La tasa de niños fuera de la escuela apenas ha descendido en la última década

La tasa de niños fuera de la escuela apenas ha descendido en la última década

NUEVA YORK, 6 de septiembre 2017- El porcentaje de niños de entre 6 y 15 años que no van a la escuela apenas ha descendido en la última década, pasando del 12,8% de 2007 (135 millones de niños) al 11,5% actual (123 millones de niños que no reciben educación).

Los niveles de pobreza generalizados, los conflictos prolongados y la complejidad de las emergencias humanitarias han causado que esta tasa se estanque. Así lo asegura UNICEF, que hace un llamamiento para que se realicen más inversiones que atajen las razones por las que los niños más vulnerables siguen fuera de la escuela.

“Las inversiones centradas en aumentar el número de escuelas y de profesores para responder al aumento de la población no son suficientes. Este enfoque, el habitual, no devolverá a la escuela a los niños más vulnerables ni les ayudará a alcanzar todo su potencial mientras sigan atrapados en la pobreza, la privación y la inseguridad”, afirma Jo Bourne, jefa de educación de UNICEF.

“Los gobiernos y la comunidad global deben dirigir sus inversiones a la eliminación de los factores que impiden en primer lugar que los niños vayan a la escuela. Esto implica hacer escuelas seguras y mejorar la enseñanza y el aprendizaje”.

Los niños que viven en los países más pobres del mundo y en zonas en conflicto son los más afectados. De los 123 millones de niños que no van a la escuela, el 40% vive en los países menos desarrollados, y el 20% en zonas en conflicto.

La guerra continúa amenazando y revirtiendo los logros en educación. Los conflictos en Irak y Siria han causado que 3,4 millones de niños más abandonen su educación, lo cual deja en 16 millones el número total de niños fuera de la escuela en Oriente Medio y el Norte de África, a niveles de 2007.

El 75% de niños en edad de cursar educación primaria y primer ciclo de secundaria que están fuera de la escuela se encuentran en África Subsahariana y el Sur de Asia. Esto se debe a los altos niveles de pobreza, el rápido aumento de poblaciones y las emergencias recurrentes en estas zonas.

Sin embargo, se han producido algunos avances. Etiopía y Níger, que se encuentran entre los países más pobres, han realizado grandes progresos en las tasas de matriculación en educación primaria en la última década, con un incremento de más del 15% y de aproximadamente el 19%, respectivamente.

La falta de fondos para educación en emergencias está afectando al acceso de los niños a la escuela en un conflicto. De media, menos del 2,7% de los llamamientos humanitarios globales se destinan a la educación. En los seis primeros meses de 2017, UNICEF solo recibió el 12% de los fondos necesarios para proporcionar educación a los niños atrapados en crisis. Se necesita urgentemente más financiación para abordar el número creciente y la complejidad de las crisis, y para dar a los niños la estabilidad y oportunidades que merecen.

“El aprendizaje proporciona a los niños afectados por emergencias alivio a corto plazo, pero también es fundamental invertir en el futuro desarrollo de las sociedades a largo plazo. La inversión en educación no responde todavía a la realidad de un mundo inestable. Para lograrlo, debemos garantizar una financiación de la educación mayor y prevista, en emergencias impredecibles”, asegura Bourne.

Acerca de UNICEF

UNICEF promueve los derechos y el bienestar de todos los niños y niñas en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas, centrando especialmente nuestros esfuerzos en llegar a los niños más vulnerables y excluidos para el beneficio de todos los niños, en todas partes.

Más información:

Belén de Vicente

UNICEF Comité Español
609 16 00 51/ 91 378 95 55
E-mail: comunicacion@unicef.es