Se necesitan 1.400 millones de dólares para lograr la vuelta a la escuela de todos los niños de Siria

Solo un mayor apoyo de los donantes puede librar a una generación del impacto del conflicto sirio

El futuro de una generación de niños y jóvenes sirios está en riesgo, a menos que la reunión de donantes que tiene lugar esta semana en Londres priorice la financiación necesaria para que puedan volver a la escuela. Así lo han manifestado las agencias que están liderando la respuesta al brutal conflicto que está devastando el país. 

Tras casi cinco años de crisis, unos 4 millones de niños de entre 5 y 17 años necesitan apoyo educativo en Siria y en los países de acogida; entre ellos están 2,1 millones de niños dentro de Siria que no van a la escuela, y 700.000 sin acceso a la educación en Turquía, Líbano, Jordania, Iraq y Egipto.
 
El año pasado el esfuerzo conjunto de los gobiernos y los aliados internacionales contribuyó a que más de un millón de niños y jóvenes dentro de Siria se beneficiaran de oportunidades de educación formal y no formal. Pero sin una solución política a la vista a uno de los conflictos más violentos que ha visto el mundo en décadas, el número de niños que están perdiendo años de escuela continúa en aumento.
 
La crisis educativa que vive la región centrará la gran conferencia que se celebra este jueves en Londres, organizada por Reino Unido, Alemania, Kuwait, Noruega y las Naciones Unidas. Se espera que a la reunión asistan líderes de más de 30 países, cuyo objetivo es obtener fondos para cubrir las necesidades inmediatas y a largo plazo de los afectados por la crisis. 
 
Antes de la reunión, los grupos de ayuda humanitaria y las agencias de Naciones Unidas que componen la iniciativa No Lost Generation harán un llamamiento por valor de 1.400 millones de dólares para ayudar a que unos 4 millones de niños y jóvenes dentro de Siria y en los países vecinos tengan acceso a educación formal y no formal. 
 
“La magnitud de la crisis sigue aumentando para los niños constantemente. Por eso se teme que Siria pueda perder toda una generación de jóvenes”, dijo Peter Salama, director regional para Oriente Medio y África del Norte de UNICEF, la agencia que coordina la iniciativa. 
 
“Como resultado de todo el trabajo de los aliados y donantes, la educación y la protección infantil son ahora una prioridad. Pero en Londres debemos dar el paso que marque el cambio necesario para conseguir que todos los niños vuelvan a la escuela; proteger a los que están en riesgo de dejar los estudios; aumentar los espacios para el aprendizaje seguro e inclusivo; contratar y formar a más profesores; mejorar la calidad de la educación; y apoyar el desarrollo de oportunidades de habilidades técnicas, de formación profesional y de vida para los jóvenes”. 
 
En la reunión de Londres se va a instar a los gobiernos a que presionen más a las partes en el conflicto de Siria y a quienes les apoyan, para que cesen los ataques a escuelas y otros lugares de aprendizaje, de acuerdo con el Derecho Internacional Humanitario.
 
En Siria el asesinato, secuestro y detención de estudiantes y profesores se ha convertido en algo habitual, igual que los ataques arbitrarios a escuelas. Cerca de una de cada cuatro escuelas no puede utilizarse por haber sido dañada o destruida, o porque se usa como refugio para los desplazados internos o con fines militares. 
 
Notas para los editores:
 
La iniciativa No Lost Generation  se puso en marcha en 2013 para aumentar las oportunidades educativas y proporcionar entornos seguros para los niños y jóvenes en Siria y en los países vecinos. A finales de 2015 en Siria:
 
• 1,2 millones de niños y jóvenes en Siria se beneficiaban de oportunidades educativas formales y no formales; entre ellos 51.000 refugiados palestinos de Siria matriculados en 305 escuelas de la UNRWA (Agencia de la ONU para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo) en Siria, Líbano y Jordania. 
• Los niños y jóvenes en Siria y en la región tienen acceso a materiales de autoaprendizaje desarrollados por el Ministerio de Educación y Naciones Unidas, disponibles en papel;
• 650.788 niños de entre 3 y 17 años en Egipto, Iraq, Jordania, Líbano y Turquía recibieron material escolar o apoyo a través de subsidios en efectivo;
• Más de 600.000 niños y jóvenes recibieron atención para afrontar la angustia causada por la violencia;
• 10.000 jóvenes se matricularon en formación profesional. 

Más información:

NRC:

Tuva Raanes Bogsnes, +47 9323 1883; tuva.bogsnes@nrc.no

Save the Children:

Alun McDonald, +962 791 799 287; alun.mcdonald@savethechildren.org

UNRWA:

Christopher Gunness, +972 (0) 2 589 0267; cgunness@unrwa.org

UNICEF:

Simon Ingram +962 79 590 4740; singram@unicef.org;

Juliette Touma, +962 79 867 4628; jtouma@unicef.org

Belén de Vicente, UNICEF Comité Español, 609 160 051/ 91 378 95 55; bvicente@unicef.es

UNHCR:

Ben Farrell; +962 79 0224652; farrellb@unhcr.org