Los niños se enfrentan a un empeoramiento de la crisis nutricional al intensificarse los combates en Sudán del Sur

Uno de cada tres niños está desnutrido en las áreas más golpeadas por la violencia

Las vidas de casi 250.000 niños están en un riesgo considerable debido a que la seguridad alimentaria y nutricional se está deteriorando rápidamente en algunas partes de Sudán del Sur, dijo hoy UNICEF. La crisis es el resultado del actual conflicto, la disminución de las reservas de alimentos en los hogares y una economía en recesión. 

Según las últimas predicciones del grupo técnico de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (IPC, por sus siglas en inglés), del que UNICEF es miembro, el número de personas que afrontan una inseguridad alimentaria grave casi se ha duplicado desde el comienzo del año, de 2,5 millones de personas a unas 4,6 millones, incluyendo a aproximadamente 874.000 niños menores de cinco años. Este es el mayor número de familias en crisis o niveles de emergencia de inseguridad alimentaria desde el inicio del conflicto en diciembre de 2013.

UNICEF continúa advirtiendo de que los niños atrapados por el conflicto sin acceso a servicios médicos básicos ni alimentos tendrán que luchar por sobrevivir a este periodo de escasez sin una reanudación urgente de la asistencia humanitaria en las áreas afectadas por el conflicto.

“A pesar de todos los progresos realizados el año pasado con nuestros aliados para tratar la desnutrición de más niños que nunca, las vidas de las mujeres y niños vulnerables, que han agotado todos los mecanismos a su alcance para hacer frente a la situación, están en peligro”, dijo el representante de UNICEF en Sudán del Sur, Jonathan Veitch.

Las tasas de desnutrición infantil permanecen por encima del umbral de emergencia del 15% tanto en los estados afectados por el conflicto como en los sobrecargados por la propia crisis. Casi uno de cada tres niños menores de cinco años está desnutrido en las áreas más golpeadas del Gran Alto Nilo, Warrup y Bahr el Ghazal del Norte. Mediciones recientes de UNICEF reflejan tasas muy altas de desnutrición grave aguda (por encima del 10%) en el Estado de Unidad. Si estos niños no reciben tratamiento, tienen nueve veces más de posibilidades de morir que un niño sano.

Además de esta situación ya extrema, los intensos combates en el Gran Alto Nilo han forzado, solo en el mes de mayo, al menos a 100.000 personas a huir de sus casas, abandonando sus existencias fundamentales de reservas de alimentos, ganado y cultivos. Algunos aliados de UNICEF en nutrición se han visto obligados a retirar sus servicios y los suministros nutricionales han sido saqueados.  

“Si no se da acceso humanitario para proporcionar servicios vitales a los niños y no se siguen preparando suministros antes de que las carreteras sean impracticables debido a la temporada de lluvias, la ya frágil situación se convertirá en catastrófica”, dijo Veitch.

UNICEF y sus aliados han tratado a casi 50.000 niños contra la desnutrición aguda grave en lo que va de año, a través del programa nacional de fomento de la nutrición y las Misiones de Respuesta Rápida en las áreas remotas afectadas por el conflicto.

Con un déficit de financiación del 75% este año, UNICEF pide urgentemente 25 millones de dólares para continuar su respuesta nutricional vital en Sudán del Sur.

Para acceder a fotos:

ftp://video.unicef.es/sudandelsur/fotos/

Usuario: Refcom

Contraseña: uce442087

Más información:

Marianna Zaichykova, UNICEF Sudán del Sur, +211 (0) 956 256 285 mzaichykova@unicef.org

James Elder, UNICEF África Oriental y Meridional, +254 71558 1222; jelder@unicef.org  Twitter @1james_elder  

Belén de Vicente, UNICEF Comité Español, 609 160 051 / 91 378 95 55, bvicente@unicef.es