Informe de OMS/UNICEF: Alcanzada la meta sobre malaria de los ODMs con una fuerte caída de los casos y la mortalidad, aunque 3.000 millones de personas siguen en riesgo

Nota de prensa conjunta

Las tasas de mortalidad por malaria han caído un 60% desde el año 2.000, lo cual se traduce en 6,2 millones de vidas salvadas, la mayor parte de ellas de niños, según el informe conjunto lanzado hoy por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF.

El informe Alcanzar la Meta sobre Malaria de los Objetivos de Desarrollo del Milenio muestra que la meta sobre malaria de los ODMs de “haber detenido y comenzado a reducir la incidencia” de la malaria para 2015, se ha cumplido “de manera convincente” con una reducción del 37% de nuevos casos de malaria en 15 años.

“El control global de la malaria es una de las mayores historias de éxito de salud pública de los últimos 15 años”, dijo Margaret Chan, directora general de la OMS. “Es una señal de que nuestras estrategias dan en el blanco, y de que podemos derrotar a este antiguo enemigo mortal, que sigue cobrándose cientos de miles de vidas, la mayor parte de niños, cada año”.

Cada vez más países están a punto de eliminar la malaria. En 2014, 13 países notificaron cero casos de la enfermedad, y otros 6 informaron de menos de diez casos. Los descensos más rápidos se vieron en el Cáucaso y Asia Central, donde no se produjo ningún caso en 2014, y en Asia Oriental.

El viaje no ha terminado

A pesar de los tremendos progresos, la malaria sigue siendo un grave problema de salud pública en muchas regiones. Solo en 2015 se estiman 214 millones de nuevos casos de malaria, y aproximadamente 438.000 personas pueden morir a causa de esta enfermedad prevenible y tratable. Unos 3.200 millones de personas –casi la mitad de la población mundial- están en riesgo de contraer malaria.

Algunos países siguen soportando una parte desproporcionadamente alta de la carga mundial de la malaria. Quince países, la mayoría del África subsahariana, sufrieron el 80% de los casos de malaria y el 78% de las muertes a nivel global en 2015.

Los niños menores de 5 años constituyen más de dos tercios de todas las muertes vinculadas a la malaria. Entre 2000 y 2015, la tasa de mortalidad de menores de 5 años debida a la malaria descendió un 65%, o lo que es lo mismo, se salvaron 5,9 millones de vidas de niños.

“La malaria mata sobre todo a los niños pequeños, especialmente a los que viven en los lugares más pobres y remotos. Así que la mejor manera de celebrar el progreso global en la lucha contra la malaria es comprometernos de nuevo con llegar a esos niños y tratarlos”, dijo el director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake. “Sabemos cómo prevenir y tratar la malaria. Puesto que podemos hacerlo, debemos hacerlo”.

Un aumento de los fondos, pero no suficiente

La financiación global bilateral y multilateral para la malaria se ha multiplicado por 20 desde el año 2000. Las inversiones domésticas en países afectados por la malaria también han aumentado año tras año.  

Varios gobiernos donantes han hecho de la lucha contra la malaria una prioridad global. En Estados Unidos la Iniciativa del Presidente contra la Malaria ha movilizado cientos de millones de dólares para tratamiento y prevención, mientras que el gobierno de Reino Unido ha triplicado su financiación para el control de la malaria entre 2008 y 2015.

Muchos gobiernos también han canalizado sus inversiones a través del Fondo Mundial de lucha contra el SIDA, la tuberculosis y la malaria, o con apoyo directo a los países.

“Nos interesa tener un mundo sano y próspero, y la prevención de enfermedades mortales es una de las inversiones más inteligentes que podemos hacer”, dijo Justine Greening, Secretaria de Estado para el Desarrollo Internacional del Reino Unido. “Por eso Gran Bretaña seguirá contribuyendo para lograr el final de esta terrible enfermedad impulsando los sistemas de salud en África, afrontando la resistencia a los medicamentos que salvan vidas y a los insecticidas, y trabajando con aliados como el Fondo Mundial para proporcionar mosquiteras a millones de personas”.

El aumento de la financiación ha llevado a una expansión sin precedentes de intervenciones esenciales en el África subsahariana. Desde el año 2000 se han distribuido en África aproximadamente 1.000 millones de mosquiteras tratadas con insecticida. La utilización de tests de diagnóstico rápido ha facilitado la distinción entre fiebres relacionadas con la malaria y no relacionadas, permitiendo un tratamiento oportuno y apropiado. Las terapias combinadas basadas en la artemisina son muy efectivas contra el plasmodium falciparum, el parásito de la malaria más frecuente y letal que afecta a los humanos, pero la resistencia a los medicamentos es una amenaza inminente contra la que debemos estar prevenidos.

Nueva investigación demuestra el impacto de intervenciones esenciales

Una nueva investigación del Malaria Atlas Project, un Centro Colaborador de la OMS en la Universidad de Oxford, muestra que las mosquiteras tratadas con insecticida han sido “con diferencia la intervención más importante” en África, y se estima que han evitado un 68% de casos de malaria desde 2000. Las terapias combinadas basadas en la artemisina y la fumigación en interiores contribuyeron a prevenir un 19% y un 13% de los casos, respectivamente. La investigación, publicada ayer en la revista Nature, proporciona un fuerte apoyo para aumentar el acceso a estas intervenciones esenciales en las estrategias post-2015 de control de la malaria.       

El camino por delante

En mayo de 2015 la Asamblea Mundial de la Salud adoptó la Estrategia Técnica Mundial contra la Malaria –una hoja de ruta de 15 años para el control de la malaria. Su objetivo es una reducción del 90% de la incidencia mundial y la mortalidad por malaria para 2030.

El informe de la OMS y UNICEF destaca que estas metas solo podrán lograrse con voluntad política, liderazgo de los países y un aumento significativo de la inversión. La inversión anual para la malaria deberá triplicarse, de los 2.700 millones de dólares actuales a 8.700 millones en 2030.

Otras conclusiones clave del informe:

·         En 2015, el 89% de todos los casos de malaria y el 91% de las muertes se produjeron en el África subsahariana.

·         De los 106 países y territorios con transmisión de la malaria en 2000, 102 estarán revertiendo la incidencia de la malaria a finales de 2015.

·         Entre 2000 y 2015, la proporción de niños menores de cinco años que duermen bajo una mosquitera impregnada de insecticida en África subsahariana se incrementó de menos del 2% a aproximadamente un 68%.

·         1 de cada 4 niños en África subsahariana sigue viviendo en un hogar sin mosquiteras con insecticida y sin la protección que proporciona la fumigación de interiores.

·         En 2015, se estima que solo el 13% de niños con fiebre en el África subsahariana recibió una terapia combinada con artemisina.

Nota para los editores:

Para descargar el informe (en inglés): https://www.unicef.es/actualidad-documentacion/publicaciones/achieving-malaria-millennium-development-goal-target

Para acceder a vídeos y fotos:

ftp://video.unicef.es/malaria/

Usuario:        Refcom

Contraseña:   uce442087

El informe “Alcanzar la Meta sobre Malaria de los Objetivos de Desarrollo del Milenio se lanzó el 17 de septiembre en la Cámara de los Comunes en Londres, Reino Unido. Los ponentes fueron la directora general de la OMS, Margaret Chan; la muy honorable Justine Greening, Secretaria de Estado para el Desarrollo Internacional; Richard Kamwi, exministro de Sanidad de Namibia y embajador de la iniciativa “Elimination 8” en África meridional.

http://dx.doi.org/10.1038/nature15535

Más información:

Rita Ann Wallace, UNICEF Nueva York, Tel: +1 212 326 7586, Móvil: +1 917 213 4034, rwallace@unicef.org

Angelica Spraggins, OMS Nueva York, Tel: + 1 917 388 5562, spragginsan@who.int

Christian Lindmeier, OMS Ginebra, Tel: +41 22 791 1948, Móvil: +41 79 500 6552, lindmeierch@who.int

Christophe Boulierac, UNICEF Ginebra, Móvil: +41 (0) 799639244, Tel: +41 (0)22 909 5716, cboulierac@unicef.org

Belén de Vicente, UNICEF Comité Español, 609 160 051 / 91 378 95 55, bvicente@unicef.es