La lactancia materna podría evitar la muerte de cerca de un millón de niños cada año

Con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, UNICEF asegura que unas políticas nacionales sólidas que apoyen esta práctica podrían evitar todos los años la muerte de alrededor de un millón de niños menores de cinco años en los países en desarrollo.

A pesar de las convincentes pruebas que demuestran que la lactancia materna exclusiva evita enfermedades como la diarrea y la neumonía, que matan a millones de niños cada año, las tasas mundiales de lactancia materna se han mantenido relativamente estancadas en el mundo en desarrollo, con un crecimiento del 32% en 1995 al 39% en 2010.

“Si la lactancia materna se promoviera con mayor eficacia y se protegiera a las mujeres de la comercialización agresiva de los sucedáneos de la leche materna, veríamos que más niños sobreviven y prosperan con menores tasas de enfermedades, desnutrición y retraso del crecimiento”, ha dicho el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake.

Algunos de los obstáculos para mejorar las tasas de lactancia materna son la comercialización generalizada y sin ética de los fabricantes de sucedáneos de leche materna, las deficientes políticas nacionales que no apoyan los permisos por maternidad, y la falta de comprensión de los riesgos que conlleva no dar el pecho.

En junio, los dirigentes mundiales que se reunieron en Washington DC, como parte del movimiento “Compromiso para la supervivencia infantil: Una promesa renovada”, se comprometieron a trabajar para poner fin a las muertes infantiles que se pueden evitar. La Semana Mundial de la Lactancia Materna representa una oportunidad para reafirmar el papel fundamental de esta práctica en la reducción de la mortalidad infantil.

La serie sobre nutrición de The Lancet en 2008 destacó el hecho de que un niño que no se alimentó exclusivamente de leche materna tiene 14 veces más probabilidades de morir durante los primeros seis meses de vida que un niño alimentado de esta manera. La leche materna cumple con todas las necesidades nutricionales del bebé y es una de las mejores prácticas a favor de la supervivencia infantil, ya que el coste principal es la nutrición de la madre.

“La lactancia materna debe ser valorada como un beneficio no sólo para los bebés, las madres y las familias, sino también por el ahorro que implica para los gobiernos a largo plazo”, dijo el Sr. Lake.

Más información:

Dailo Allí
Jefe de Prensa de UNICEF España, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55
E-mail: dailo.alli@unicef.es