencias de Naciones Unidas y numerosas ONG que operan en el país, fueron saqueadas durante el período de la caída del gobierno de Bozize y la llegada de la coalición rebelde Seleka a finales de marzo.

"Los suministros se distribuyen de forma selectiva a los aliados que trabajan en temas de salud, y que tienen la capacidad de cuidar y tratar a los más necesitados, empezando por los principales hospitales y centros de salud", agregó Diabate. "El nuevo gobierno ha prometido su cooperación en estos esfuerzos."

  

UNICEF estima que toda la población de la República Centroafricana, unos 4,6 millones de personas, incluyendo más de 2,3 millones de niños, se están viendo directamente afectados por el conflicto debido al colapso de los servicios y de la ley.

 

Sólo se ha recibido el 13 por ciento de los 172 millones de dólares (131,89 millones de euros) solicitados por la comunidad humanitaria para llevar a cabo su trabajo. Se prevé que las necesidades aumenten a la luz de los acontecimientos producidos recientemente. UNICEF estima un déficit de financiación inmediata para satisfacer las urgentes necesidades humanitarias en los próximos seis meses de más de 11 millones de dólares (8,43 millones de euros).

Más información:

Dailo Allí

Jefe de Prensa de UNICEF España

Tel: 609 160 051

dailo.alli@unicef.es