La incesante violencia contra los niños en República Centroafricana es una afrenta a la humanidad

Dado que la violencia no ha disminuido en República Centroafricana, la horrible matanza, el abuso y el daño que se inflige a los niños son una afrenta a la humanidad, afirmó hoy UNICEF.

"Durante mucho tiempo, la vida de los niños en República Centroafricana no ha contado ni contará en esta crisis olvidada", dijo el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake.

"Los hechos están delante de nosotros. Este atroz conflicto afecta ahora a 2,3 millones de niños. Los niños están siendo asesinados por ser cristianos o musulmanes. Se ven obligados a huir de sus hogares y se esconden aterrorizados para evitar a los combatientes. Los niños son testigo de terribles actos de violencia, están siendo reclutados por grupos armados - posiblemente hasta 6.000. Estos ataques brutales contra los niños son una afrenta a la humanidad", añadió Lake.

Más de medio millón de personas han sido desplazadas hasta el momento por el conflicto, y los últimos informes muestran que un promedio de tres personas fueron asesinadas en los combates solo en la segunda semana de diciembre. A pesar de la inestable situación de seguridad, UNICEF sigue dando apoyo a los servicios vitales  para las familias desplazadas en las regiones afectadas por el conflicto, incluyendo Bangui, Bossongoa y Kaga Bandoro.

En lo que va de este año, UNICEF y sus aliados han vacunado a más de 480.000 niños menores de cinco años contra el sarampión. Más de 47.000 personas desplazadas - en su mayoría en Bossangoa - han recibido mantas, sábanas de plástico, jabón y bidones proporcionados por UNICEF. Alrededor de 280.000 personas tienen acceso a agua potable. UNICEF sigue apoyando espacios seguros para los niños para las actividades de educación y recreación, como parte de los esfuerzos para abordar el trauma que han vivido muchos niños.

El viernes, UNICEF envió un avión con 77 toneladas métricas de mantas, jabón, bidones de agua, medicinas, equipos de potabilización de agua, sábanas de plástico, y kits de salud y para partos a Bangui, la capital. En los últimos 12 meses, UNICEF ha enviado cuatro aviones de carga con suministros vitales para las familias afectadas por la guerra.

"Todos debemos hacer más", dijo Lake. "Sin embargo, la responsabilidad final para acabar con este conflicto cruel y amargo, y detener el abuso de los niños, recae en aquellos que están participando en la violencia. Las escuelas, centros de salud y centros de tránsito deben estar protegidos. Y los que siguen haciendo daño a los niños deben ser responsabilizados por ello".

Más información:

Dailo Allí

Jefe de Prensa de UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55

E-mail: dailo.alli@unicef.es