UNICEF distribuirá suministros para el invierno a 2,6 millones de niños sirios

El aviso de duras condiciones climáticas aumenta los riesgos que afrontan los niños más vulnerables

Se avecina otro duro invierno para los más de 8 millones de niños de Siria que viven tanto dentro del país, asolado por la guerra, como en los países vecinos como refugiados. 

Según las previsiones meteorológicas este invierno podría ser más duro que el de años anteriores. La temperatura podría llegar a los 13º bajo cero en algunas zonas montañosas durante los días más fríos de diciembre y enero. Se espera que, igual que en los últimos años, las tormentas y las fuertes nevadas agraven la situación de las familias, que ya luchan por sobrevivir incluso en condiciones normales. Casi cinco años después del comienzo de la crisis, sus recursos financieros se agotan y hacen imposible incluso la adquisición de artículos esenciales como abrigos o bufandas.

Este año UNICEF está proporcionando un paquete de ayuda para 2,6 millones de niños en Siria y la región. Esta asistencia se centrará en los más afectados, como los desplazados internos y los que viven en zonas aisladas o en asentamientos informales.

Dentro de Siria se proporcionarán suministros para afrontar el invierno a más de 1 millón de niños, con la distribución de kits de ropa, mantas y calefactores para las escuelas, además del reparto de bonos de dinero en efectivo para que las familias puedan comprar lo que necesiten para el invierno. También se atenderán las necesidades de otros 100.000 niños en las fronteras con Turquía y Jordania. Los bonos y las transferencias de dinero en efectivo constituyen el grueso de la respuesta de UNICEF al invierno en Turquía, Líbano, Iraq y Jordania.

Este apoyo es adicional a los programas existentes de salud, educación, agua y saneamiento y protección, que siguen alcanzando a millones de niños en la región, y al recientemente introducido para proporcionar asistencia en efectivo y bonos a las familias con hijos de hasta 15 años.

“Estos meses son especialmente brutales para los niños”, dijo Peter Salama, director regional de UNICEF para Oriente Medio y África del Norte. “Tienen un mayor riesgo de desarrollar infecciones respiratorias debido al frío, y están en peligro cuando las familias queman plástico u otros materiales tóxicos en el interior de sus refugios para mantenerse calientes”.

El conflicto ha causado el desplazamiento en el interior de Siria de más de tres millones de niños, algunos de ellos en múltiples ocasiones. Más de 2,2 millones de niños viven como refugiados en los países vecinos: Turquía, Líbano, Jordania, Iraq y Egipto.

UNICEF ha lanzado hoy su llamamiento de fondos anual, que asciende a 1.100 millones de dólares, para dar apoyo a sus programas en Siria y los países vecinos. 

Más información:

Simon Ingram, Oficina Regional de UNICEF para Oriente Medio y África del Norte, singram@unicef.org, +962-79590-4740

Juliette Touma, Oficina Regional de UNICEF para Oriente Medio y África del Norte, jtouma@unicef.org, +962-79-867-4628

Belén de Vicente, UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55, comunicacion@unicef.es