UNICEF: casi 3 millones de recién nacidos podrían salvarse cada año

Una innovadora investigación presentada hoy por la revista británica The Lancet en la sede de UNICEF en Nueva York, muestra que la mayoría de los casi 3 millones de niños que mueren antes de cumplir un mes podrían salvarse si recibiesen cuidados de calidad en el parto, especialmente en el caso de los bebés más vulnerables y en riesgo de exclusión social.

Las muertes de recién nacidos representan un 44 por ciento del total de muertes de niños menores de cinco años, una proporción que es mayor ahora que la registrada en 1990. Estas muertes suelen darse en las poblaciones más pobres y desfavorecidas.

“Hemos avanzado mucho evitando la muerte de niños menores de cinco años, pero el mundo tiene una tarea pendiente con los más jóvenes y vulnerables”, ha dicho Mickey Chopra, Jefe de Salud de UNICEF. “Este grupo de niños necesita atención y recursos. Centrarse en ese momento crítico que se produce entre el nacimiento y las primeras horas de vida puede aumentar exponencialmente las posibilidades de supervivencia tanto del bebé como de la madre”.

Según UNICEF, 2,9 millones de niños mueren cada año en sus primeros 28 días de vida. Además, 2,6 millones de bebés nacen muertos (1,2 millones de esas muertes se deben a que el corazón del bebé se detiene durante el parto). Las primeras 24 horas después del nacimiento son las más peligrosas para la madre y su hijo, de hecho, casi la mitad de las muertes ocurren durante este intervalo.

La investigación Cada Recién Nacido, elaborada por The Lancet, identifica las intervenciones más efectivas para salvar a recién nacidos, entre las que se encuentran la lactancia materna, la reanimación, el ‘cuidado canguro’ para los bebés prematuros –es decir, contacto prolongado de la piel del bebé con la de la madre– y la prevención y tratamiento de infecciones. También es esencial contar con un equipamiento adecuado y una mayor financiación.

Los países que han logrado los mayores progresos en salvar las vidas de los recién nacidos han prestado especial atención a este colectivo, dentro de la atención general que se extiende a madres y menores de cinco años. Ruanda –el único país del África Subsahariana en conseguirlo– ha reducido el número de muertes de recién nacidos a la mitad desde el año 2000. Algunos países de renta baja y media están obteniendo avances significativos gracias, entre otros métodos, a la formación de matronas y enfermeras en la atención a las familias más pobres con cuidados de mejor calidad en el parto, especialmente para los bebés que nacen con poco peso o enfermos.

Una encuesta realizada en los 51 países que concentran el mayor número de muertes de recién nacidos arrojó que, si la calidad de la atención recibida en los países más ricos se universalizase, habría 600.000 muertes menos al año –una reducción del 20 por ciento.

Las cifras anuales más altas de este tipo de muertes se dan en el Sudeste Asiático y África Subsahariana, con India (779.000), Nigeria (267.000) y Paquistán (202.400) a la cabeza. En los países más castigados, cada dólar invertido en la salud de la madre o el bebé revierte en un beneficio social y económico nueve veces superior.

UNICEF y la Organización Mundial de la Salud lanzarán el mes que viene el Plan de Acción ‘Cada Recién Nacido’ con el objetivo de acabar con las muertes evitables de las madres y sus hijos antes de 2035.

La investigación Cada Recién Nacido de The Lancet ha sido elaborada junto a expertos de UNICEF, la London School of Hygiene and Tropical Medicine y la Universidad Agha Khan, en Pakistán, entre otros.

### 

Nota para la redacción:

  • El lanzamiento de la investigación tendrá lugar en la sede de UNICEF en Nueva York, con el panel de expertos y autores de Cada Recién Nacido, y se emitirá en streaming desde las 8:30 a las 13:00 (hora de Nueva York) hoy martes 20 de mayo en: www.ustream.tv/channel/unicef-lancet-en-series-launch

Más información:

Dailo Allí

Jefe de Prensa de UNICEF Comité Español

Tel: 609 160 051
dailo.alli@unicef.es