En el inicio del curso escolar, UNICEF recuerda que es necesario abordar la inclusión educativa en todo el sistema

UNICEF Comité Español analiza en un nuevo informe las causas de la exclusión educativa y la importancia de alcanzar un Pacto por la Educación

UNICEF recuerda que es necesario abordar la inclusión educativa

MADRID, 06 de septiembre 2017- Según los últimos datos (2016) y a pesar de haberse reducido en los últimos años, la tasa de abandono escolar temprano* en España se sitúa en el segundo lugar de la Unión Europea llegando al 19%, por detrás de Malta. La media europea está en el 10,7%. Esta es una realidad preocupante, pero reversible, si se ponen en marcha los cambios y medidas adecuadas. Así lo recoge el informe, Factores de la exclusión educativa en España: Mecanismos, perfiles y espacios de intervención, de UNICEF Comité Español y la Universidad Autónoma de Barcelona.

“Cada año hay demasiados niños y adolescentes en España que se están quedando atrás, o directamente fuera del sistema educativo. La educación es un derecho y una herramienta clave para el desarrollo individual y social. No podemos quedarnos impasibles ante este problema”, señala Javier Martos, director ejecutivo de UNICEF Comité Español.

El informe recoge la voz de adolescentes y jóvenes de entre 14 y 24 años en riesgo de abandono escolar. “Yo tenía profesores que llegaba a la escuela y me decían: ’ya tienes listo el parte, si quieres puedes firmarlo e irte, así tal cual’”. Testimonios como el de esta alumna reflejan la realidad de exclusión educativa que sufren niños y jóvenes en una etapa clave de su vida.

Es la primera vez que un informe en España recoge y sistematiza los factores de exclusión centrado en el ámbito educativo y escolar. Algunas de sus conclusiones revelan que:

- La exclusión educativa es un proceso acumulativo que priva al alumno del aprendizaje, de experiencias educativas gratificantes y satisfactorias, que se dan dentro del sistema educativo. El actual sistema tiene poca capacidad de incluir a los “diferentes”, de generar pertenencia, o un vínculo sólido con el proceso educativo. Así lo expresan los propios adolescentes que han participado en el informe. La transición de primaria a secundaria, por ejemplo, es un momento crucial que merece atención, “Te cambian con gente que no conoces, otros profesores, otro edificio, nuevos temas. Porque va así... en meses. Te dejan un verano para crecer”.

- La exclusión educativa no se distribuye de forma homogénea. El estatus económico, social y cultural; el origen étnico o nacional y el género influyen en la capacidad para acceder al sistema educativo y en la experiencia dentro del mismo. Por ejemplo, en el caso del género, la probabilidad de los niños o adolescentes varones de repetir curso es 10 puntos superior que la de sus compañeras y los niveles de fracaso y abandono son siempre más altos, “Es como si el instituto no estuviera ‘montado’ para nosotros”, explica otro de los jóvenes. Y se quejan de falta de apoyo para resolver situaciones complicadas y que demasiados profesores no han apostado por el éxito educativo de todos los alumnos.

En este sentido también, el informe pone de manifiesto que las iniciativas para la inclusión educativa que se está llevando a cabo no son eficaces, ya que se basan en intervenir, con medidas de atención especial en un grupo de alumnos clasificado como problemático, en riesgo o excluido, pero que no tienen incidencia sobre el conjunto del sistema. Por ello UNICEF recuerda la urgencia de abordar la inclusión educativa en todo el sistema y con todos los alumnos.

“Este curso que comienza tiene que ser el de un Pacto por la Educación. Y ese Pacto debe dar prioridad a evitar la exclusión en el sistema educativo y reducir las aún altas cifras de fracaso y abandono escolar. El sistema educativo no puede ni debe dar la espalda a los niños y adolescentes en riesgo de exclusión”, señala Ignacio Guadix, responsable de Educación de UNICEF Comité Español.

UNICEF propone 4 medidas para el Pacto basadas en las conclusiones del informe:

  1. Incrementar la inversión educativa, que actualmente se sitúa en el 3%, hasta alcanzar la media de la OCDE, un 3,7% del PIB en la educación no universitaria. Este incremento debe permitir actuar sobre la equidad eliminando cualquier barrera económica en el acceso al sistema educativo.
  2. Promover la participación infantil y familiar, y de la comunidad educativa en su conjunto: restablecer el carácter decisivo de los consejos escolares y establecer un sistema regular de consulta a todos los actores, incluidos los niños, sobre la calidad educativa.
  3. Diseñar un sistema educativo flexible y diversificado, con vías e itinerarios de igual valor académico y social que les permitan reincorporarse y continuar la formación.
  4. Acompañar las transiciones educativas, que ha sido identificada por los chicos y chicas como un momento clave en los procesos de fracaso y abandono educativo.

 

*(“Abandono escolar temprano” se refiere al porcentaje de jóvenes entre 18 y 24 años que como máximo completaron la educación secundaria obligatoria y no han continuado ninguna formación).

Acerca de UNICEF

UNICEF promueve los derechos y el bienestar de todos los niños y niñas en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas, centrando especialmente nuestros esfuerzos en llegar a los niños más vulnerables y excluidos para el beneficio de todos los niños, en todas partes.

Más información:

Belén de Vicente

UNICEF Comité Español
609 16 00 51/ 91 378 95 55
E-mail: comunicacion@unicef.es