Save the Children, UNICEF y UNESCO: el año escolar, golpeado por la reanudación de las hostilidades en Gaza

Cerca de  medio millón de niños en Gaza no pueden regresar a las escuelas de primaria y secundaria en el inicio del nuevo curso, según han advertido hoy Save the Children, UNICEF y UNESCO.

En este 24 de agosto, más de un millón de estudiantes palestinos tendrían que volver a la clase, pero las aulas permanecen cerradas en la zona costera afectada por el conflicto, negando su derecho a la educación a casi medio millón de niños.
 
“Este es el momento en el que los niños deberían estar en la escuela para estudiar, no probando un conflicto armado y sobreviviendo a él”, dijeron David y Paulette Hassell, codirectores de Save the Children en el país, que junto con UNICEF lidera el cluster (grupo especializado de trabajo) de Educación que coordina la acción humanitaria en el sector. 
 
“Este ha sido un verano peligroso para los niños palestinos en Gaza, que ni siquiera podían salir a jugar. La escuela es esencial en la vida de estos niños traumatizados, ya que juega un papel clave en su curación", añadieron los Hassell.
 
Desde el inicio del conflicto el pasado 8 de julio, al menos 219 escuelas han resultado dañadas, 22 de ellas tan gravemente que no podrán ser utilizadas nunca más. 
 
Entre las que aún permanecen en pie, 103 se han convertido en refugios colectivos para unas 330.000 personas desplazadas, de las que la mitad son niños. El sector de Educación ya estaba en situación de crisis antes de esta escalada de violencia, con un déficit de casi 200 escuelas y cerca del 80% de las aulas doblando turnos para ocuparse del gran número de alumnos.
 
El bloqueo de Gaza ha impedido abordar la necesidad desesperada de construcción de nuevas escuelas, y perjudicará los esfuerzos de reconstrucción si no se adoptan medidas urgentes. 
 
“La educación es el pilar de toda sociedad. Invertir en educación es invertir en paz y estabilidad. Para ello, la comunidad humanitaria necesita tener la capacidad de traer rápidamente los materiales y el equipamiento necesarios para la reparación, reconstrucción y construcción de escuelas en Gaza a gran escala", señaló June Kunugi, representante especial de UNICEF en el Estado de Palestina.
 
Según las estimaciones actuales,  el período escolar no se reanudará hasta que no hayan pasado dos o tres semanas de un alto el fuego duradero. Las escuelas que se están utilizando como refugio necesitarán distintos grados de rehabilitación para estar preparadas para una escolarización normal. También hay que hacer reparaciones iniciales en escuelas dañadas por la guerra, y retirar munición sin explotar para restaurar la seguridad.
 
Además, es preciso encontrar una solución para las 330.000 personas que se han visto forzadas a refugiarse en escuelas -70.000 de las cuales no tienen a dónde ir desde que sus casas fueron destruidas- y apoyar en el largo plazo una amplia rehabilitación y remodelación de edificios escolares que han sido dañados.
 
“Regresar a la escuela supone devolver la normalidad a los niños. Para ello, es necesario un alto el fuego duradero, y debemos abordar las necesidades más acuciantes para una rápida recuperación del sistema de enseñanza", indicó Lodovico Folin Calabi, jefe interino de la oficina de UNESCO en Ramallah.
 
Los estudiantes deben tener una oportunidad para recuperarse del trauma de haber perdido a seres queridos y de la presión de los ataques diarios y el desplazamiento. Con cerca de la mitad de los niños de Gaza sufriendo estrés emocional, el apoyo psicosocial tendrá que ser incluido en el currículo escolar para prestar apoyo en una lucha cuesta arriba para curar las cicatrices psicosociales de los niños. Solo será posible cuando los alumnos puedan reanudar sus clases y sus vidas.  

Más información:

Raquel Fernández

UNICEF Comité Español, Tel: +34 91 378 85 99, Móvil: +34 665 629 760

comunicación@unicef.es