Una nueva cadena de ataques amenaza a miles de niños atrapados en el conflicto en República Centroafricana

Al menos tres niños han muerto durante los enfrentamientos de los últimos días

Ante el inicio de una nueva ola de enfrentamientos y ataques violentos en la República Centroafricana que amenaza a las familias más vulnerables, UNICEF advierte de que miles de niños, tanto musulmanes como cristianos, están especialmente en riesgo. UNICEF ha confirmado la muerte de al menos tres niños en un ataque producido hace dos días. Durante los enfrentamientos de esta semana, ocho niños han  tenido que ser atendidos por el impacto de granadas y balas.

"Hay zonas civiles asediadas y expuestas a ataques diarios", ha dicho el Director Regional de UNICEF para África Occidental y Central, Manuel Fontaine. "Las hostilidades que se están produciendo representan actos atroces de violencia contra los niños, las mujeres y los hombres."

"La falta de seguridad sigue obstaculizando los esfuerzos de las organizaciones humanitarias como UNICEF para prestar asistencia vital y protección de manera sostenida y sistemática a las personas más vulnerables del país", agregó.

En Bangui, la violencia ha invertido la tendencia de los desplazados internos que deciden regresar a casa, lo que provoca limitaciones de acceso a ayuda humanitaria. Por primera vez en muchas semanas ha aumentado el número de desplazados internos registrados en la capital, pasando de 177.000 a unos 200.000, según la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.

El aumento de la inseguridad ha obligado a UNICEF y a la Agencia Nacional para el Abastecimiento de Agua y Saneamiento (ANEA), a suspender la distribución de agua potable de emergencia para 2.600 desplazados internos que han quedado atrapados durante un mes en el empobrecido barrio PK12.

Desde enero, UNICEF distribuye regularmente grandes contenedores de agua en el barrio PK12. Para llegar a esta zona, los camiones tienen que atravesar áreas ocupadas por grupos violentos que se encuentran desplegados cerca del ejército francés y de puestos de control MISCA construidos en las afueras del barrio para proteger a las personas que viven en PK12.

Esta semana se han recibido nuevas informaciones que confirman que se han producido ataques contra aldeas y comunidades  errantes en el oeste del país. Recientemente un ataque con granadas producido durante un funeral en Bangui provocó un gran número de muertos. "Continúa la violencia y la brutalidad contra la población civil, incluyendo mujeres y niños”, dijo Fontaine. "Esto es completamente inaceptable, al igual que la interrupción de la distribución de la ayuda debido a la violencia y la inseguridad, que representa una amenaza clara para los niños y las mujeres en la República Centroafricana."

UNICEF pide a todas las partes en el conflicto que faciliten rápidamente el acceso humanitario, sin obstáculos y con total seguridad, para llegar a las personas más necesitadas y garantizar la protección de la población. Durante el año pasado, los niños sufrieron las consecuencias de una brutal violencia de la que no tienen culpa. Los autores de estas violaciones de los derechos humanos aún no han sido llevados ante la justicia y deben rendir cuentas. 2,3 millones de niños centroafricanos se están viendo afectados por el conflicto y debemos hacer todo lo posible para protegerlos.

Para poder atender las necesidades humanitarias de los niños de República Centroafricana en 2014, UNICEF ha solicitado fondos por valor de 62 millones de dólares (45,08 millones de euros), incluyendo 14 millones de dólares (10,17 millones de euros) para garantizar agua, saneamiento e higiene.

Más información sobre el trabajo de UNICEF en este conflicto:

http://www.unicef.es/infancia/emergencias-ayuda-humanitaria/conflicto-en-republica-centroafricana

Más información:

Dailo Allí, Jefe de Prensa de UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55

E-mail: dailo.alli@unicef.es