Somalia: el número estimado de niños con desnutrición aguda crece un 50 %

Los niños de Somalia se enfrentan a una triple amenaza: la sequía, las enfermedades y el desplazamiento.
Somalia: el número estimado de niños con desnutrición aguda en Somalia crece un 50 %

GINEBRA/NAIROBI, 2 de mayo de 2017 – El número estimado de niños que sufren o sufrirán desnutrición aguda en Somalia ha alcanzado los 1,4 millones. Esto supone un incremento del 50 % con respecto a las estimaciones de comienzos de este año. La cifra incluye a los más de 275.000 niños que tienen o tendrán desnutrición aguda grave en 2017, lo que significa que su vida está en serio peligro.

La probabilidad de que los niños con desnutrición aguda mueran por enfermedades letales y cada vez más extendidas en el país como el cólera, la diarrea acuosa aguda o el sarampión, es nueve veces superior a la de los niños que no la sufren. Durante la hambruna de 2011 en Somalia, en la que murieron alrededor de 260.000 personas – más de la mitad niños – las principales causas de mortalidad infantil fueron la diarrea y el sarampión.

“UNICEF y sus aliados han tratado a más de 56.000 niños con desnutrición aguda en lo que va de año – casi un 90 % más de los que trató en el mismo periodo de 2016”, dijo Steven Lauwerier, representante de UNICEF en Somalia. “La combinación de la sequía, las enfermedades y el desplazamiento es mortal para los niños. Tenemos que hacer mucho más y actuar más rápido para salvar vidas”.

Sequía en Somalia: 615.000 desplazados

Alrededor de 615.000 personas, la gran mayoría de ellas mujeres y niños, se han visto obligadas a desplazarse por la sequía desde el pasado mes de noviembre.

Las lluvias “gu” (que tienen lugar de abril a junio) van llegando poco a poco, aliviando algunas zonas del país. Pero las precipitaciones también implican riesgos para los niños. Si llegan con demasiada fuerza, podrían agravar la situación de los niños que viven en improvisados y endebles refugios hechos con ramas, tela o lonas. Si las lluvias “gu” no llegan, y si las familias no reciben ayuda, habrá más personas que se verán obligadas a abandonar sus tierras para ir a campamentos de desplazados. Los brotes de malaria son inminentes, así como un aumento significativo del cólera.

“Los nuevos movimientos de población podrían agravar la situación. Los que se quedan en sus hogares necesitan ayuda urgente para evitar tener que huir; y los que ya han huido y se encuentran ahora en campamentos son muy vulnerables, especialmente los niños”, dijo Lauwerier.

Las mujeres y niños que huyen, generalmente caminando, hacia lugares donde esperan encontrar ayuda, suelen sufrir robos o cosas peores, tanto en el camino como en los campamentos. Aunque algunos informes denuncian abusos sexuales, incluyendo violaciones, la mayoría de las mujeres no lo cuentan debido al estigma asociado a la violación y el miedo a que sus maridos se enteren. Los responsables de la violencia sexual rara vez son condenados.

Sequía en Somalia: 40.000 niños sin clase

La sequía también ha obligado a unos 40.000 niños a abandonar las clases, ya que las familias más vulnerables mandan a sus hijos en búsqueda de agua o porque migran constantemente para encontrar comida. También se han reportado evidencias aisladas de un aumento de niños que viven en la calle y de niños reclutados por grupos armados.

La planificación y los fondos han permitido escalar masivamente la ayuda. Estos son los resultados logrados por UNICEF y sus aliados:

  • Apoyo a 64 centros de tratamiento de cólera que han atendido más de 28.400 casos hasta el 23 de abril, comparados con los 15.600 casos tratados durante todo 2016.
  • Puesta en marcha y apoyo a 330 nuevos centros de nutrición, lo que eleva el total de estos centros a 837 en todo el país. Desde comienzos de años, en estas instalaciones, 56.054 niños que sufrían desnutrición aguda grave han recibido tratamiento; casi el doble de las admisiones recibidas en el mismo periodo de 2016 y que tuvieron una tasa de recuperación del 92 %.
  • Acceso temporal a agua potable para más de 1 millón de personas afectadas por la sequía – 300.000 personas tenían acceso en enero –.
  • Más de 380.000 niños y mujeres han recibido atención médica como vacunación de emergencia, gracias al apoyo a más de 100 centros y 60 equipos móviles y de consulta externa.
  • 190 escuelas, que atienden a casi 20.000 niños, tienen agua potable; además, se han establecido espacios temporales de aprendizaje que han permitido que 43.000 niños puedan aprender; también se han otorgado becas a casi 10.000 niños que corrían alto riesgo de abandonar las clases.
  • 840 menores no acompañados o separados y 1.184 supervivientes de violencia de género han recibido servicios de protección esencial.

UNICEF ha recibido 78,7 millones de dólares de los 148 que necesita para hacer frente a esta emergencia – una diferencia del 47 %.

Acerca de UNICEF

UNICEF promueve los derechos y el bienestar de todos los niños y niñas en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas, centrando especialmente nuestros esfuerzos en llegar a los niños más vulnerables y excluidos para el beneficio de todos los niños, en todas partes. 

Más información:

Belén de Vicente

UNICEF Comité Español
609 16 00 51/ 91 378 95 55
E-mail: comunicacion@unicef.es