Los niños de Sudán del Sur en grave peligro ante el incremento de la violencia

La ayuda humanitaria está llegando a los desplazados en Juba, pero hay dificultades para acceder al estado de Jonglei

Los niños de Sudán del Sur se encuentran en grave peligro ante el incremento de la violencia en el país, a pesar de que decenas de miles de civiles se han refugiado en los campamentos de la ONU instalados para apoyarles.
 

"Se estima que unos 81.000 civiles han huido de sus hogares, la mayoría de ellos mujeres y niños, pero creemos que la situación es tan cambiante que las cifras son aún más altas" ha dicho hoy el Representante de UNICEF en Sudán del Sur, Iyorlumun Uhaa."Estamos especialmente preocupados por los que se encuentran en los alrededores de Bor, en el estado de Jonglei, donde la violencia ha aumentado recientemente. Hay escasez de alimentos y agua potable en el campamento de la ONU y la falta de instalaciones de saneamiento eleva el riesgo de contraer enfermedades. Los niños siempre son los más vulnerables en los conflictos, ya que pasan muchos días sin refugio bajo el intenso calor del sol, y durmiendo al aire libre durante las frías noches" añadió.Aunque los intensos combates están dificultando el acceso de la ayuda humanitaria destinada a los civiles refugiados en el complejo de la ONU en Bor, los suministros han llegado a los dos recintos de la ONU en Juba, donde se estima que hay unas 20.000 personas refugiadas.UNICEF y sus aliados están construyendo letrinas, 400 de ellas estarán listas en los próximos días, y se han organizado y formado a varios equipos de voluntarios para que limpien las grandes áreas en las que la gente ha tenido que defecar al aire libre.Están llegando más suministros de agua a los campamentos y UNICEF, junto a otras agencias de la ONU y otras organizaciones humanitarias, están instalando tiendas de campaña para que sean usadas como refugios, además de distribuir suministros y registrar a las familias desplazadas, lo cual es especialmente importante para la reunificación de los niños que han quedado separados de sus padres.Ha aumentado la atención sanitaria de emergencia en los campamentos y UNICEF ha distribuido galletas con alto valor energético para proporcionar nutrientes muy necesarios para los niños de entre seis meses y cinco años de edad.  "UNICEF y las Naciones Unidas se han comprometido a proteger a los civiles en Sudán del Sur, independientemente de su grupo étnico, pero es obligación de los líderes de este país, la nación más joven del mundo, proteger a sus ciudadanos y en particular de los niños", agregó Uhaa, quien destacó además que "instamos a todos los líderes del país a buscar una solución pacífica al conflicto y evitar una mayor escalada de la violencia."

Más información:

Dailo Allí

Jefe de Prensa de UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55

E-mail: dailo.alli@unicef.es